Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 27 de junio de 2017

Cargando...
Cargando...

No se vale

por Antonio Tiscareño 560

No se vale

Desde las más antiguas épocas los seres humanos nos hemos enfrascado en la lucha constante por el poder

Desde las más antiguas épocas los seres humanos nos hemos enfrascado en la lucha constante por el poder, esto es muy comprensible y justificable porque mientras seamos seres llenos de necesidades y tengamos que encontrar la forma de solventarlas, nos seguirán confrontando las diferencias de opinión acerca de como nos es válido conseguir lo que necesitamos, lo que actualmente ya no es aceptable, es la ambición desmedida por el poder.

Aún en nuestros días la humanidad seguimos pagando el alto precio de los milenios de esfuerzo y sufrimiento que nos está costando comprender que existen formas más inteligentes que el uso de la violencia para defender nuestros intereses y aceptar que cada individuo tiene algunos derechos básicos que deben respetarse, como lo es por ejemplo; el don primordial de su vida y el tener acceso a lo que sea suficiente para preservarle la existencia.

Tener conciencia de que los que convivimos somos básicamente iguales tanto en capacidades como en carencias, nos inicia en la consideración de que existe en nosotros una dignidad que estamos obligados a reconocer mutuamente y esto nos encamina a la conclusión de que ambos debemos asociarnos en la defensa de nuestros intereses, es ahí donde nace el concepto de solidaridad, entendido como el reconocimiento de necesitarnos unos a otros.

No se puede decir que el total de la humanidad ha alcanzado esta comprensión, más para nuestro pueblo es palpable haber logrado un cierto grado de avance. Después de varias guerras internas en nuestro país, se ha vivido una prolongada etapa de calma que nos ha permitido organizarnos y progresar en la forma como llevamos nuestra convivencia, más como en el resto del mundo no todos los pueblos han avanzado al mismo ritmo, entre nosotros los mexicanos no hemos logrado que todos los individuos nos civilicemos homogéneamente.

El proceso civilizador raramente se desarrolla en forma serena y tersa, está visto que de cuando en cuando nuestra sociedad se sacude con movimientos de ajuste que rompen bruscamente la armonía y la gradualidad del desarrollo y aunque los protagonistas de esos episodios buscan autojustificarse con el argumento de la bondad de sus propósitos, la violencia de los métodos que pretenden utilizar para provocar esos cambios, anula la validez de sus propuestas.

A estas alturas de la historia, cuando ya hemos comprendido que todos los seres humanos tenemos los mismos derechos, para cualquier causa que pretenda reivindicar el bienestar de los individuos, la única premisa que le es justificable es la de que el éxito de su propuesta signifique el bien común, que los resultados del esfuerzo hecho no arrojen un saldo de vencidos y vencedores, que antes bien la cobertura de los beneficios obtenidos sea universal, este y sólo este es el verdadero concepto de modernidad en cuanto a desarrollo social, pues si ya ideológicamente rompimos el paradigma de primitivismo que antes imperaba en el cual una victoria significaba el control despótico de los vencedores a costa de la anulación total de los derechos de los vencidos.

Hoy sabemos que existe la forma de construir otro escenario en el cual es posible aplicar los logros del triunfo con mayor justicia y obtener resultados de efectos menos contrastantes, porque la intención de la auténtica lucha por el progreso es incluir a todos los actores involucrados en un esquema virtuoso de “Ganar – ganar”, esta puede parecer una utopía que el pragmatismo sistemáticamente se encarga de combatir con su característico cinismo.

Este alto propósito pareciera ser un proyecto inalcanzable, más así también parecieron serlo todos los que antes fueron sólo sueños idealistas y que hoy vivimos con tanta naturalidad como realidades tangibles gracias a que las generaciones que nos antecedieron les aplicaron el elemento invencible de la determinación, nacida del hambre de justicia que es la esencia del espíritu vital que anima a la raza humana. Mientras persista la vida, existirá el anhelo de igualdad entre los individuos. Esta es una verdad tan grande como la existencia de la vida misma.

Sin embargo existe una influencia tiránica que nos conduce necesariamente al error, muchos individuos estamos infectados aún de egoísmo, que no viene a ser otra cosa que una forma de ignorancia, algunos tendrán el atenuante de que su ignorancia se debe a la falta de oportunidades para accesar al conocimiento, más en otros esa ignorancia será agravada por la culpabilidad, porque teniendo acceso a los conocimientos, han elegido libremente pervertir el espíritu de universalidad de la sabiduría y retenerla para beneficio exclusivo de grupos cerrados que mantienen en la ignorancia a las grandes masas y lo hacen deliberadamente porque sabedores de que la verdadera educación es liberadora, prefieren confiscarla para no perder su dominio sobre los que manipulan sutilmente mediante una sofisticada forma de esclavitud cultural que dosifica, tergiversa y escatima la verdad el conocimiento auténtico.

No por el hecho de ser astutos se convierten por ello en infalibles y muy a su pesar, el conocimiento fluye más allá de sus intentos secuestradores; como semilla indomable germina, como río invencible crece y se desborda, si encuentra el terreno fértil de la esperanza se propaga, da fruto y termina por generar movimientos liberadores que poseen la fuerza necesaria para provocar cambios, algunos sutiles pero significativos, otros contundentes y transformadores; todos estos preámbulos nos permiten entender el fenómeno social que se está gestando en nuestro estado.

Los chihuahuenses nos aprestamos a combatir contra el viejo sistema representado por el PRI, sólo las generaciones más jóvenes ignoran que afinca sus oscuras e inconfesables raíces en la antigua masonería que entendía sólo de iniciados y profanos, que por decreto de sus mandos cupulares establecía diferencias de categorías y por lo tanto diferencias de derechos entre los niveles, la práctica selectiva de quien puede acceder a mejor cargo persiste hasta hoy en el PRI y en este grupo que influyó definitivamente en la concepción de un sistema que más que “educativo” ha sido “instructivo”, alienante por ser manipulador de la historia y de la conciencia de los educandos, que instalando a lo largo y ancho de todo nuestro territorio sus fábricas de sumisos veneradores del régimen gobernante logró estableces durante más de siete décadas una dictadura perfecta con apariencia de democracia en la que sólo se permitía al individuo abrir la boca para alabar “los logros de la revolución” y manifestar servil agradecimiento por los favores recibidos .

“No más”... los chihuahuenses hoy le decimos “no más” a los herederos de ese pervertido sistema, quienes aún se consideran con derechos patrimoniales sobre el resto de la población y descaradamente nos envían desde su cuartel centralista a un elemento que los representa perfectamente en cuanto a su actitud impositiva y exigente de sumisión, un candidato que no ha tenido empacho en quitarse la máscara de autoritarismo y ha empezado por reclamarles alianza a los mini-partidos que fueron creados en épocas recientes desde las entrañas del PRI sólo para aparentar modernidad política ante la presión que empezó a ejercer el resto del mundo y que luego les han encontrado otra utilidad pues los han manipulado convenientemente - como en esta ocasión - para enfrentar a la auténtica oposición.

Tenemos bien entendido que las contiendas electorales de nuestros tiempos, no son otra cosa que la versión moderna y civilizada de las ancestrales guerras que sostenían entre si las tribus de un territorio a fin de allegarse el poder y controlar mediante el uso de la fuerza las condiciones en las que debía darse la convivencia. Para el caso que nos ocupa el avance cultural significa que hoy están estipuladas y definidas las reglas de las contiendas electorales, que después de milenios, la democracia es un valor que ha costado mucho obtener y por lo mismo todos debemos respetar y defender, violentar el espíritu de la ley y la ley misma no es válido para nadie porque al hacerlo no sólo se atenta en contra de los adversarios políticos sino en contra de todo el avance cultural de la humanidad.

Usted y yo estamos siendo testigos de como el PRI está utilizando todas las formas no permitidas de ataque en contra de su único opositor que es el PAN y que maneja el doble lenguaje de la falsa caballerosidad aparentando legalidad, frente a los medios ser respetuosos de la ley electoral, cuando a nivel de la calle vemos a sus brigadas ocupadas en la práctica de los viejos vicios de la compra de votos en efectivo contante y sonante pero también mediante la promesa de condonación de deudas de la JMAS, de adeudos de pavimento, de multas de tránsito, de impuestos, acciones que además de ser indebidas son ilegales, porque el manejo discrecional en el pago de estos impuestos no es atribución de ningún funcionario y no está dentro de las atribuciones que les otorga la ley a los gobernantes. Todo esto está sucediendo ante la mirada indolente del IEE en donde ya se evidenció el favoritismo y el contubernio en el que se cargan a favor del candidato tricolor César Duarte Jáquez a quien dejan hacer y deshacer sin sancionarlo de acuerdo a la ley electoral vigente.

Estas prácticas injustificables representan un grave retroceso en el proceso de avance del desarrollo de nuestra sociedad y no podemos permitir que las cosas sucedan así, no nos sorprende esta forma de actuar, la noticia estaría en que hubieran renunciado a esas viejas y corruptas prácticas, por toda esa forma indecente de ser, ya característica de ese partido, es por lo que el PAN surgió como oposición y es de gran contento percibir que ya no sólo este partido sino la mayor parte de la población del estado nos manifestamos abiertamente en contra de seguir viviendo en un México asolado por los vicios electorales y todos los males sociales que de ello se derivan.

Nos hermanamos en un abrazo solidario a todos los chihuahuenses que anteponen los valores éticos en medio de los que quieren que se desarrolle la vida de sus familias, que han alcanzado el suficiente grado de conciencia de que no podemos seguir permitiendo que los cochinos contaminen de suciedad el ambiente social en el que han de crecer nuestros seres amados, así como hoy combatimos decididamente a la parte más violenta de nuestra sociedad y nuestras fuerzas castrenses los persiguen y los encarcelan, así mismo la sociedad civil estamos cerrando filas, conformando un invencible ejército de votantes que con su participación conciente y responsable hemos de sacar del poder a quienes han demostrado que sólo importan ellos mismos y se han aliado en contra nuestra para seguir delinquiendo impunemente

“Quien acepta el mal sin protestar, colabora con él”. (Anónimo)....Es tiempo de enmendar errores, es de sabios reconsiderar y si antes no hicimos lo que debemos hacer, hoy la historia nos brinda la oportunidad de reivindicarnos, de lo contrario caerá sobre nosotros la responsabilidad de que las cosas empeoren y nuestros descendientes paguen el precio de nuestras omisiones. “En esta generación tendremos que arrepentirnos, no tanto de las acciones de la gente perversa, sino de los pasmosos silencios de la gente buena” (Martin Luther King).