Noticias de Chihuahua, Chih., a Sábado 24 de julio de 2021

Cargando...
Cargando...

Murió el Che Guevara; hace 40 años

por El Ágora 1689

Murió el Che Guevara; hace 40 años

«El Che es muy querido porque aunque fue muy recto y exigente, sabía serlo», dijo el ex guerrillero Tomás Alba

Cuba conmemoró con un acto político el lunes el aniversario 40 de la muerte del argentino Ernesto «Che» Guevara en la selva boliviana, mientras intentaba expandir la revolución cubana por América Latina.

Miles de manifestantes se reunieron en la ciudad de Santa Clara, situada a unos 270 kilómetros al este de La Habana, donde Guevara libró su más exitoso combate, 72 horas antes del derrocamiento del dictador Fulgencio Batista en enero de 1959.

«Hago un alto en el combate diario para inclinar mi frente, con respeto y gratitud, ante el combatiente excepcional que cayó un 8 de octubre hace 40 años,» escribió el convaleciente líder cubano Fidel Castro en sus ya habituales reflexiones publicadas por el periódico estatal Granma el lunes

Las reflexiones de Castro también fueron leídas por el moderador durante el acto, celebrado en una plaza donde fueron disparadas tres salvas en honor a los guerrilleros muertos junto al Che.

Esta es la primera vez en cuatro décadas que Castro está ausente en el homenaje póstumo que dedica la isla cada año al «guerrillero heroico.» Castro cedió sus cargos hace más de 14 meses a su hermano Raúl mientras se repone de varias operaciones intestinales.

En su lugar estuvo Raúl Castro y el ministro de Informática y Comunicaciones, Ramiro Valdés, quien es también comandante de la revolución y fue segundo al mando de la guerrilla del Che.

Niños, estudiantes y trabajadores participaron en la conmemoración que recordó al «guerrillero,» al que Castro llamó «gigante moral,» al recibir sus restos en 1997.

«No lo olvidamos. El Che es muy querido porque aunque fue muy recto y exigente, sabía serlo,» dijo emocionado Tomás Alba, un ex guerrillero de 80 años que perteneció a la columna de Guevara en la Sierra Maestra.

Los hijos y la viuda del Che estaban en el acto.

Recordado y alabado

Guevara conoció a Castro durante su exilio en México en 1955 y abrazó inmediatamente como suya la causa de la revolución cubana. Desembarcó en el yate Granma, se internó en las montañas de la Sierra Maestra y entró en La Habana.

Tras el triunfo de la revolución, Guevara fue presidente del Banco Central de Cuba, ministro de Industrias y representante del gobierno en los organismos internacionales.

Guevara fue visto por última vez en Cuba a inicios de 1965, antes de internarse, sin éxito, en la selva del Congo para combatir el colonialismo africano. A comienzos de 1966 pasó en secreto por La Habana camino a Bolivia, donde halló la muerte.

El «Che» dejó una carta a Castro que fue leída a los cubanos tras su muerte, en la que renunciaba a sus cargos, a la ciudadanía cubana y encargaba al gobierno la educación de sus cuatro hijos con la cubana Aleida March.

«Le doy las gracias por lo que trató de hacer y no pudo en su país de nacimiento porque fue como una flor arrancada de su tallo prematuramente,» escribió Castro en Granma.

El 8 de octubre de 1967 Guevara fue capturado y ejecutado al día siguiente por soldados bolivianos supervisados por la CIA en una escuela en La Higuera, Bolivia.

En 1997 un equipo de forenses cubanos exhumó sus restos en la localidad boliviana de Vallegrande. Hoy descansan en el mausoleo de Santa Clara, por donde peregrinan anualmente unos dos millones de turistas y admiradores.

Guevara es adorado en Cuba donde, pese a ser extranjero, fue el primer comandante de la revolución, después de Castro.

Durante la batalla de Santa Clara, el peor golpe a Batista lo dio la columna rebelde comandada por Guevara al descarrilar y asaltar un tren del ejército que llevaba armas, soldados y oficiales para apoyar a efectivos en el oriente del país.