Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 25 de junio de 2019

Cargando...
Cargando...

Ofrecerá Ofech concierto mágico

259

Ofrecerá Ofech concierto mágico

Ofrecerá Ofech concierto mágico el viernes 15 de octubre

Se invita a la ciudadanía a acudir al Teatro de los Héroes este viernes 15 de octubre para disfrutar el concierto mágico que iniciará en punto de las 20:30 horas, que mediante notas musicales abordará la historia de la bella Scheherazade, la bella narradora de historias como Simbad el Marino y el Príncipe Kalendar.

A lo anterior invita el Gobierno del Estado de Chihuahua a través del Instituto Chihuahuense de la Cultura y su Orquesta Filarmónica del Estado (OFECH).

El programa de este 15 de octubre inicia con la obra de John Adams “The Chairman Dances”, Foxtrot para Orquesta; el Concierto para Trompeta y Cuerdas, obra del compositor Johann Baptist Neruda; y la Plegaria Taurina para Trompeta, Alientos y Percusión del compositor Rafael Mendez; con la participación del músico invitado Ignacio Cornejo (Trompeta).

La segunda parte del programa se convierte en magia pura al presentar mediante notas musicales la historia de “Scheherazade, Suite Sinfónica, Op. 35”, del compositor Nicolai Andreievich Rimsky-Korsakov, quien narrará la historia de “El Mar y el barco de Simbad”, “La historia del príncipe Kalendar”, “El joven príncipe y la joven princesa” y el “Festival en Bagdad”, que sucede cuando “el barco encalla contra un acantilado superado por el Jinete de Bronce”.

El movimiento Romantico en el arte promovió el exotismo en la música, la pintura y la literatura, que evocan la atmósfera pintoresca y el color de las tierras lejanas a Europa (Medio y lejano Oriente). Esta fascinación por el Oriente fue llevada también hacia la palestra internacional por la escuela nacionalista rusa del grupo de los Cinco (Cui, Borodin, Balakirev, Mussorgski y el propio Rimsky-Korsakov), en un imperio que se extendía hasta las fronteras de Persia. Por lo tanto el ambiente de los cuentos de hadas de Asia invade la música rusa. Rimsky-Korsakov lo ejemplifica con la resplandeciente Scheherazade, compuesta en 1888.

Inspirada en la historia de las “Mil y una noches”. Scheherazade es el nombre de la muchacha que escapa de la muerte noche tras noche, contándole cuentos al Sultán quien amenazaba ejecutarla en cualquier momento. La suite de Scheherazade es una obra programática, con un hilo argumental extramusical, donde el título de cada movimiento corresponde con uno de los cuentos que relata Scheherazade. La suite está dividida en cuatro movimientos.

Ignacio Cornejo Díaz

El músico invitado, Ignacio Cornejo Díaz, es trompetista principal de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato que dirige el maestro Enrique Bátiz. Nació en Santa Catarina del Monte, Texcoco, Edo, de México, en Noviembre de 1981, inició sus primeros estudios musicales a la edad de 10 años tocando el Corno Francés y percusiones. Ingresa al Conservatorio Nacional de Música en 1996, en donde inicia sus estudios profesionales en la licenciatura de concertista de trompeta. En el año 2007 realizó una gira por la Republica Popular China con la Orquesta Sinfónica de Guanajuato y en el 2008, participó con la Orquesta Sinfónica del Estado de México en la gira por Estados Unidos, en el 2009 con la Orquesta Sinfónica de Guanajuato realizó una gira al Cairo y Alejandría en Egipto. Así mismo, estudió en Europa, tomando clases de trompeta en el Conservatorio Superior de Paris, y en el conservatorio de Bordeaux, Francia.

La trompeta

La trompeta es un instrumento musical con antecedentes muy lejanos. Fue perfeccionada por el constructor alemán Heinrich Stölzel (1722-1844) al inventar en 1815 un mecanismo de pistones que constituyó una verdadera revolución. Su uso es versátil y el brillo de su sonido enriquece desde el más modesto mariachi hasta el conjunto sinfónico más completo. Su ejecución es tan difícil que los mismos trompetistas la nombran “instrumento del diablo”. Bastan unos cuantos días sin practicarlo y acariciarlo, para que de inmediato se sientan sus consecuencias, perdiendo lo que los trompetistas llaman “perder la embocadura”.