Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 11 de diciembre de 2019

Cargando...
Cargando...

Oscar Villalobos arranca

3876

Las siete y todo sereno; Borruel

Al parecer el alcalde electo de Chihuahua ha decidido tomar con tranquilidad las cosas.

Mientras el ambiente político gira alrededor de los ataques del gabinete del Gobernador, José Reyes Baeza, hacía el alcalde Juan Blanco y mientras se desatan las pasiones de los supirantes rumbo al 2010, Carlos Borruel, prepara el terreno para iniciar su administración

Los más allegados, los más alejados y hasta los contrarios han hecho circular sus curriculums hasta llegar al alcalde para que los tome en cuenta en la próxima nómina, perdón administración, sin embargo el electo sentencía, «todo esta dicho», el gabinete se ha conformado.

En fin el 10 de julio que tome posesión Carlos Borruel, terminará esta que para mucho ha sido una larga espera, pero además será el termómetro para ver que tan posible es para el nuevo alcalde mantener las buenas relaciones con un gobierno estatal que hasta el momento es acusado de dedicarse a golpear a sus rivales políticos.

Ya que entramos en terrenos del estado, el Gobernador Reyes Baeza ha reiterado su molestia con los adelantados en la carrera a la gobernatura, sin embargo al parecer no ha podido con ellos.

Resulta que el que desato la gallera fue el Secretario de Desarrollo Municipal, Oscar Villalobos, quien al ver que el «Teto» mujia, perdón Murguia, se adelantaba en la busqueda de la candidatura, decidió también empezar ha hablar del tema, a reunirse a buscar apoyos y a darle con todo a la carrera adelantada.

No solo eso, después se le unieron los de enfrente, osease los panekes, quienes encabezados por los seandores, Tere Ortuño y Gustavo Madero, omenzaron también el ruido para buscar hacer bueno el adagio de que «al que madruga, Dios lo ayuda».

En tanto el alcalde capitalino, Juan Blanco, al parecer ya esta más preocupado por salir que cuando iba a entrar, nomás de la desesperación de ver que los otros se le quieren despegar.

En fin esta tan bueno el chisme de la política que ahora hasta al gobernador ya se le voltió eso de la barbita de candado.

Primero decián que se había dejado crecer la barba para que nadie lo reconociera, luego para tener un distractor y que dejaran de hablar de su próxima sucesión.

Pero resulta que al final un pasguato se acercó y hasta le pregunto que si ya los había traicinado, porque esa barba de candado favorecía a un candidato panista de una familia de abolengo cuyo jerarca utilizaba una barba similar, ¿a ver si adivina de quien se trata?