Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 7 de abril de 2020

Cargando...
Cargando...

«No hay precio oficial de la tortilla»

314

«No hay precio oficial de la tortilla»

Albertico Ibarra niega que exista voracidad por parte de los productores y de quienes comercializan este alimento

Juárez.-En Virtud de que el precio de la tortilla no tiene control oficial, el subdelegado de la Secretaría de Economía (SE) en Ciudad Juárez, Albertico Ibarra Espino, niega que exista voracidad por parte de los productores y de quienes comercializan este alimento, que en México es alimento de primera necesidad.

«No existe un precio oficial, por tal razón los consumidores deben ubicar donde se vende más barato, porque a pesar de que es alimento básico no está controlado su precio máximo al público y en caso de que estuviera no le corresponde a esta dependencia vigilar se respete», sentenció Ibarra Espino.

A pregunta expresa sobre por qué en tiendas de abarrotes, este alimento se comercializa hasta en 14 pesos por kilo, el funcionario federal, aclaró que los tenderos no son productores, ellos son intermediarios, logran acuerdos con los productores independientes, quienes por supuesto les dan el alimento a menor precio y el tendero la vende conforme a ley de la oferta y la demanda.

Este alimento como tal no se puede controlar, como se hace con la materia prima (Maseca), por tal razón, las grandes tiendas que cuentan con maquinaria propia la ofertan más barata, porque sí les costea y no condicionan para nada su venta, a diferencia de las tiendas de barrio que como ninguna autoridad las vigila, en casos contados sí pueden condicionar su venta.

«No es problema nuevo, desde el año de 1998 no existe un control oficial, los productores de la misma, están en libertad de fijar su precio», reiteró.

Lo que sí está penado es esconder producto, teniendo como objetivo incrementar aún más su costo final al público, pero -insistió- no corresponde a la Secretaría de Economía estar vigilante, en todo caso sería la Procuraduría Federal del Consumidor donde se pudieran presentar las quejas por los altos precios y por escatimar o condicionar su venta, como hace muchos años sucedió con otros productos y alimentos de la canasta básica.

Justamente la liberación del precio es para que no falte en la mesa de ningún hogar en México, correspondiendo a cada quien en lo personal donde adquiere el alimento.