12.58°C

Algo De Nubes

Chihuahua, Chihuahua



Sábado 22 de marzo de 2008

Las estrellas que soñaron conocer

Stanley Kubrik Jamás pensó que su último filme sería estrenado después de su muerte, pero tristemente así fue


Stanley Kubrik Jamás pensó que su último filme sería estrenado después de su muerte, pero tristemente así fue

Le faltaron solo unos días para ver estrenada en las salas de cine su última obra. Jamás pensó que su último filme sería estrenado después de su muerte, pero tristemente así fue. El director nacido en el Bronx neoyorquino, Stanley Kubrick, murió un 7 de marzo de 1999, días antes del estreno de su polémica “Ojos Bien Cerrados” y dos años antes de llegar al emblemático año 2001.

Amante del ajedrez, de la fotografía y del jazz, Stanley Kubrick, nació el 26 de julio de 1928 en el seno de una familia de clase media, que apoyó su interés por el cine desde temprana edad cuando descubrió a Serguéi Eisenstein, cuyo cine lo impactó y fue fundamental para el desarrollo del estilo que haría a Kubrick un director famoso y polémico.

Kubrick sorprendió al mundo desde sus primeros filmes en los años cincuentas, “Fear and Desire” fue el primer largometraje con escaso éxito pero que le permitió financiar su siguiente proyecto “Killer’s Kiss”, donde el manejo de la fotografía blanco y negro llamó la atención del productor de la cadena NBC, James B. Harris, con quien se asociaría para muchos proyectos. Como fruto de esta unión surgió el primer trabajo que atraería las miradas de Hollywood sobre Kubirck: “The Killing” en 1956, Entre quienes se interesaron en Kubrick en ese tiempo, destaca el talentoso Kirk Douglas, con quien Kubrick comenzaría el ascenso al estrellato.

Douglas protagonizó el siguiente proyecto de Kubrick titulado “Senderos de Gloria”, este hecho sorprendió a la comunidad cinematográfica, dado que era una producción mediana y Douglas, la estrella del momento. Este filme comenzaría con la polémica característica de las producciones de Kubrick, al ser la primera en ser censurada por un país entero, en este caso Francia, dado que la historia se desarrolla en la Primera Guerra Mundial y los protagonistas son soldados galos que se niegan a combatir y tienen que ser defendidos por el Coronel Dax. El mensaje antibelicoso calificado por Francia como ridiculización de sus soldados, fue el origen de la polémica y la censura.

Después de tener conflictos serios con el director Anthony Mann, Kirk Douglas necesitaba un reemplazo para dirigir el proyecto que producía y protagonizaba: “Espartaco”, en 1960 era la cinta con el presupuesto más alto de la historia y la gran oportunidad de Kubrick para lanzarse de manera definitiva al estrellato. Así, de la mano de un esclavo de la antigua Roma, Kubrick llegó al estrellato deseado y al reconocimiento de Hollywood, por fin.

Después de “Espartaco”, Kubrick sabía que podía arriesgarse más, estaba permitido en ese punto de su carrera y se acercó al escritor ruso Vladimir Nabokov, quien después de una difícil negociación, aceptó vender los derechos y escribir el guión de su novela “Lolita”, la cual aterrizó en la pantalla grande en 1962 y causó una enorme polémica de los sectores mas conservadores de los Estados Unidos, ya que la calificaban de inmoral y pornográfica. Esto debido a que trata sobre un profesor maduro que se enamora de una adolescente de 14 años y que para obtener su amor, es capaz de casarse con la madre. La publicidad gratis de los opositores al filme, lo hicieron un éxito más para Kubrick.

Y seguía en ascenso su carrera así como la decisión de arriesgarse más en su obra.

Un tema muy presente durante los 60’s, era la Guerra Fría y la permanente amenaza de una bomba nuclear por parte de los rusos en territorio estadounidense. En el desarrollo de una historia al respecto, se encuentra en el camino, junto con los guionistas, muchos detalles cómicos sobre el tema y decide hacer una historia de humor negro sobe un ataque nuclear de los Estados Unidos sobre territorio ruso. El éxito de “Dr. Insólito”, fue rotundo y la polémica también, ya que los críticos y sectores oficiales, fustigaban la crítica que el filme hacía al sistema de defensa de los EUA.

Y la curva ascendente seguía y su siguiente proyecto, no estaba planeado en esta tierra, ni solo.

El éxito en 1964 de “Dr. Insólito” le permitió, un día conocer a un genio de la ciencia ficción, con quien departió sobre naves espaciales y seres extraterrestres mientras bebían café en medio de Nueva York: Arthur C. Clarke. Distintas fuentes biográficas citan que ambos duraron hasta 10 horas en la tertulia sobre ciencia ficción donde nacería la idea para llevar a la pantalla “2001: Odisea del Espacio”.

Kubrick y Clarke leyeron libros sobre viajes espaciales y repasaron decenas de películas con extraterrestres de todos los países y épocas para escribir el guión, que tomaba como vago punto de partida el relato escrito por Clarke ,“El centinela”.

El libreto fue adoptando forma de novela. Ambos visitaron la Feria Mundial de Nueva York y se quedaron impresionados con un documental de la NASA titulado “A la Luna y más allá”. Kubrick contrató a uno de los técnicos del filme, Douglas Trumbull, para los efectos especiales de la fantasía futurista con mayor repercusión desde “Metrópolis”. El director eligió el título “2001” porque el filme de Fritz Lang transcurre en el año 2000. Entre los datos curiosos de la realización del filme, es que Kubrick quiso que Lloyd’s de Londres le suscribiera una póliza de seguros en previsión de que se descubriera vida extraterrestre antes del estreno, pero la compañía se negó.

Otro de los datos curiosos y que causó problemas entre Clarke y Kubrick fue que éste último decidió, que la novela que habían desarrollado en conjunto, sería publicada hasta después del estreno, situación que a Clarke no le agradó y nunca le perdonó a Kubrick.

La colaboración de ambos en la creación y desarrollo de la historia, novela y cinta es una de las más exitosas en la historia del cine, puesto que los dos hombres eran muy similares entre sí: obsesivos, cultos, autodidactas y excéntricos.

La originalidad de “2001: Odisea del Espacio” hizo de ella un gran éxito comercial. Hasta entonces, los filmes de ciencia ficción habían ignorado el espíritu de verosimilitud. Su propósito era documentar el primer contacto del hombre con una civilización superior a través de la crónica de una expedición espacial a las lunas de Júpiter, tras la pista de un misterioso monolito, vigilante en la tierra desde los orígenes de la humanidad.

Kubrick consiguió una hipnótica experiencia visual en “2001: Odisea del Espacio”, creando técnicas de efectos especiales inéditas. Tardó cuatro años en producirla con el entonces gigantesco presupuesto de 10 millones de dólares.

Arthur C. Clarke sufrió tanto durante el rodaje al ver que Kubrick no tomaba en cuenta sus sugerencias que juró no trabajar más en el cine. Kubrick era obsesivo con tener el control absoluto de sus proyectos, lo que le ocasionó muchos problemas en todos sus proyectos. Durante la filmación de “2001: Odisea del Espacio”, Clarke se la pasaba deambulando por la locación especulando sobre el futuro de la tecnología. Profetizaba chips implantados en el cerebro para conectarse con aparatos audiovisuales, época en donde se ignoraba la existencia de estos pequeñitos artefactos que hoy en día son tan necesarios para la vida diaria.

El producto de la unión entre estos dos genios, cuestionó la existencia del ser humano en el universo, aún más tocó un tema fundamental a finales de los 60’s: que dominara la técnica, de la máquina sobre el espíritu. En la época de la rebeldía y la contestación, Kubrick y Clarke crearon un producto que encajó con la época, con los temas, con la reflexión y con el enorme deseo del ser humano por conquistar el espacio.

“Se trataba era de crear un mito realista: ahora habrá que esperar al año 2001 para ver si lo hemos conseguido”, afirmaba Clarke en 1972 y él si vivió para constatar que su odisea espacial, en el año 2001, no era una realidad. Arthur C. Clarke, vivió la mayoría de su vida, en Sri Lanka, donde falleció el pasado 19 de marzo debido a una insuficiencia neumológica a los 90 años de edad.

No solo fue escritor, también fue inventor y el mes de marzo lo vio partir, al igual que hace 9 años lo hiciera Kubrick. Tarde, pero Arthur C. Clarke alcanza a su amigo, allá en las estrellas que tanto soñaron conocer.

ULTIMALETRA

En marzo, también la sangre se derramó para matar a un hombre y crear al mito. Todos recordamos las imágenes de aquel 23 de marzo de 1994. Ante los ojos de cientos, era asesinado a balazos Luis Donaldo Colosio Murrieta, entonces candidato del PRI a la presidencia de la república. Colosio representaba al hombre formado y entrenado para ser presidente, para seguir con un proyecto trazado para que México se insertara en el primer mundo pero no olvidara el progreso de los más pobres: el liberalismo social de su amigo e impulsor político Carlos Salinas de Gortari. El asesinato de Colosio representó un momento turbio para el país y la aniquilación del continuismo salinisita. Para el PRI, representó el nacimiento del mito, ese que permite mantener vigente la ideología priísta en el imaginario colectivo de nuestro país.

Descanse en paz, Luis Donaldo Colosio Murrieta.

Debate y opiniones: http://fruslero.blogspot.com

Comentarios y sugrencias: fruslero@yahoo.com