Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 13 de agosto de 2020

Cargando...
Cargando...

La toma del Congreso

por Teresa Ortuño 275

Escribo estás reflexiones como descripción de lo que pasó; no pretende ser un análisis a fondo.

Amigos, familia,

Escribo estás reflexiones como descripción de lo que pasó; no pretende ser un análisis a fondo.

Ayer tomaron la tribuna de ambas Cámaras una parte de los del llamado FAP, Frente Amplio Progresista.

Fue un día muy muy intenso, y quisiera compartir con ustedes unas cuantas reflexiones, porque recibí correos electrónicos y mensajes al celular.

Es un tema que a todos nos tiene....¿indignados? ¿interesaados? cuál será la palabra adecuada.

Porque debo confesar que yo estoy contenta. No soy frívola, aunque sí buen humor. No minimizo la gravedad de los hechos. Una parte de los legisladores desconocen un poder, y secuestran otro. ¿Cómo se pueden llamar demócratas? Hitler y Mussolini son del mismo corte: aquel que no piense como yo, es un traidor, y he de imponer a como dé lugar mi pensamiento minoritario a la necia mayoría.

Perdón, perdón, estoy contenta. He de buscarle el lado bueno, y es fácil encontrarlo: me alegra que, por una parte, quede comprobado, con claridad meridiana, que ese señor es un peligro para México. Ojalá no se le olvide a la gente de aquí al 2009, en que se renueva la Cámara de Diputados.

Estoy contenta porque hemos de sacar adelante la refoma energética, y espero que el enojo del PRI, al menos sirva para que no quieran llevar esto hasta septiembre, y acepten que se apruebe en el momento adecuado. Está bien que una propuesta debe discutirse, enriquecerse, negociarse, es decir, seguir el proceso parlamentario. Sin embargo, hace 15 años que los expertos hablan de esta urgencia. Y hace varios meses que todos saben que es vital hacer algo, si bien la propuesta en concreto llegó el martes pasado, firmada por el Presidente Felipe Calderón.

Además, no olviden que no fue todo el PRD. Sólo la parte afín al Peje. Esto puede ser algo para decantar. Por eso, alargar en demasía el proceso legislativo, le da al PRD el distractor que tanto le urge, por su conflicto interno. Y puede encarecer el voto de los partidos que no son el PAN.

Esta situación me recuerda claramente a don Fidel Velázquez. Cuando quería, declaraba cosas como «el movimieto obrero de ninguna manera aceptará el incremento salarial propuesto, pues es insuficiente para los trabajadores, y daremos la lucha que sea necesaria». Y a su hábil juicio, según las circunstancias, en otro momento nos enterábamos de que «los trabajadores mexicanos somos, ante todo, patriotas. Estamos concientes de que la situación que atraviesa el país es difícil, y no la empeoraremos con exigencias salariales que por ahora habremos de posponer, pensando en no detener la marcha de la economía nacional».

Bien sé que hay elementos distintivos entre aquel y éste PRI. La verdad, muchas cosas pueden decirse de ese partido. Sin embargo, la posición en que se encuentra ahora, es porque han aprovechado hábilmente el espacio que el PRD les está regalando en bandeja de plata. AMLO arañó la Presidencia. Su partido tiene el mayor número de Diputados y Senadores de la historia. Y en lugar de jugar el papel de segunda fuerza, y exigir al PAN como Partido gobernante, llevar a cabo sus planteamientos, y luego sacar raja electoral de ello, reniega de ese papel en que lo colocaron sus votantes de 2006. Se niega a reconocer su derrota y el resultado del veredicto ciudadano. Y con ello brinda al PRI, tercera fuerza con apenas poco más de la quinta parte de los votos, jugar el papel de salvador de la situación. Se baña., se peina, se engalana, y le dice a México, «he vuelto, redimido».

El año pasado, 2007, en condiciones inimaginables el 1 de diciembre de 2006, alcanzamos grandes reformas estructurales. La del ISSSTE, la Hacendaria, la Electoral y la del Sistema de Seguridad y Justicia. Faltan la Energética y la Laboral.

La propuesta enviada por el Presidente, es la políticamente transitable, si bien puede ser modificada, como cualquier propuesta. Y el PRD decide jugar con los miedos, la ignorancia, el enojo y el resentimiento de sus simpatizantes. Les inventa lo de la privatización, y los llama a las Cruzadas. Todo para que nadie huela lo que sale su reciente elección, y para posicionarse hacia el 2009.

Ayer tomaron la Tribuna del Congreso. Aprendamos a leer el manejo de las notas. En un noticiero se miente al afirmar que nadie imaginaba lo que iba a ocurrir. ¡Si estaba cantadísimo!. En nuestras reuniones plenarias del Grupo Parlamentario del PAN, habíamos acordado dejar que se exhibieran. Y sólo saca en la tele las opiniones de Manlio y de Peña Nieto. Nadie del PAN: ningún Senador panista fue entrevistado para dar su punto de vista.

A diferencia de diciembre del 2006, en que la Constitución es específica acerca de cómo rinde Protesta el Presidente Electo, ahora hay varios caminos para discutir y aprobar la reforma.

Pepe González Morfín se mostró sereno en sus funciones de Presidente del Senado. Adrián Rivera permaneció en su sitio como Secretario de la Mesa Directiva, para que algo de dignidad le quedase a la Tribuna.

Cuando se declaró el receso, a la una de la tarde, los panistas nos dirigimos a nuestra sala de Juntas, en la Planta Baja del Senado. El recinto, para quienes no hayan estado en Xicoténcatl, se encuentra subiendo las escaleras.

Tengo otra confesión: me ví tentada a salirme, a intentar tomar el vuelo de las 3 a Chihuahua, en lugar del acostumbrado de las 6. Nuestra hija Teresita salía esa tarde a una viaje deportivo escolar, y lamentaba no estar para despedirla en su colegio, y desearle suerte. La declaratoria de receso, me brindó la oportunidad de irme más temprano y estar en casa para ello. Haber suspendido la salida a Sudáfrica, la víspera, para asistir a la Unión Interparlamentaria, no me generó ninguna duda. Salir al aeropuerto, en cambio, sí me puso a dudar. En los pocos segundos que duró mi reflexión, me pregunté cómo me sentiría si me iba, y cómo si me quedaba. Era evidente que mi deber era quedarme. Las buenas decisiones nos dejan en paz..

La sala de juntas del PAN es larga y blanca. Allí estábamos, cuando llegó Santiago Creel a informarnos que iba a reunirse con los Coordinadores, y nos pedía esperar. Durante esa espera, me llamaron de algunos noticieros de Chihuahua, y expliqué al aire lo que ocurría en esos momentos.

Algunas senadoras nos informaban que había salida por alguna calle cercana. Me fui a asomar a ver cómo estaban las cosas. Debo decir que desde que llegamos esa mañana, y el martes anterior, estaba el recinto resguardado por la PFP. Ya había yo agradecido a esos grupos de mujeres policías su labor. Había saludado a algunas de ellas. Ver su equipo antimotines es impresionante. Y también lo es salir a ver el operativo, que fue lo que hice.

Los grupos en filas perfectas, compactas, azul marino, cientos de ellos. Las brigadas de mujeres seguidoras de AMLO estaban del otro lado de esos grupos policíacos. Es operativo de seguridad era muy fuerte y contundente. Lo recorrí. Varios Senadores andábamos en las mismas. Dándonos cuenta de cuántas personas resguardan, no a nuestras personas, que al fin y al cabo no somos ni más ni menos que nadie. Sino el cargo que ejercemos y que hemos de realizar como debe ser.

En estas cartas aspiro a transmitir esas sensaciones, emociones, ideas, convicciones. Quien esto lea es libre de coincidir o no. Simplemente expreso lo que se vivió esa tarde de ayer (más bien antier, por las horas de la madrugada en que esto escribo). Recorrer ese operativo, de verdad impacta.

En eso duré unos diez o quince minutos. El personal de Seguridad de la Cámara merece, también todo mi reconocimiento. Mis recorridos los inquietaban. No era la única que andaba allí, pero decidí regresar a la Sala de Juntas del PAN, y no andar preocupando a nadie.

Mientras tanto, Gustavo Madero encabezó la idea de darse a la tarea de mandar imprimir unas hojas tamaño carta con leyendas alusivas al respeto a la Constitución, el rechazo a la violencia y nuestro firme SI al diálogo. Estábamos las 11 mujeres Senadoras de nuestro partido, y muchos de nuestros compañeros. Los tres de Chihuahua estábamos presentes. Algunos estaban con el Coordinador, otros con los otros miembros de las Comisiones de Energía y de Estudios Legislativos. Gustavo dirigió el operativo: regresar al Pleno, pegar los papeles, así como un cartel en la parte exterior central de la Mesa Directiva, y volver a la sala de Juntas.

Esa acción la transmitió el Canal del Congreso, que seguía en vivo los acontecimientos.

Regresamos a la Sala de Juntas, aunque no todos. Gustavo se devolvió al Pleno por los que se habían quedado. En esas estábamos cuando llegaron dos personas desde Chihuahua, a quienes les tocó estar en esos momentos tan intensos, en el recinto tomado por el PRD.

Allí fue cuando nos dijeron que ya nos podíamos ir, por supuesto con escolta, para salir. Fue de película. Los visitantes de Chihuahua caminaron conmigo hasta otro edificio que había quedado dentro del cerco policíaco, y donde estaba comiendo otro Senador al que iban a saludar. Nuestros compañeros de apoyo del GPPAN, y de Seguridad del Senado, me fueron guiando en las distintas etapas del recorrido. Sin Pin de identificación, nada más con la bolsa de mano, me acompañaban hasta donde estaba la siguiente persona. Al llegar a la etapa final, tuve que esperar para sincronizar la salida a la calle. En la vía pública tuvo que ser mucho más discreto el acompañamiento, que se convertía en sólo visual. Ví a las brigadas, las recorrí un pequeño tramo, y crucé hacia la otra acera. La vida cotidiana de la Ciudad de México se imponía sobre el cerco. Caminé entre los vendedores, escuchaba las consignas, y sentí la enorme diferencia con nuestra RECAP, Resistencia Civil Activa y Pacífica, que por el 83 era el pan de cada día en nuestra lucha.

Sí. Salí del cerco. Es de obligación reconocer el talento de Jorge, el chofer que el Senado me asignó. No sé si estaba más preocupado que yo, pero realizó muy bien su función.

Me dirigí al aeropuerto. Pasé un buen rato suponiendo que tal vez nos tocaría quedarnos allí. No ir a casa. No llegar a Chihuahua. Cuando le comuniqué, horas antes, esta posibilidad a Héctor, mi marido, fue edificante su respuesta: «Quédate, si es necesario. Reza. Cumple con tu deber, ponte en manos de Dios. Te queremos».

Este lunes, después del desayuno semanal con los medios de comunicación, voy nuevamente a México. Nos citaron a reunión previa a la del martes.

Escribir esta carta era un imperativo. Informar. Compartir. Reflexionar. Comprometerme más. Tengan la seguridad que todos los Senadores del PAN, estamos dispuestos a la batalla. Todos los mensajes que recibí tenían dos componentes: apoyo y exigencia. Sabemos que contamos con la opinión pública a nuestro favor. Y también con la exigencia de no permitir que se salgan con la suya. No pienso decepcionar a nadie. Empezando por mí misma. Mi familia.

Sin embargo, tomen en cuenta que somos sólo el 40% del Congreso. Y que cualquier respuesta requiere llegar a acuerdos con otras fuerzas políticas. El voto popular no nos dio la mayoría. Hay que construirla. Lo haremos.

Vaya que sí.

Con emoción y compromiso, me despido por ahora.

Dios nos bendice a todos.

Tere Ortuño Gurza