Noticias de Chihuahua, Chih., a Lunes 23 de enero de 2017

Cargando...
Cargando...

Más agencias sabían de ’Rápido y Furioso’

77

Más agencias sabían de ’Rápido y Furioso’

La oficina de control de armas (ATF) sostuvo pláticas en torno al operativo con Aduanas (ICE), Marshals y la DEA

Las principales dependencias de procuración de justicia en Estados Unidos estuvieron involucradas en la operación «Rápido y Furioso», revelan documentos en posesión de la cadena CBS News.

Agentes de la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés), que operó la entrada deliberada de armamento a México, sostuvieron conferencias telefónicas con oficiales del Departamento de Seguridad Interna (DHS), la Oficina de los Marshals y la Agencia Antidrogas (DEA).

Además un agente de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, sus siglas en inglés) formaba parte del equipo de «Rápido y Furioso» y, por si fuera poco, todos fueron asesorados por un asistente del Fiscal General del Departamento de Justicia.

Aunque la cadena estadounidense no da cuenta del grado de involucramiento de estas agencias, muestra documentos en los que se revela que a través de distintas comunicaciones todas tenían conocimiento de las tácticas empleadas por la ATF.

Hace unas semanas tanto Janet Napolitano como Eric Holder, titulares del Seguridad Interna y del Departamento de Justicia, respectivamente, negaron que las dependencias a su cargo hubieran participado o tuvieran conocimiento de las tácticas que empleaba la ATF para desmantelar las cadenas de tráfico de armas de los cárteles de la droga en México.

«No fui informada... Nunca me hicieron llegar preocupaciones en este sentido», dijo Napolitano entonces durante un careo con el republicano de más alto rango en el Comité de Justicia del Senado, Charles Grassley.

Por su parte Holder, cuestionado en una audiencia por la republicana Kay Bailey, señaló que «he dejado en claro a la gente del Departamento de Justicia (a su cargo) que permitir el paso de armas a México no es de ninguna manera aceptable».

Días antes el Fiscal General de EU ya había ordenado una revisión inmediata de las estrategias tan arriesgadas que han empleado distintas agencias federales, como la ATF.

El agente Rene Jaquez, de la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego, habló con la cadena CBS sobre «Rápido y Furioso», donde manifestó su oposición a este tipo de operativos porque ponían en riesgo a todos los oficiales.

«Creo que este incidente representa uno de los días más oscuros en la historia de la ATF», advirtió Jaquez.

Operaciones como la denominada «Rápido y Furioso», que permitió deliberadamente la entrada de miles de armas a México, ya habían sido ejecutadas por autoridades de Estados Unidos por lo menos desde 2008, reportó también la cadena CBS.

Múltiples fuentes revelaron a la televisora estadounidense que oficiales de la Agencia para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés) cerraron tratos con vendedores de armas con licencia para que colaboraran como informadores y ofrecieran arsenales a los contrabandistas.

El reporte señala que estas tácticas de la ATF, cuyo objetivo era ver en manos de quién terminaban las armas y así poder desmantelar células del crimen organizado, fueron utilizadas en más de una ocasión, y da cuenta de por lo menos un caso en Tucson en 2008 conocido como «Wide Receiver» (Receptor abierto).