Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 4 de diciembre de 2020

Cargando...
Cargando...

Las alianzas del PAN

por José Luis Delgado Acevedo 895

Las alianzas del PAN

Un temor a no recuperar la presidencia de la República en 2010 ha invadido al PRI

Un temor a no recuperar la presidencia de la República en 2010 ha invadido al PRI desde mediados del sexenio. Contentos y confiados de momento por los resultados favorables en las elecciones federales y de algunos estados en julio de 2009, los priistas con Beatriz Paredes, Manlio Fabio Beltrones, Enrique Peña Nieto y Fidel Herrera a la cabeza, irradiaban felicidad por el paso firme que según ellos, los llevaba directo a Los Pinos en diciembre de 2012.

Para septiembre recordaron que sus sueños podían ser tan falsos como los que tuvieron en agosto de 2003, cuando también creyeron que volverían en 2006 al Palacio Nacional. Ya para octubre, la familia revolucionaria negociaba con el PAN ayudarlo para aprobar el paquete fiscal de 2010, a cambio de tratar de proteger su futuro triunfo en las elecciones de gobernador del Estado de México en julio de 2011. Esta entidad federativa es la que tiene el padrón electoral más grande del país. Pretendían los priistas, proteger a su mejor prospecto rumbo a la elección presidencial de 2010, el gobernador Peña Nieto, hoy primer lugar en todas las encuestas que se han hecho. En un convenio privado los diputados federales y senadores del tricolor aprobarían las tibias reformas fiscales para 2010 y a cambio el PAN no se aliaría con ningún partido en las elecciones del Estado de México en 2011.

El PAN estuvo de acuerdo con este pacto, porque en el Estado de México tiene la fuerza suficiente para enfrentar sin alianzas al PRI, ya que tiene el antecedente de haber perdido la gubernatura del Estado en 2005, por poco margen. El PAN ha gobernado por largo tiempo, la capital Toluca y el poderoso y rico corredor industrial que forma parte del área metropolitana de la Ciudad de México. Cuautitlán Izcalli, Naucalpan y otros municipios importantes han sido presididos por panistas en los últimos veinte años.

Al inicio de este año, el PRI entró en pánico en cuanto la opinión pública nacional conoció de las alianzas que el PAN anunció con la izquierda mexicana para participar en las elecciones de gobernador de 7 estados. El arrogante PRI cuya estructura territorial es la más poderosa según su propia propaganda, se sintió amenazado por las alianzas estatales e inició de inmediato la presión política y mediática para que el PAN no concretara los pactos con el PRD, en estados como Oaxaca, en donde en 2004, la alianza PRD-PAN perdió la gubernatura por escaso margen, en donde el PRI con Ulises Ruiz ganó a través de un escandaloso fraude electoral reconocido por los propios priistas.

Ahora que la opinión pública descubrió el arreglo, que insisto, es un convenio privado, que es legal, el PRI, como siempre, queriendo exhibir una honorabilidad que no tiene y nunca ha tenido, trata de presentarse ante la ciudadanía como ofendido y limpio.

En resumen, el PAN se comprometió con el PRI a no hacer alianzas con los partidos de izquierda en 2011, en el estado de México, porque su fuerza electoral allí, es suficiente para enfrentar solo al PRI en las elecciones de gobernador, de presidentes municipales y diputados locales el primer domingo de julio del año que entra.

Para las elecciones locales de 2010 que serán 15, y en 12 estados habrá cambio de gobernador, el PAN no tiene ninguna atadura ni legal ni moral para aliarse con otros partidos y buscar la derrota de cacicazgos regionales encabezados por los gobernadores priistas. Los convenios de alianza con la izquierda nacional se han elaborado en base a una agenda que por lo pronto ha eliminado los temas ideológicos profundos del PAN y de los partidos políticos de izquierda. Se trata de plataformas electorales que han sido elaboradas para atacar problemas que generan malos gobiernos, en donde la antidemocracia, la desigualdad social y la pobreza son temas a combatir y que de momento no tienen etiqueta ideológica.

No ha habido engaño por parte del PAN en estos proyectos y si el PRI quiere más facilidades para la contienda de 2012, pues que lo planteé a la opinión pública nacional y al PAN, y ya se verá si sus pretensiones tienen cabida legal y moral en la nueva democracia mexicana.