Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 26 de enero de 2021

Cargando...
Cargando...

PAN creo 41 mil plazas élite

311

PAN creo 41 mil plazas élite

Empleados de élite mejoraron además su sueldo, de $39 mil mensuales en promedio, a $100 mil, más prestaciones

En los últimos nueve años, la burocracia de élite en México pasó de seis mil a 47 mil 495 plazas en toda la administración pública federal, pero además mejoró su sueldo al pasar de un promedio mensual de 39 mil pesos y prestaciones por 200 mil pesos en el año 2000, a 100 mil pesos mensuales y prestaciones anuales de 700 mil pesos promedio en la actualidad.

De acuerdo con información proporcionada por la fracción parlamentaria del PRI en el Senado, hasta el año 2000, con el gobierno de Ernesto Zedillo, en toda la administración pública federal existían seis mil burócratas de élite, con sueldos promedio de 39 mil pesos mensuales y prestaciones anuales promedio por 200 mil pesos.

En 2009, luego de nueve años de gobiernos panistas, la alta burocracia en toda la administración pública está integrada por 47 mil 495 plazas con sueldos promedio de 100 mil pesos, con puestos de director general adjunto que devengan 150 mil 220.25 pesos mensuales y prestaciones por 610 mil 957 pesos al año o directores de área con ingresos mensuales por 79 mil 555 pesos y prestaciones anuales de 339 mil 13 pesos.

Excélsior comprobó que en el Proyecto de Presupuesto de Egresos 2010, la Secretaría de Hacienda prevé que un subsecretario o titular de entidad ganará al año tres millones 188 mil 175 pesos, de los cuales dos millones 395 mil 98 pesos son de salario, que dividido entre los 12 meses del año implican un sueldo mensual por 199 mil 591.5 pesos, y 793 mil 77 pesos al año son por concepto de prestaciones.

El análisis del PRI muestra que pasar de seis mil a 47 mil 495 plazas de alta burocracia implicó un aumento de 791 por ciento promedio, pero en casos como los jefes de área o unidad aumentaron mil 760 por ciento.

“Si queremos preguntarnos a dónde fueron a parar los ingresos petroleros históricos que tuvimos en los últimos años, ahí está parte de la explicación: a cubrir privilegios laborales a una burocracia de élite que no mejoró el ejercicio del gobierno y sólo hizo obeso el aparato administrativo federal”, aseguró el priista Francisco Labastida.

En tanto, el coordinador de los senadores priistas, Manlio Fabio Beltrones, describió como una “irresponsabilidad de los gobiernos conservadores” el aumento geométrico de la burocracia de alto rango en la estructura de la administración federal.

A su vez, el perredista Tomás Torres, quien promueve una iniciativa para obligar con la ley al gobierno federal a reducir el tamaño de la burocracia, lamentó que la única aportación del gobierno de Vicente Fox al país haya sido la existencia de puestos de trabajo de privilegio que han sangrado las finanzas públicas.

A partir de que el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, adelantó el pasado 31 de agosto a la fracción parlamentaria del PAN que el gobierno de Felipe Calderón recortará diversas plazas de la administración federal para adelgazar el tamaño del aparato burocrático, lo cual incluyó la desaparición de tres secretarías de Estado, un grupo de senadores priistas se dio a la tarea de dimensionar el tamaño de la administración pública federal.

De esta forma, los legisladores elaboraron primero el Comparativo de Plazas Asignadas en la Administración Pública Federal 2004-2006-2009, en el cual demuestran que la burocracia en las secretarías de Estado, PGR, Tribunales Agrarios, Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa y la Consejería Jurídica del Ejecutivo federal creció en cinco años de 521 mil 710 a 643 mil 550 plazas; es decir, 23 por ciento.

Pero la alta burocracia, sólo en estas 23 dependencias federales, lo hizo en 64 por ciento, al pasar de cuatro mil 612 a siete mil 568; en particular en la PGR, donde tan sólo en las plazas de dirección adjunta pasaron de una a 142, por ejemplo.

En ese primer estudio, los priistas incluyeron secretarios, subsecretarios, plaza homóloga a subsecretario, director general, director general adjunto y director de área.

Pero los priistas cuentan ya con un estudio sobre los nueve años de los gobiernos panistas y añaden la estimación del dinero que gana la burocracia de alto rango, sin incluir a los secretarios, pero ahora agregan a los jefes de área o de unidad, porque son puestos que crecen en forma directa por la creación de subsecretarías o plazas homólogas, así como de directores generales y directores generales adjuntos.

Así, en toda la administración pública, incluidos los organismos descentralizados, los priistas detectaron que las plazas de élite en el gobierno federal pasaron de seis mil que había hasta diciembre de 2000, a 47 mil 495 que existen hasta el presente mes.

El mayor crecimiento se registra precisamente en las plazas de directores de área o de unidad, pues en 2000 había 69 y ahora hay mil 212 plazas, lo cual significa un crecimiento promedio de 127 nuevos empleados de este nivel cada año, durante los últimos nueve años, y el crecimiento exponencial fue de mil 760 por ciento.

El segundo mayor crecimiento se registró en la jerarquía de subsecretarios o plaza homóloga a subsecretario, donde había 89 y ahora existen mil 11, lo cual implica un aumento del mil 140 por ciento.

Los directores de área crecieron, en el mismo periodo, 866 por ciento, porque había cuatro mil 446 y ahora hay 38 mil 427 puestos en esa categoría laboral.

Para las plazas de director general adjunto el aumento también fue exponencial, pero menos exagerado, pues en 2000 la administración de Ernesto Zedillo sostuvo a mil 396 empleados en esa jerarquía; ahora hay seis mil 845; es decir, 490 por ciento más.

Pero además, el promedio de sueldos aumentó, de acuerdo con el análisis priista, de manera considerable, porque hasta el año 2000 la alta burocracia tenía un salario promedio de 39 mil pesos y prestaciones anuales por 200 mil pesos; ahora el ingreso promedio mensual es de 100 mil pesos y las prestaciones anuales son de 700 mil pesos promedio.