Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 27 de junio de 2017

Cargando...
Cargando...

PGR va por cateos a casas de Coronel

459

PGR va por cateos a casas de Coronel

Señalan que la pesquisa está basada en las declaraciones que ha rendido Hiram Francisco Quiñones Gastélum

La Procuraduría General de la República (PGR) investiga a mandos policiales de Jalisco que se presume brindaban protección a Ignacio Coronel Villarreal, Nacho Coronel, quien fue abatido el 29 de julio durante un enfrentamiento con el Ejército mexicano.

Funcionarios de la PGR señalaron que la pesquisa está basada en las declaraciones que ha rendido Hiram Francisco Quiñones Gastélum, persona de mayor confianza del extinto líder del cártel de Sinaloa, ante el agente del Ministerio Público Federal adscrito a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO).

Igualmente, por la documentación diversa y la laptop que fue encontrada en la residencia del capo, ubicada en el número 1464 de la calle Paseo de los Parques, del fraccionamiento Colinas de San Javier.

Por el momento, la PGR continúa reuniendo más información para comprobar si los policías formaban parte de la organización criminal que lideraba Nacho Coronel, junto con Ismael el Mayo Zambada y Joaquín el Chapo Guzmán.

También esperan que en los próximos días se lleven a cabo cateos a propiedades ubicadas en Zapopan y Guadalajara, sitios en los que se ocultaba este narcotraficante, por quien existía una recompensa de 30 millones de pesos en México.

A comienzos de la presente semana, Francisco Quiñones Gastélum fue ingresado al Centro de Investigaciones Federales de la PGR. El juez quinto federal penal, especializado en cateos, arraigos e intervención de comunicaciones, otorgó la medida cautelar solicitada por la SIEDO contra este sujeto, ya que es probable responsable de los delitos de delincuencia organizada, contra la salud y portación de arma de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas. Al momento de su captura, tenía en su poder un fusil tipo AK-47 y reconoció que colaboraba con el narcotraficante, por lo que fue detenido y trasladado a las instalaciones de la SIEDO en la Ciudad de México.

Tras la muerte del capo, se localizaron siete millones de dólares en efectivo en sus residencias de Guadalajara. Además, tenía una computadora personal en la que almacenaba información relevante sobre las operaciones de la organización criminal.

Esto fue dado a conocer por la SIEDO, que señaló que en los inmuebles ubicados en Colinas de San Javier fueron hallados, además de los siete millones de dólares (una parte guardada en maletas), joyería, relojes finos, teléfonos celulares, armas de fuego, mil cartuchos de diversos calibres, dos granadas, una laptop, tres vehículos de lujo y documentación.