Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 22 de octubre de 2019

Cargando...
Cargando...

Malos hábitos

por Luis Rubén Maldonado 372

¿Cómo podemos pedirle a un niño de 12 años que se vuelva aficionado a la lectura, si los padres nunca abren un libro?

Madres y padres de familia se quejan de las escuelas de sus hijos, donde, según ellos, los docentes no educan bien a sus hijos.

Por otro lado, los maestros, se quejan de que los padres de hoy evaden su responsabilidad y les dejan toda la responsabilidad de educar a sus hijos.

Ví como una madre explotaba en cólera contra una maestra de una institución privada. Su hijo de 12 años había reprobado una evaluación por no haber leído el libro que se le había encargado. La madre culpaba a la maestra por no inculcarle a su hijo el amor por la lectura. La maestra reviró que también en la casa se educa y enseña.

Pero, ¿cómo podemos pedirle a un niño de 12 años que se vuelva aficionado a la lectura, si los padres nunca abren un libro, una revista o un periódico?

El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes dio a conocer su Encuesta Nacional de hábitos, prácticas y consumo culturales 2010 donde se revela el poco interés y atención que los mexicanos prestamos a enriquecer nuestra mente con buenos hábitos como la lectura.

68% de los mexicanos no ha leído un libro completo (no relacionado con trabajo o escuela) en los últimos doce meses. Es una cifra demoledora. Solo el 27% contestó haber leído al menos un libro completo ajeno a su profesión o actividades escolares. De ese 27% que si ha leído al menos un libro completo, confiesan en la encuesta, que los libros que leyeron fueron en su mayoría comprados (59%), prestados por amigos o familiares (36%), regalados (20%), prestados por una biblioteca (20%), fotocopiados (7%) y descargados gratuitamente de Internet (7%).

La lectura es un hábito fascinante, sano y, hoy en día, muy barato gracias al Internet, que es despreciado por ser “aburrido” o “solo para nerds”. Existen muchos películas que primero fueron una historia en libro. Desde los famosos cuentos de Juan Rulfo o Edgar Allan Poe hasta la célebre historia del niño mago, Harry Potter. Además de miles de nuevas y ágiles plumas que nos llevan a ejercitar nuestra imaginación, recorriendo mundos inusuales, realidades sorprendentes o arrancándonos sonoras carcajadas o intensas lágrimas.

Pero la encuesta de hábitos, prácticas y consumo culturales no solo nos revela que los libros son despreciados por la mayor parte de los mexicanos.

Siguiendo la tristemente famosa recomendación de Vicente Fox, de no leer los periódicos, 38% de los mexicanos nunca lee el periódico y 49% confiesa nunca leer revistas.

No podemos vivir aislados de lo que sucede en nuestro alrededor. No podemos actuar como si los medios de comunicación no importaran. Hay mucha cultura dentro de los rotativos: pluralidad de opiniones y el acontecer diario que nos hace reír, llorar, pensar y actuar.

El Internet se vuelve cada día más accesible, gracias a las redes públicas gratuitas y es una manera inmediata de enterarse de los sucesos más relevantes. Aún así, sólo el 2% de los mexicanos lee el periódico por Internet.

Así como hay muchos apasionados del espectáculo que saben vida y milagros de las actrices, los invito a que le demos una oportunidad a la lectura; misma que es un placer suculento.

Una sociedad informada es una sociedad despierta.

Prediquemos con el ejemplo. Enseñemos a los pequeños a erradicar los malos hábitos que tienen a México de rodillas ante la ignorancia.

ULTIMALETRA

La aerolínea Volaris no da la cara y no cumple lo que ofrece. Su publicidad engaña y conduce a un camino de mentiras y fraudes. No vuelen más por ella.