Noticias de Chihuahua, Chih., a Sábado 20 de julio de 2019

Cargando...
Cargando...

Los Beltrán Leyva se posesionan de Chihuahua

5140

Los Beltrán Leyva se posesionan de Chihuahua

DEA: los Beltrán controlan 11 estados que eran de El Chapo

Informes de la agencia antidrogas de Estados Unidos, DEA, revelan que la organización que dirigen los hermanos Beltrán Leyva, tras resquebrajar sus lazos con el cártel de Sinaloa, ha logrado posicionarse en 11 estados que anteriormente eran liderados por Joaquín El Chapo Guzmán.

Según la indagatoria PGR/SIEDO/UEIDCS/021/ 2005 y las causas penales 82/2004 y 125/2004 abiertas contra cómplices de los Beltrán, el radio de operación de éstos en la actualidad incluyen los estados de Sinaloa, Sonora, Guerrero, Chiapas, Querétaro, Jalisco, Chihuahua, Quintana Roo, Tamaulipas, Nuevo León y el Distrito Federal.

En estas entidades los hermanos Beltrán Leyva dirigen operaciones de transporte de droga, lavado de dinero, compra de protección y reclutamiento de sicarios.

Los hermanos Beltrán son originarios de Tameapa, municipio de Badiraguato, en Sinaloa, y los informes señalan que descienden de familiares cuyas actividades era la siembra y trafico de goma de opio.

Según el oficio C1/C4/ZC/0340/05 del Centro Nacional de Planeación e Información para el Combate a la Delincuencia, de la PGR, Héctor Alfredo Beltrán Leyva, El Mochomo, detenido el pasado 20 de enero en Sinaloa, nació el 15 de febrero de 1951 y antes de romper con la organización de El Chapo Guzmán, era uno de los encargados de trasladar cargamentos de droga de Monterrey, Nuevo León, a Guerrero, donde tenía enlaces, para posteriormente ser enviados a la frontera de Estados Unidos, además de tener el control del grupo de sicarios conocidos como Los Pelones.

Marco Arturo Beltrán, El Barbas, nació el 21 de septiembre de 1961 y es considerado el principal operador del narcotráfico en Sonora, tiene asentadas sus bases en Caborca, lo que orilló el pasado 25 de enero a la Secretaría de la Defensa Nacional a dar inicio con la Operación Noroeste, para desmantelar la estructura del narcotráfico en esa región.

Para la DEA, El Barbas es el cerebro que traza las rutas del narcotráfico en Sonora en ciudades y poblaciones como Caborca, Tubutama, El Saric, Altar, Santacruz, El Sásabe, Nogales, Agua Prieta y Cananea.

Arturo Beltrán se encarga además de las operaciones de lavado de dinero y la corrupción de policías y funcionarios públicos en Sonora, Chihuahua, Durango, Jalisco y Nayarit.

Cuenta además con una orden de aprehensión por delitos contra la salud en el Estado de México.

Sobre los hermanos Mario Alberto y Carlos Beltrán Leyva se tiene poca información.

De Mario Alberto sólo se mencionan su alias, El General, mientras que de Carlos hay poca referencia en las declaraciones contenidas en los expedientes de la PGR.

El Mochomo, El Barbas y Carlos Beltrán Leyva son identificados como Los Tres Caballeros, a excepción de Mario Alberto.

Marcelo Peña —cuñado de El Chapo Guzmán y actualmente testigo protegido, conocido también como Julio— declaró en 2001 a la PGR que fue El Mochomo quien inició en el narcotráfico al Guzmán Loera.

Dentro de la averiguación PGR/SIEDO/UEIDCS/021/ 2005 se señala que los Beltrán son dueños de un equipo de futbol profesional de salón en Sinaloa y cuentan también con una empresa de blindajes en Nuevo León.

La indagatoria más reciente de la DEA revela que entre los miembros de la célula de El Barbas está Edgar Valdés Villarreal, La Barbie, originario de Laredo, Texas, e identificado como jefe de sicarios en Nuevo León y Tamaulipas.

Valdez Villarreal era la cabeza de un grupo de pistoleros que empezó a servir al cártel de Sinaloa en su conquista por las rutas del Golfo, en especial la plaza de Nuevo Laredo, la más deseada por las organizaciones criminales.

Sin embargo, al romper los hermanos Beltrán Leyva con El Chapo, La Barbie optó por unirse a los primeros, llevándose consigo a un sinnúmero de pistoleros que, según indagatorias de PGR, cuentan con preparación militar iraní.

Actualmente La Barbie se ha convertido en protector de los Beltrán Leyva y se le atribuye el reclutamiento de un buen número de miembros de
la Mara Salvatrucha.

Conocidos en Centroamérica por su culto a la muerte, los Maras son señalados como autores de las decapitaciones, tanto en Guerrero, Nuevo León, Tijuana, Michoacán y actualmente responsables de varias ejecuciones registradas en las ultimas semanas en Sinaloa.

Investigaciones establecen que las ejecuciones de familiares cercanos a El Chapo, como la de su hijo Édgar y su sobrino César Ariel Loera, acribillados el pasado 8 de mayo, forman parte de la lucha intestina por el control del cártel de Sinaloa, y que fueron directamente ordenadas y ejecutadas por los hermanos Beltrán Leyva.