Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 12 de diciembre de 2019

Cargando...
Cargando...

Lustro perdido

por Víctor Quintana 176

Lustro perdido

Hay datos que dan más luz que las estelas y no salen tan caros.

Por: Víctor M. Quintana S.

Como los que acaba de proporcionar el Banco Mundial sobre los indicadores de desarrollo mundial en diciembre de 2011. Nos va mal a México en comparación con otros países de América Latina. Para decirlo breve, somos el único país de la región donde el ingreso por habitante no creció entre 2005 y 2010: se redujo en un 1.3%.

Según el Banco Mundial, de los 16 países latinoamericanos, hubo cinco en que el ingreso por habitante se incrementó en más de un 20% este quinquenio: Panamá (28.2%), Uruguay, (28.0), Perú, (25.7), Argentina, (23.3) y la República Dominicana (20.4). Otros países también crecieron más de dos dígitos: Paraguay (16.5), Brasil (14.8), Bolivia (12.0) y Colombia (10.5). México fue superado por todos, incluso por Honduras y El Salvador que vieron el ingreso per cápita de su población expandirse más del 2%. Aun tenemos uno de los ingresos per cápita más altos de América Latina, con 12, 498 dólares, pero en 2006 era de 12, 658 dólares, mayor en ese entonces que el de Chile, Argentina, Uruguay y Panamá países que en este lustro nos rebasaron.

Y el crecimiento en los sexenios anteriores fue muy mediocre. Esto nos demuestra la equivocada estrategia de los gobiernos desde MMH hasta FCH, independientemente de su color: gobiernos marcados por la más pura ortodoxia librecambista de los organismos financieros internacionales, preocupados por las “variables macroeconómicas” y no por los bolsillos o la mesa de las personas. En política económica los gobiernos del PAN han sido unos “similares al revés: lo mismo pero más caros. La misma estrategia fallida de desarrollo, pero con muchos más altos sueldos a los altos funcionarios.

Ahora nos dicen que gracias a esta estrategia no tenemos los problemas que ahora padece Europa del Sur: Grecia, Italia, España, Portugal. Pero Europa del Sur creció muchísimo en años anteriores, incluso con su baja en niveles de vida quedará muy por encima de nosotros. Pero ahora sí comenzarán a bajar en sus niveles de bienestar. Porque “los mercados”, es decir, las grandes corporaciones financieras y los bancos trasnacionales han impuesto a las cabezas de gobierno, por lo pronto en Grecia y en Italia, dando verdaderos golpes de estado financieros en esos países. Incluso de alguna manera en los Estados Unidos, son las corporaciones como Standard and Poor y los bancos como el Chase Manhattan quienes dirigen la política económica por sobre las buenas e inútiles intenciones de Barack Obama. La democracia en los países capitalistas del Atlántico Norte está pues, saboteada no por los radicales sino por el capital financiero especulativo, así lo denuncian los integrantes del movimiento social “Ocupa Wall Street.”

No es cierto que para México “…no había de otra”, como han dicho los gobiernos neoliberales del PRI y del PAN para justificar su apego a la estrategia económica impuesta por Washington. Los países que lograron crecimientos espectaculares en América Latina adoptaron estrategias heterodoxas, desafiando los dictaos del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, y tuvieron éxito. Entre los países que más crecieron el lustro que en México perdimos, la mayoría son gobernados por la izquierda: Uruguay, Paraguay, Argentina, Perú, Brasil….

El ejemplo del Brasil de Lula es impresionante: casi el contrapunto de lo que sucedió en México los años de gobiernos panistas. Lula le apostó a aumentar los salarios reales, a que los pobres tuvieran más dinero en sus bolsillos y más comida en su mesa. En cinco años el salario tuvo un aumento real del 62% en Brasil…y no se disparó la inflación. El que los pobres mejoraran su ingreso benefició a todos, incluyendo a los ricos, a la industria, a los servicios brasileños. Gracias a estas políticas económicas ahora Brasil se da el lujo de prestarle dinero hasta al Banco Mundial.

Por eso en México el PRI y el PAN se cuidan de no revelar su estrategia económica. Porque va a ser la misma de sus antecesores partidistas en el poder. Llámese Enrique, Ernesto o Santiago o Josefina, lo que van a implementar es más de lo mismo. Más “disciplina presupuestal” pero para los pobres, más “control de las variables macroeconómicas”, pero total desorden en la microeconomía de las familias y de las pequeñas empresas.

Por eso es valioso lo que proponen López Obrador y su movimiento el MORENA. Una estrategia de crecimiento económico desde el primer día del sexenio. Sin extremismos ni populismos. Es posible, lo acaban de demostrar nuestros hermanos del sur. Se pueden y deben conjuntar los empresarios, lo ha expuesto AMLO en Monterrey y más recientemente en Cancún. Esta nueva estrategia se puede realizar sin pelearse con Washington o el Banco Mundial.

Lo necesario es que cambiemos la receta. Cuando los pobres se benefician todo el mundo nos beneficiamos. Ya perdimos un lustro, estamos a punto de perder un sexenio. No perdamos otro más.