Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 17 de noviembre de 2019

Cargando...
Cargando...

Liberaron “agentes” a reos

531

Liberaron “agentes” a reos

En vehículos balizados con emblemas e insignias oficiales y con uniformes de la AFI y la PFP «liberó» a 53 reos

México.- En vehículos balizados con emblemas e insignias oficiales y con uniformes de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) y la Policía Federal Preventiva (PFP), un comando armado con fusiles de asalto «liberó» a 53 reos del penal de Cieneguillas, Zacatecas.

La operación, realizada la madrugada del sábado, se ejecutó en menos de tres minutos, de acuerdo con videos del circuito cerrado del penal de los cuales Grupo Reforma tiene copia.

Las tomas, grabadas por tres cámaras dispuestas dentro y fuera del penal, revelan que dicho comando no encontró resistencia al ingresar al estacionamiento, la aduana y el área del penal donde los reclusos –acompañados de los custodios– estaban atentos a su llegada y a la espera de su «liberación».

El escuadrón arribó al penal a las 4:54 horas en ocho camionetas, cinco de ellas con las torretas encendidas.

Dos individuos bajan de los vehículos, se dirigen a la caseta de vigilancia, y, segundos después, sin mediar ningún trámite, dos custodios abren las rejas y dan acceso a los vehículos.

Dentro de la prisión, las imágenes exhiben a dos custodios en actitud despreocupada viendo un televisor mientras uno de ellos parece intercambiar mensajes a través de un radio. Por momentos, se advierte que hablan con los reos que se encuentran tras las rejas.

Otra cámara, instalada al parecer en la aduana, capta el ingreso de ocho individuos con uniformes de la AFI y la PFP. Sus movimientos y vestimenta dejan ver que están ent renados en acciones de asalto.

Al tiempo que el comando ingresa a esa área, los reos salen de la celda donde se encontraban. Con la complacencia de los guardias, el líder de los reos insta a los custodios a pasar a la celda al tiempo que cubre la cámara de video con una cobija.

Los prisioneros, vestidos de civil y con armas cortas que se fajan en la cintura, salen sin prisa a la aduana y luego al estacionamiento del penal, donde los vehículos los aguardan para emprender la huida. Ningún custodio se ve en estas escenas.

Sin embargo, cuando el convoy parte, cuatro guardias corren hacia la puerta para ver qué ocurre. Mientras, en el interior, otro con las manos atadas por la espalda, camina tranquilamente hacia los dormitorios.