Noticias de Chihuahua, Chih., a Sábado 23 de febrero de 2019

Cargando...
Cargando...

Nuevo esquema de seguridad pública y gobernación

por Héctor Pérez 276

Lo menos que debemos hacer es otorgar a ese nombramiento el beneficio de la duda

Designar a Fernando Gómez Mont como nuevo Secretario de Gobernación del Gobierno Federal es una decisión estadista por varias razones, en primer lugar, no se deja mucho tiempo esa función acéfala y con el país a merced del crímen organizado. Segundo, se trata de un hombre que no es muy amigo del Presidente por lo que el mensaje es de apertura. Se trata de un abogado litigante, jurista, que fue legislador y que conoce el derecho, el arte de la negociación y que además como característica personal es dueño de un temperamento fuerte y con una capacidad de indignación, que para su función, seguramente contarán mucho.

Lo menos que debemos hacer es otorgar a ese nombramiento el beneficio de la duda y apoyar con todo, lo que sea impulsado desde allá del centro en materia de seguridad pública. Mas nos vale la unidad en torno a un líder visible que es el Presidente Calderón y a su nuevo encargado en la materia mas difícil que enfrenta el Gobierno Federal y en la cual necesita toda la solidaridad, el valor y la eficacia de todos los Gobiernos Estatales y Municipales.

Cuando hablo de un nuevo esquema de seguridad pública no me refiero a que no esté de acuerdo con el que actualmente existe. Realmente las nuevas reglas del derecho penal y del procesal penal a nivel federal fueron propuestas por extraordinarios juristas, conocedores de la práctica penal, de la realidad del país y además académicos. Cuando hablo de este esquema me refiero a una idea muy interesante que se maneja en el medio legislativo federal en el sentido de aglutinar en un solo mando todas las diferentes policias que operan en la prevención, en la persecusión e investigación de los delitos contra la salud, en las investigaciones especiales como el Cissen, incluso como bien se ha dicho, me refiero también a la labor de Hacienda en materia de lavado de dinero, etc.

Muchas autoridades intervienen en esta materia del crímen organizado y cada una actúa por su lado y esa dispersión permite que unos trabajen y otros solo se justifiquen con palabrería y echándole la piedra al otro. ¿Cómo se llamaría ese nuevo y único mando? Eso es lo de menos. También es obvio que aglutinar todas estas funciones en un mando es mas fácil transparentarlas y mantenerlas bajo control y darle bajón al que se haga loco. También esto supone que la actividad política de Gobernación solo quedaría a cargo de esa secretaría y sería mas ágil en los asuntos exclusivamente políticos. Esa es la propuesta.

Aquí en Chihuahua por lo menos debemos pensar en un esquema que funcione, porque es lamentable que este tema de la seguridad pública se haya politizado. ¿Que propongo para ese esquema? 1.-Que los acuerdos de los tres niveles de Gobierno para enfrentar este problema sean ventilados ante la Coparmex, la Canaco, la Concanaco, las asociaciones de negocios, las escuelas particulares y demás, para que de esta forma la sociedad civil conozca las responsabilidades concretas de todos y cada uno de los niveles de Gobierno y pueda pedirles cuentas. De otra manera cada nivel de Gobierno se protege con sus legisladores en la cámara de diputados. 2.-Fortalecer al Gobernador Reyes Baeza y a la Procuradora de Justicia con acciones federales y municipales muy claras, que no dejen dudas de que se hace el trabajo que corresponde. Debilitar al Gobernador y a la Procuradora es un contrasentido y lo mas impolítico. De ninguna manera existe un esquema fracasado contra el crímen, lo que falta es unidad y colaboración. 3.-Fijar un término perentorio para que la Procuradora y la Federación ofrezcan a la opinión pública resultados concretos en este trabajo. 4.-Que se explique porqué hasta ahora se han consignado mas de quinientos expedientes de parte de la PGJE a la PGR. 5.- Que se tenga a la vista de la ciudadanía y la opinión pública los resultados de todos los exámenes de confianza de los policias 6.-Que se analice seriamente la posibilidad de aumentar los sueldos y proveer seguros de vida holgados y dignos a los oficiales de policia y tránsito de todos los órdenes, ya que su labor, y me refiero a los que sí realizan su trabajo, es encomiable, admirable y merecen el reconocimiento de la sociedad. 6.-Que se provea capacitación y armamento de alto poder a los policias de todos los niveles y de preferencia en una comunidad profesional donde se identifiquen y conozcan cada uno de ellos y creen lazos de afectividad y lealtad. 7.-Dar a conocer a través de los medios de comunicación los grandes frutos en la lucha, los secuestros gigantescos de armas y las detenciones de operadores del crímen organizado con nivel de operación internacional que ha conseguido el Gobierno Federal. Honrar pues, la gran labor de la federación y que del Gobierno Estatal no ventile tan fácil posiciones críticas que solo expresan angustia y desesperación. 8.-Involucrar a el ombudsman chihuahuense para que con ojo crítico proceda a analizar las circunstancias de las ejecuciones y determinar en que casos se actuó con omisión, violándose el derecho de la víctima, al dejar escapar a los sicarios. 9.-Que se revise localmente la figura jurídica de la flagrancia para extenderla a unas 24 horas, aunque esto no debe ser pretexto para que las policias estatales y municipales actúen de manera inmediata después de los crímenes. Y la medida mas importante es involucrar a la voz de ya al empresariado chihuahuense para que revise objetivamente, sin partidismos, sin amiguismos, los resultados que se están ofreciendo a la población Chihuahuense.

Reitero lo que ya he dicho. Que son importantes las vidas de los inocentes y los culpables, de los ciudadanos justos y de los que delinquen. Nuestro sistema judicial castiga con la cárcel. Nadie debe morir. La sociedad debe buscar una defensa jurídica y ciudadana, unida, sin partidismos...

Reitero pues mi voto de confianza al nuevo Secretario de Gobernación y espero para Chihuahua un esquema de trabajo en la seguridad pública que ya involucre al empresariado y a la sociedad civil y que todas las medidas posibles honren la vida y no la muerte. Y sobre todo que honren a todos los policias que con una vocación clara para su responsabilidad arriesgan sus vidas.

Ellos merecen sueldos decorosos, equipo para su protección y para proteger a la sociedad y seguros para sus familias...