Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 1ro de abril de 2020

Cargando...
Cargando...

Ponen precio a vidas de policías

190

Ponen precio a vidas de policías

Narcotraficantes pagan 15 mil dls por cabezas de mandos federales

En México, la vida de los policías que participan en los operativos contra el narcotráfico, y particularmente de sus mandos, tiene precio. Un precio que han fijado los narcotraficantes, quienes pagan a sus sicarios 15 mil dólares por matar a un comandante de la división de Fuerzas Federales.

La instrucción va acompañada de indicaciones precisas para identificar al blanco: “dispárenle al de la pistola”, porque, en el caso de esta división, “el que no trae arma larga es el mando”, revela un comandante de la corporación.

La amenaza para los mandos se ha extendido por las regiones norte y sureste del país, donde se mantienen operativos contra el crimen.
Ante el riesgo, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal ha recomendado a los agentes que llevan el mando de las operaciones en zonas de alto riesgo, como Sinaloa, Chihuahua, Tamaulipas y Baja California, “mantener un perfil bajo, no hacerse notar”.

La oferta se suma a una campaña de amenazas del narcotráfico dirigida tanto a las diferentes corporaciones policiacas como al Ejército, que se ha intensificado.

En Baja California, por ejemplo, hace unas semanas circularon volantes ofreciendo 5 mil dólares a quien presentara pruebas de que ha matado a un policía. Las carreteras y puentes peatonales se han convertido también en medios para publicitar amenazas, o invitaciones a policías y militares para sumarse a la delincuencia.

En Nuevo Laredo y Tijuana, los ataques a los mandos policiacos de los tres niveles han dejado de ser una amenaza y cobrado varias víctimas. La situación preocupa tanto a mandos como a agentes de menor rango.

“Yo tengo casi veinte años en la corporación y nunca había visto algo como lo que está ocurriendo ahora. Los delincuentes le han perdido el respeto a la policía”, confió un agente de Seguridad Regional.

Una de las situaciones más graves se dio hace unos meses en Nuevo Laredo, dentro del operativo Tamaulipas, donde casi todos los agentes de Seguridad Regional solicitaron su cambio ante las incontables amenazas de los narcotraficantes, reveló un funcionario de la corporación.

La decisión que tomó la Coordinación de Seguridad Regional en ese caso, explica, fue reforzar la presencia federal en Laredo.

Sin embargo, no siempre se responde con refuerzo a las amenazas, “por eso nos siguen matando policías y los compañeros se sienten solos, sin apoyo”, reconoce el funcionario.