21.9°C

Nubes

Chihuahua, Chihuahua



Lunes 4 de abril de 2011

Los asesores de Duarte

El hoy gobernador ha tenido pésimos asesores en todos los temas que debe manejar para dirigir el gobierno estatal


El hoy gobernador ha tenido pésimos asesores en todos los temas que debe manejar para dirigir el gobierno estatal

Desde su campaña electoral el año pasado, el hoy gobernador Duarte ha tenido pésimos asesores en todos los temas que debe manejar para dirigir el gobierno estatal. Cada semana César Duarte lanza iniciativas de acciones que causan polémica y que no tienen nada de lógicas para tratar de solucionar los problemas de todo tipo que aquejan a Chihuahua. Siendo las iniciativas de ley, la principal herramienta con que cuenta un gobernante para buscar la reforma al marco legal imperante y con ello acercarse a la solución de los problemas, el gobernador ha fracasado en todas las propuestas que hasta la fecha ha hecho. Lo más grave del asunto, es que el gobernador de propia inspiración o por recomendación de sus malos asesores, en todos los casos ha pretendido que sus proyectos los asuma el Congreso de la Unión, en la creencia que sus ideas son tan buenas que podrán tener alcance nacional. Del primer impacto mediático que causan las iniciativas duartistas, pasan a la discusión polémica, con el respaldo incondicional y mal fundamentado de la mayoría priista del Congreso del Estado y de los editorialistas afines al PRI, para finalmente terminar en el olvido y sin haber aportado nada a la solución de los problemas.

Tres ejemplos resumidos, primero las leyes de cadena perpetua que son anticonstitucionales y que chocan con el espíritu de las leyes federales y los tratados internacionales. Segundo, el proyectado juicio político en el Congreso del Estado contra tres jueces del Tribunal Oral cuyo proceso es ilegal de acuerdo con jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Tercero, el anticonstitucional proyecto de integrar por la fuerza al Servicio Militar Nacional por tres años, a los jóvenes que no estudien ni trabajen.

Todos estos proyectos fallidos del gobernador se unen a otros, como la política hidráulica y ganadera que se asientan en una base muy frágil como es la permanente falta de agua. En todos los casos, César Duarte ha demostrado que sus asesores se han conducido con criterio político demagógico, olvidando el criterio técnico, razón por la cual todos estos intentos, además de ilógicos, han quedado y habrán de quedar abandonados. Esperamos que en el corto plazo esta visión de quienes nos gobiernan cambie para bien de todos.