Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 3 de diciembre de 2020

Cargando...
Cargando...

La renovación del PAN

por Alfonso Villalobos 573

El Congreso en el 2009

Germán Martínez asume el poder y marca distancias; también sentencia “El partido va al centro”

“Este es su partido” afirmó Germán Martínez Cazares dirigiéndose al Presidente Felipe Calderón durante su discurso de toma de protesta, al asumir la Presidencia del Partido Acción Nacional el día de ayer.

El nuevo dirigente se refirió a Calderón como un militante distinguido de dicha institución, pero dejó claro que tendrá el mismo derecho y obligación del resto de la militancia política activa en el blanquiazul.

Por tal motivo y anterior a ese momento, Martínez Cazares había sentenciado; “Los asuntos del partido no deben tramitarse en grupos secretos paralelos ni en las oficinas de Los Pinos”.

Ya antes también Carlos Abascal, ahora ex secretario general del PAN e integrante del ala derecha del panismo había enviado su mensaje central, el PAN “se prostituiría si se convierte en apéndice del poder político”

Por la conformación actual de los grupos queda claro, para el PAN no es procedente en estos momentos que figuras externas al partido sean quienes lo comanden, ni tampoco que se generen funcionarios públicos que luego mantengan un poder político dentro de la institución.

El que no lo entienda así, en los estados y en los municipios, ira en contra de la corriente, o por lo menos, de la nueva dirigencia nacional del PAN y muy seguramente del Consejo Político que eligió a Martínez Cazares.

El líder nacional del panismo dejó también claro el posicionamiento político del partido al centro, no a la derecha ni a la ultraderecha, menos a la izquierda, simplemente al centro, sin extremismos que polaricen la vida interna, tal y como han avanzando la mayor parte de las instituciones políticas modernas en las sociedades democráticas.

Aún más, hubo tiempo para hablar de los rivales, el PRI y el PRD, a cuyos partidos reclamó el pretender arrinconar al blanquiazul y obligarle, “mediante chantajes”, a ceder posiciones políticas.

En adelante dijo, el propósito de Acción Nacional será detener “a esos retoños priistas que sueñan con ser bosques de impunidad”, luego se refirió al PRD como “la izquierda pedestre”.

El tiempo alcanzó para hablar del Gobierno del Distrito Federal. “No nos va ha arrinconar la demagogia que grita contra la reforma fiscal mientras extiende la mano para obtener su beneficio”.

En fin la toma de posesión del dirigente blanquiazul, se convirtió en una especie de partido de fútbol, donde los analistas políticos buscaban cachar una y otra vez los mensajes del mensaje y los recados del recado, dicho más claro las líneas políticas ineludibles para el presente y el futuro cercano.

Martínez Cazares no se puede quejar, entró fuerte, con apoyo de los grupos y con una escasa abstención de 11 consejeros nacionales, de los 341 que participaron, o sea 330 votos.

En su discurso también se vio fuerte, mostró experiencia y seguramente hoy estará ya preparando la estrategia con la que va a buscar regresar al PAN a los primeros planos, tras las dolorosas derrotas sufridas este año en estados como Puebla, Tamaulipas y Michoacán.

El ingrediente para lograrlo es fácil y lo dijo el nuevo dirigente, también lo dijo el ahora ex dirigente Manuel Espino, solo falta ver que dicen los militantes. El ingrediente indispensable es pues, la unidad.

Los retos principales también son fáciles de ver, el Congreso el 2009, y las elecciones para gobernador en 2008, 2009 y 2010, ahí es donde entra Chihuahua.

Por lo pronto en Chihuahua, Martínez Cazares tendrá a Ciudad Juárez y a Delicias como retos primarios, por los conflictos internos, luego la elección de dirigente estatal del PAN, ya que nuestro estado en estos momentos es ubicado como un estado prioridad, dado que precisamente en 2010, cuando termine el periodo del nuevo dirigente, habrá elección de Gobernador del Estado.

Quien se despidió en forma honorable, dejando atrás aquella polémica y lastimosa rechifla sufrida en hace unos meses, fue el dirigente saliente, Manuel Espino Barrientos.
Pidió disculpas a quienes se hayan sentido ofendidos con su proceder y después de eso hizo la labor para Germán Martínez.

Se dio tiempo de poner a reflexionar a los asistentes y mandar su última línea política como líder nacional: “Cuando llegue el momento no desperdiciemos nuestro voto en revanchismos o mezquindades que destruyen la posibilidad del bien, démonos la oportunidad de extendernos la mano y reencontrarnos en el hermoso espacio común de nuestro partido votando todos por quien será nuestro jefe nacional", indicó.

Así es como Espino pidió a los consejeros votar en forma unánime por Martínez; once de ellos desobedecieron, 330 aceptaron y no hubo más, ¡Viva el rey, muera el rey¡
Ahora las fuerzas azules buscan su reagrupamiento.

Esta claro que hay poder, esta claro que hay mandos, pero también esta claro que las estrategias que se han desarrollado no han rendido los frutos políticos en su totalidad o por lo menos no como se esperaba.

En Chihuahua vencer al PRI en 2009 y 2010, no es tarea fácil para Acción Nacional, pero vencer la división interna tal vez sea el reto mayúsculo. Pese a ello el dirigente estatal, el diputado Fernando Álvarez trae grandes ventajas consigo y puede dejar el barco en buen camino.

Su desempeño ha sido aprobado por los grupos, tiene un partido bien administrado y sin grandes deudas, cuenta con el respaldo de importantes figuras de los diferentes grupos: Francisco Barrio, Enrique Terrazas, Guillermo Lujan, Samuel Kalisch, Juan Blanco, Javier Corral, Gustavo Madero y Tere Ortuño, entre otros, son personas que han trabajado de la mano con Fernando Álvarez y sin problemas.

Respaldaron el trabajo para ganar la elección federal en 2006, luego la local en 2007 y recuperaron terreno en las presidencias municipales, consiguieron dinero para realizar las elecciones y extirparon los tumores malignos que se encontraban enquistados en el PAN.

Por tal motivo ahora el gran reto y compromiso para Álvarez, será que el poder quede en manos de un personaje que una al panismo, que no vaya ha colocar al partido en un extremo de la mesa, que no se apodere del Consejo Político para sacar provecho personal y grupal ó para acceder a puestos de elección popular.

En fin a nivel nacional el trabajo esta hecho, habrá que esperar lo que sucede entrando el año con Chihuahua, para determinar los alcances electorales del panismo en el futuro cercano.