Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 25 de octubre de 2020

Cargando...
Cargando...

Ningún refresco entrará en escuelas

242

Ningún refresco entrará en escuelas

Alonso Lujambio, aseguró que ningún tipo de refresco entrará en las primarias del país

México.- El secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, aseguró que ningún tipo de refresco entrará en las primarias del país, y aclaró que la nueva norma de alimentación no está en contra de las frituras, sino del exceso de calorías y grasa que contienen.

Al respecto, dijo durante su comparecencia en la Cámara de Diputados que el 91% de las frituras no ingresarán a los planteles de educación básica porque no cumplen con los niveles de contenido calórico y grasas establecidas.

«La norma establece con toda claridad los niveles, si se aprueban entran a las escuelas, si no, no entran y sólo el 9% cumplió los requisitos».

Agregó que dicha situación no sucede con los pastelillos, porque la industria empezó a modificar su proceso en dicho campo. «Hoy vemos en el mercado muchas barritas que tienen niveles calóricos muy bajos y que precisamente quisiéramos que en todo caso los niños pudieran consumir estos productos y no otros de altísima densidad calórica».

Asimismo, al explicar cuáles han sido las acciones de la dependencia en torno a la salida de los alimentos y bebidas chatarra de las escuelas, Lujambio Irazabal hizo énfasis en que el problema de la obesidad y el sobrepeso en los niños no se podrá enfrentar exitosamente si no se genera una nueva cultura de la alimentación, que debe empezar en las escuelas.

Por lo cual, reiteró que en total 225 mil planteles de educación básica del país, públicos y privados, se someterán a los lineamientos.

También dijo que la SEP no está en aptitud de regular la venta de «chatarras» en límites de las escuelas, por lo que no puede ir y aplicar la autoridad.

«A nosotros donde nos llamen iremos como Secretaría de Educación Pública, pero bajo ninguna circunstancia podemos violentar la norma e ir a donde no nos llaman y aplicar nuestra autoridad».