5.79°C

Cielo Claro

Chihuahua, Chihuahua



Viernes 17 de diciembre de 2021

Parte a la casa del Padre don José Fernández Arteaga; Falleció en la madrugada

El arzobispo emérito de Chihuahua ocupó el cargo en activo de 1989 a 2009, para posteriomente pasar a una vida de retiro en su tierra natal


El arzobispo emérito de Chihuahua ocupó el cargo en activo de 1989 a 2009, para posteriomente pasar a una vida de retiro en su tierra natal

Tras una intensa semana de lucha y haber sido regresado del hospital a su casa, esta madrugada falleció el arzobispo emérito de Chihuahua, José Fernández Arteaga, a la edad de 88 años, mientras se encontraba en su casa de retiro en su natal Santa Inés Michoacán.

Lo anterior después de una vida sacerdotal que inició en el 12 de septiembre de 1933, al nacer en el seno de una familia católica que cuenta con varios integrantes dedicados en su vida al servicio de la Iglesia Católica.

Recibió el sacramento de la sagrada ordenación, en el grado del presbiterado, el 6 de abril de 1957, en el mismo seminario, por la imposición de manos y la oración consecratoria del Excmo. Mons. Edwin Vincen Brian, Arzobispo de Santa Fe.

En el inició trabajo para la Diócesis de Tulancingo, entonces pastoreada por el Excmo. Mons. Adalberto Almeida y Merino, chihuahuense nacido en Bachiniva que a la postre también ocupo el arzobispado en nuestro estado y cuyo sustituto en el cargo fue precisamente don José Fernández.

Fernandez Arteaga fue preconizado por Pablo VI como Obispo de Apatzingán en Michoacán el 16 de julio de 1974, recibe la ordenación como tal el 12 de septiembre siguiente, por ministerio del entonces Nuncio Apostólico en México, Sr. Arzobispo Mario Pío Gaspari. Ahí permanece hasta el año de 1980, cuando el 9 de febrero de 1980, San Juan Pablo II, lo nombra Obispo de la Diócesis de Colima, tomando posesión el 8 de mayo siguiente.

Funda en 1976, el Instituto de Hermanas Diocesanas de Ntra. Sra. de los Ángeles, cuyo carisma es atender y ayudar a los obispos en los gobiernos pastorales, así como del cuidado de su propia persona.

Fue nombrado Arzobispo Coadjutor de Chihuahua el 27 de diciembre de 1988, tomando posesión el 25 de enero de 1989. Sucede en el gobierno pastoral de la Arquidiócesis de Chihuahua al Excmo. Mons. Adalberto Almeida y Merino el 24 de junio de 1991, recibiendo el palio arzobispal el 29 de junio, así mismo toma posesión como tal el 6 de julio.

El Papa Benedicto XVI acepta su renuncia al gobierno pastoral de la arquidiócesis de Chihuahua el 29 de septiembre de 2009, y nombra como sucesor en Chihuahua al Excmo. Mons. Don Constancio Miranda Weckmann, hasta ese día, obispo de Atlacomulco.

Descanse en Paz don José Fernández Arteaga.