23.01°C

Nubes

Chihuahua, Chihuahua



Jueves 21 de abril de 2011

Los Zetas un peligro en México

Son Los Zetas “el mayor riesgo para la seguridad interior”: Sedena


Son Los Zetas “el mayor riesgo para la seguridad interior”: Sedena

México, DF. A finales de los 90, el líder del cártel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén, decidió crear su ejército particular de sicarios: sedujo a militares de elite y formó con ellos el grupo de Los Zetas.

Pasaron los años y el antiguo brazo armado del cártel del Golfo emprendió su propio camino. Hoy es el cártel más sangriento y con mayor poder de fuego de México, acusado de hechos como la muerte de 145 personas que aparecieron en las últimas dos semanas en fosas en el estado de Tamaulipas.

En 2008, cuando Los Zetas apenas empezaban a emerger como un cártel con vocación propia, un funcionario de la Agencia Antidrogas de Estados Unidas (DEA) vaticinó con acierto: “Pueden superar a cualquier cártel conocido ahora y representar un verdadero problema de seguridad nacional para México y Estados Unidos”.

Para entonces se sabía que habían formalizado su surgimiento como un grupo independiente, en una reunión de capos que se hizo en la ciudad de Torreón en el norteño estado de Coahuila.

El distanciamiento de Los Zetas de su matriz empezó después de que Cárdenas Guillén fuera extraditado a Estados Unidos en 2007, pero en enero del año pasado, la enemistad llegó a su clímax y provocó una ola de violencia.

En los estados de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila se desataron asesinatos, enfrentamientos entre sicarios de ambos bandos y narcobloqueos en avenidas, dentro de una guerra por el control de los territorios fronterizos con Estados Unidos.

“La gran mayoría o la parte más importante de la violencia del año pasado (con 15 mil muertos) se da, precisamente, por la ruptura entre el Golfo y Los Zetas”, dijo el portavoz de seguridad nacional del gobierno, Alejandro Poiré. El nombre de Los Zetas, liderados por el ex militar Heriberto Lazcano Lazcano, alias El Lazca, El Z-14 o El Verdugo, empezó a aparecer no sólo como el de un cártel dedicado al tráfico de drogas.

Sus negocios se diversificaron: tráfico de migrantes, secuestro, robo a ductos de la empresa Petróleos Mexicanos (Pemex), extorsiones, robo de automóviles, y ahora también secuestro y asesinato de pasajeros de autobuses detenidos en la carretera en Tamaulipas.

Según las autoridades, Los Zetas han estado detrás del asesinato del candidato favorito a gobernador de ese estado, Rodolfo Torre Cantú, seis días antes de las elecciones de julio.

También se les acusa del asesinato de 72 inmigrantes encontrados en agosto en un rancho del municipio tamaulipeco de San Fernando y de una emboscada perpetrada en febrero en San Luis Potosí contra dos agentes especiales de Estados Unidos, en la que uno perdió la vida.

Toda la región del este de México, desde la frontera con Estados Unidos a la frontera con Guatemala, es el área principal de operaciones de este grupo. Sin embargo, tienen influencia en al menos 20 de los 32 estados del país.

El secretario de la Defensa de México, Guillermo Galván Galván, describió a Los Zetas como el cártel con mayor presencia en México y el responsable del mayor número de hechos violentos, en un reporte confidencial para diputados retomado por la revista Proceso.

“Esta organización delictiva”, afirmó, “se ha convertido en el mayor riesgo para la seguridad interior por la radicalidad y el alcance de las acciones que ha implementado contra las instituciones del Estado que no le son afines y por la falta de respeto a la vida de las personas”. Las fosas de Tamaulipas mostraron otra vez su virulencia.