Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 2 de julio de 2020

Cargando...
Cargando...

Maru Campos respalda trabajo de la procuradora

312

Maru Campos respalda trabajo de la procuradora

La diputada federal Maru Campos respaldó el trabajo de la funcionaria y aseguró que ya es hora de trabajar.

“Es tiempo de apoyar a la Procuraduría del Estado de Chihuahua y a todos quienes ponen en riesgo su integridad dada las condiciones que vive el Estado, ¿ó que acaso son muy valientes quienes hoy la demeritan y prefieren estar en su lugar? Hoy más que nunca es momento de trabajar en coordinación sin buscar demeritar a nadie”, dijo la diputada Federal Maru Campos a unos días de que los diputados federales del PAN se reúnan en Hermosillo, Sonora con el Secretario Mouriño y con el Presidente Calderón.

Ya lo hemos platicado los diputados federales de todo el país, que sin duda, el primer tema dentro de la agenda política nacional será el tema de seguridad.

Chihuahua es preocupación tanto del Secretario de Gobernación como del Presidente de la República, así que seguramente tendremos buenas noticias, pero mientras tanto no podemos crear más conflicto del que ya existe.

Además debemos de esperar a la reunión del día de hoy en Palacio Nacional con procuradores de todos los estados, así como a la evaluación con el Gabinete de Seguridad a nivel federal y estatal que anunció el Secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño, para poder generar el nuevo rumbo que debe tomar la estrategia de seguridad en nuestro Estado, pero eso de decir que se vaya la Procuradora y el Secretario de Seguridad es una irresponsabilidad con la ciudadanía.

La época electoral es para el año 2009, al día de hoy, las familias chihuahuenses piensan en su seguridad y no le importa quien manda la pelota a quien. Es la última oportunidad que tenemos los políticos y los representantes populares de dar resultados a la ciudadanía. Ya están hartos de quienes nos decimos sus representantes. ¿Que más habrá de suceder en Chihuahua para que nos pongamos a trabajar sin buscar mezquinamente la «medalla olímpica», digo, la política?