Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 1ro de diciembre de 2020

Cargando...
Cargando...

Niños tienen mayor carga viral que los adultos, según estudio

por El Ágora 4919

Niños tienen mayor carga viral que los adultos, según estudio

¿Qué significa esto para las escuelas?

En tiempos normales, la investigación académica avanza lentamente. La tasa de llegada de nueva información sobre cualquier pregunta dada: ¿es saludable tomar café o comer brócoli? ¿Las pantallas son malas para los niños? Es bastante lento. Por lo general, tenemos tiempo para pensar en nuevos estudios y preguntar qué agregan a lo que ya sabemos.

Este no es el caso con COVID-19. Sabemos muy poco sobre esta enfermedad y el virus que la causa, por lo que cada nuevo estudio parece significativo. Y hay muchos estudios nuevos que salen todos los días: es difícil no sentir la sobrecarga sensorial del estudio, y la velocidad hace que sea difícil incorporar cualquier información antes de que llegue una nueva investigación. La consecuencia práctica es que las personas parecen estar aprovechando cada nueva información como si reemplazara cualquier cosa que vimos antes.

En ninguna parte es esto más cierto que en las discusiones de COVID-19, niños, transmisión y escuelas.

El jueves, JAMA Pediatrics publicó un estudio que tenía información sobre el ADN viral en las narices de los niños. El estudio fue ampliamente cubierto, con titulares como «Nueva evidencia sugiere que los niños pequeños difunden Covid-19 de manera más eficiente que los adultos». El tono general de cobertura fue que esto significa que no podemos abrir escuelas. ¿Pero es realmente una conclusión razonable de estos datos?

La cuestión de abrir escuelas, si deberíamos y qué sucederá si lo hacemos, es enorme. Implica comprender los niveles de transmisión comunitaria, pensar quién estará en la escuela y qué medidas de protección tomarán. Implica comprender cómo se transmite el virus de estudiante a estudiante, de estudiante a adulto, de adulto a estudiante y de adulto a adulto, específicamente en el entorno escolar. Hay muchas, muchas pruebas que necesitamos reunir para comprender este panorama general.

Entonces, un elemento de la gran pregunta de reapertura escolar es: ¿cuánto transmiten el virus los niños en edad escolar si están infectados? Una respuesta concluyente a esta pregunta afectaría nuestra comprensión de las aperturas escolares, aunque no sería suficiente, por sí solo, para decirnos qué hacer.

Si reducimos las cosas aún más, una parte de entender cuánto transmiten el virus los niños es comprender el nivel de virus que los niños infectados transmiten en relación con los adultos. Es esta pregunta, y solo esta pregunta, la que aborda este nuevo estudio.

Con ese fin, estos investigadores estudiaron muestras de 145 personas con COVID-19 sintomático. Todas estas personas (que oscilaban entre menos de 1 mes y 65 años) dieron positivo con un hisopo nasofaríngeo. Cuando se prueba a alguien con un hisopo, la muestra se procesa mediante un PCR. En este proceso, el ARN viral se convierte en ADN, y cualquier material viral COVID-19 se etiqueta para que pueda reconocerse. Luego, la muestra se procesa a través de ciclos de replicación para producir suficiente ADN viral para ser reconocido. Si la muestra arroja cantidades suficientes de ADN viral, se codifica como positiva.

Cuando se procesa una muestra, también se asocia un resultado positivo con un valor de CT, que mide el número de ciclos de replicación que la máquina tuvo que hacer para obtener una cantidad detectable del virus. Un valor CT menor significa que la muestra comenzó con más material viral, ya que se necesitaron menos repeticiones para producir una cuenta considerable. Lo que descubrieron los investigadores es que, entre los 46 niños menores de 5 años, el tiempo de replicación fue más corto que para los niños mayores (5-17) o adultos. Esto significa que tenían más material de ARN viral en sus fosas nasales.

Entonces, ¿cómo pasamos de esta pequeña información a las grandes preguntas sobre las escuelas? Primero, ¿podemos extrapolar del material viral al virus infeccioso? La PCR reconoce el ARN viral, ya sea del virus completo o de fragmentos del virus. En general, la presencia de ARN viral indica infectividad, pero no es exacta. El virus fragmentado o debilitado aparecerá en esta prueba, pero no será infeccioso.

La segunda extrapolación, mucho más grande, es de este material viral a la transmisión. Podemos especular, pero en realidad no sabemos la relación entre la cantidad de virus que porta una persona y cuán infecciosa es. Además, este documento no es el único punto de datos que tenemos sobre la eficacia con la que los niños transmiten el virus. Una forma más directa de estudiar la transmisión es observar la transmisión en el hogar que varía según los grupos de edad: si un niño de 5 años es la primera persona en contraer COVID-19 en su hogar, ¿a cuántas personas infecta? ¿Qué pasa si un joven de 30 años trae la enfermedad a casa? Un gran estudio en Corea del Sur encontró que los niños menores de 10 años transmiten a una tasa menor que otros grupos (aproximadamente el cinco por ciento de sus contactos domésticos estaban infectados, en comparación con el 11 por ciento en general). Ese estudio sugiere que los niños más pequeños no son esparcidores efectivos. Otro estudio más pequeño de 14 niños menores de 14 años en Italia (que aún no se ha revisado por pares) mostró una transmisión del 22 por ciento de los contactos domésticos. Estos dos resultados contrastan entre sí, pero como el estudio de Corea del Sur es más amplio, está mejor documentado y ha sido revisado por muchos epidemiólogos ya, creo que en este momento estaríamos a favor de su evidencia.

Queremos pensar en esta evidencia de muestra de hisopo en el contexto de la información más directa sobre la transmisión y, sinceramente, creo que deberíamos privilegiar la evidencia de transmisión directa.

El paso final es preguntar qué le dice esto a las escuelas y, aquí, parece un gran salto. Entre otras cosas, las mayores cantidades de material viral en este estudio se observan en niños menores de 5 años, que está por debajo de la edad escolar. Pero más allá de eso, suponiendo que, digamos, los niños de 6 años muestran niveles similares cuando se enferman, esta es solo una pequeña pieza del rompecabezas de reapertura. Si un estudio hubiera encontrado que los niños menores de 5 años no tenían ningún material viral, eso no habría hecho que la reapertura escolar fuera segura. Y descubrir que tienen mucho material viral agrega poco a nuestra comprensión de sus riesgos.

Por supuesto, hay valor en la nueva evidencia, en la investigación. Necesitamos seguir aprendiendo más sobre el virus, y este documento nos ayuda a hacerlo. Pero al mismo tiempo, debemos ser cautelosos acerca de cuánto obtenemos de un estudio. Y este no nos dice mucho sobre la apertura de las escuelas.