11.9°C

Cielo Claro

Chihuahua, Chihuahua



Jueves 28 de octubre de 2010

México no debe frenar entrada de dinero

No sería conveniente imponer candado para la entrada de capitales: Agustín Carstens


No sería conveniente imponer candado para la entrada de capitales: Agustín Carstens

México- A pesar de que la tenencia de valores gubernamentales en manos de extranjeros ha aumentado hasta llegar a montos bastante importantes con 150,000 millones de pesos, como efecto del exceso de liquidez, no sería conveniente imponer candado para la entrada de capitales.

Así lo afirmó el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, al indicar que algunos países han reaccionado con la aplicación de impuestos o la acumulación de reservas para enfrentar el nuevo entorno de liquidez mundial.

“Las medidas de control de capitales, como los impuestos, no tienen un efecto sostenible en el mediano plazo; provocan distorsiones en los mercados. En cambio, el régimen de libre flotación del tipo de cambio ha funcionado bien”, sostuvo.

Pero en el caso de México, que necesita de esos capitales, sólo monitoreará su naturaleza, dijo durante la presentación del informe trimestral de la inflación.

En su opinión no se puede sacrificar un vehículo de largo plazo por una circunstancia de corto plazo.

De tal manera que la autoridad monetaria se abocará en darle seguimiento a esos flujos que están llegando al país para ir identificando si siguen teniendo la característica de un horizonte mayor.

Depreciación competitiva

En su exposición, el banquero central destacó que lo que ha afectado las condiciones externas son las repercusiones de las políticas monetarias expansionistas en el mundo.

Lo anterior ha generado una mayor liquidez en un entorno de tasas de interés muy bajas, propiciando la búsqueda de mejores condiciones para los capitales, con lo cual se han apreciado las monedas e incrementado el precio de sus activos.

Carstens reconoció que la apreciación de las monedas puede afectar la competitividad de los países emergentes.

En ese sentido, afirmó que las depreciaciones competitivas no representan una solución viable para la economía mundial. Se necesita, agregó, una mayor coordinación entre los países que permita maximizar el crecimiento global y evitar cualquier tipo de desorden.