Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 21 de septiembre de 2017

Cargando...
Cargando...

Marinos van por capos prófugos

865

Marinos van por capos prófugos

Unidades especiales de inteligencia naval trabajan en el seguimiento y acopio de información sobre los capos

Unidades especiales de inteligencia naval trabajan en el seguimiento y acopio de información sobre los capos de las drogas aún prófugos, luego de que esta estrategia ya dio resultados como en los casos de los extintos Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén Tony Tormenta y Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, así como para capturar a Sergio Villarreal Barragán El Grande, además de otros importantes jefes o sicarios de esas organizaciones criminales.

Informes de la Secretaría de Marina (Semar) señalan que incluso fueron los integrantes de la unidad especial de inteligencia naval los que tenían como misión exclusiva dar seguimiento al extinto capo del cártel del Golfo, Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén Tony Tormenta, quienes lograron ubicar el sitio exacto donde se escondía este jefe del narcotráfico y diseñaron rápidamente el operativo en el cual fue abatido a balazos junto con algunos de sus escoltas.

Unidad de inteligencia

De acuerdo con informes de la dependencia, hay otras unidades especiales de inteligencia naval que trabajan bajo esta misma estrategia de lucha contra el crimen organizado y tienen como tarea tratar de ubicar a Ismael El Mayo Zambada García, Joaquín El Chapo Guzmán Loera, Heriberto Lazcano Lazcano El Lazca, Fernando Sánchez Arellano Félix El Ingeniero, Jorge Eduardo Costilla El Coss, Servando Gómez Martínez La Tuta y Nazario Moreno González El Chay, entre otros capos del narcotráfico que operan en México.

Según los informes de la Secretaría de Marina, esta es una estrategia da resultados y con ella se busca desarticular a todos los niveles a las organizaciones criminales, pues con la explotación de la información de inteligencia se han identificado y ubicado blancos específicos para impedir, en el momento en que se actúa, cualquier posibilidad de movimiento o de respuestas violentas.

En el caso del capo del narcotráfico, Sergio Villarreal Barragán El Grande, quien fue detenido en la ciudad de Puebla, Puebla, los informes de la institución armada señalaron que su actitud fue “muy prudente” ante el operativo del personal de la Armada de México que lo capturó en una de sus casas de seguridad, pues no tenía ninguna oportunidad de escapar ni de enfrentar a los marinos.

“Tony Tormenta” intentó huir

Por ejemplo, en el caso del extinto Tony Tormenta, quien fue abatido hace una semana durante un enfrentamiento con fuerzas especiales de infantes de Marina, éste intentó romper el cerco que montaron 150 elementos en el edificio donde se refugiaba, mientras que otros 600 marinos daban protección perimetral impidiendo que llegara la ayuda que pidió por radio y por teléfono, incluso, a policías municipales y estatales, según la información oficial.

Aunque esperó recibir ayuda para enfrentar el operativo naval y bajo esa idea Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén Tony Tormenta , decidió abrir fuego contra los infantes de Marina.

Lo más irónico es que los bloqueos que montaron sus propios cómplices en torno al centro de la ciudad impidió que llegaron los refuerzos que vinieron desde Reynosa y de poblados aledaños. Al final, los grupos de sicarios que venían en su auxilio recibieron la orden de regresar a sus bases ante la noticia de que el capo había muerto