Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 19 de noviembre de 2017

Cargando...
Cargando...

¡No más de lo mismo!

por Sara O Durán 477

¡No más de lo mismo!

Que no haya ausentismo en nuestra cita de civilidad el 4 de julio, donde podremos expresar que para Chihuahua

El rumbo de los pueblos se decide en la política, por lo tanto debiera ser para todos tan apasionante, como luchar por los ideales personales, pues nadie queda exento de sus aciertos o desaciertos.

La apatía, como consecuencia del desengaño repetitivo por la actuación de muchos políticos, sólo nos hunde más y más.

Aprendamos a transformar nuestro enojo en fuerza, en creatividad, en motivo suficiente para la unión y el movimiento que nos genere mejoría común, en vez de quedarnos inmóviles.

Seamos nosotros los fabricantes de nuestros resultados, usemos todas nuestras capacidades, que son muchas, por dar los cambios urgentes que necesitamos, por regenerar a nuestra sociedad y aunque nos cueste mucho esfuerzo, crear otro inicio para las generaciones venideras. Porque rectificar lo echado a perder, nos implicará un doble trabajo.

Los expertos afirman “que todas las decisiones políticas de nuestro país, son tomadas por una cúpula de poder, muy ajena y por encima de quienes conformamos el pueblo, quienes nada podemos modificar”.

Sin embargo, el marco legal de nuestro país, contiene las medidas necesarias para hacer valer nuestros derechos ciudadanos y, exigir que sean respetados. No conformarnos, ni vencernos, sin participar. Hay que informarnos, opinar, convencer, pero principalmente ¡votar!

Rompamos ya con la indiferencia o “valemadrismo” con que permitimos que Chihuahua sea conocido mundialmente por sus primeros lugares en asuntos negativos.

Los chihuahuenses, nos habíamos distinguido en la historia por encabezar diversos movimientos sociales importantes. Ya es tiempo, de que volvamos a tomar esa capacidad de iniciativa, de organización, que tan orgullos nos ha hecho sentir de nuestro origen.

Por más que tratemos, nunca comprenderemos, porque un personaje tan siniestro como el “gober precioso” de Puebla, priista, aún siga en su puesto, con tantas pruebas en su contra, de delitos tan graves.

Cómo es que un Fidel Herrera, priista, en Veracruz, reparte descaradamente los recursos públicos, para refrendar a su partido en el poder y no se le destituya inmediatamente, con la evidencia de las grabaciones. A pesar de que no generó nada positivo para su población, al igual que todos los gobernadores que han pasado por ese Estado, con niveles de pánico de marginación y pobreza, en donde ese partido ha sido vitalicio.

Como un Mario Villanueva Jr. es candidato en Quintana Roo, hasta con una campaña de reivindicación de la imagen de su padre, ex gobernador priista, involucrado en giros negros y a quien acaban de extraditar a las cárceles de Estados Unidos.

Así como incomprensible es la influencia de tantos personajes priistas, que de muchas formas han dañado y seguirán dañando y entorpeciendo nuestro desarrollo y que si los enumeráramos, sería una lista sin fin.

Ellos, los priistas confían en que el mexicano es un pueblo de gente muy noble, sin memoria, pero las secuelas de sus traiciones, ya no caben en el olvido de nadie.

También confían en que el mexicano es un pueblo muy hambreado, muy ignorante y muy resistente. Que por paliativos momentáneos como una despensa o un techo de cartón, o unos cuantos pesos, elegirá a los mismos enemigos otra vez.

Si en otros Estados aún creen en ellos, en Chihuahua ya no. Tenemos que sostener, sin dudar, las riendas de la próxima decisión, que ya está muy cercana. Hay que cerrarles el camino a quienes han traicionado nuestros intereses.

Seamos de nuevo los de Chihuahua el ejemplo de origen, de transformación, cabeza de los cambios necesarios e inaplazables. Para que nunca más ningún chihuahuense vuelva a someter su voluntad a cambio de esos paliativos engañosos, para que unidos desaparezcamos nuestras manchas de marginación y desigualdad.

Contamos con una alternativa para lograr equilibrio y justicia en nuestro Estado, para los próximos 6 años con Carlos Borruel, el reúne: capacidad, accesibilidad, seguridad, conocimiento, conciencia social, dinamismo, disciplina, trabajo, entre otras muchas cualidades.

Así como nuestros hermanos Tarahumaras están confiando en ese hombre, apoyémoslo el resto de chihuahuenses, para que él nos apoye a resurgir, en un compromiso mutuo, más unidos, porque hoy necesitamos como nunca de unión.

Que no haya ausentismo en nuestra cita de civilidad el 4 de julio, donde podremos expresar que para Chihuahua:

¡No más PRI! ¡No más de lo mismo!

Sara O Durán