Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 24 de septiembre de 2017

Cargando...
Cargando...

¡Qué tiempos aquellos, señor Don Simón!

por Miguel Ángel Sánchez 135

No se autorizará ningún film que pueda rebajar el nivel moral de los espectadores

Se acerca un robusto y bizarro “puente” (días festivos, para mis lectores no mexicanos), y me llega la nostalgia por mi época feliz e indocumentada, cuando no tenía noticia de las minas de sal académicas e ir al cine era mejor que asistir a un concierto de rock.

Yo, que viví el último ciclo de la edad de oro del séptimo arte mexica, que conocí a Gabriel Figueroa y que tuve una carcacha en la era de los autocinemas, admito que ese tiempo pasado fue quizá mejor. Van de muestra algunos fragmentos selectos del “Código Hays”, célebre reglamento que de 1930 a 1956 custodió los valores de la Civilización Occidental y Cristiana:

Principios generales. 1) No se autorizará ningún film que pueda rebajar el nivel moral de los espectadores. Nunca se conducirá al espectador a tomar partido por el crimen, el mal o el pecado; 2) Los estilos de vida descritos en el film serán correctos, tomando en cuenta las exigencias particulares de la trama; 3) La ley, natural o humana, no será ridiculizada y la simpatía del auditorio no será orientada hacia aquellos que la violentan.

Crímenes. 1) Asesinato. a) El asesinato será presentado de manera de no provocar imitaciones; b) No se mostrarán detalles de asesinatos brutales; e) En tiempos modernos, la venganza no se justifica; 2) el modus operandi criminal no será descrito con precisión; a) Las técnicas del robo, de la perforación de cajas fuertes y el dinamitado de trenes, minas y edificios, no deben ser detalladas; b) Se observarán las mismas precauciones en lo que concierne al incendio intencional; c) La utilización de armas de fuego será reducida al mínimo estricto; d) La técnica del contrabando no será expuesta; 3) El tráfico de drogas y el uso de enervantes no serán mostrados en ninguna película; 4) Salvo que la trama lo exija para los personajes, no se presentará el uso del alcohol en la vida norteamericana.

Sexualidad. El carácter sagrado de la institución del matrimonio y del hogar será mantenido. Las películas no darán a entender que prácticas groseras de relación sexual son cosa frecuente o reconocida; 1) El adulterio y todo comportamiento sexual ilícito, en ocasiones necesarios para la trama, no deben ser objeto de una demostración demasiado precisa, ni ser justificados o presentados bajo un aspecto atractivo; 2) Escenas de pasión: a) No deben ser introducidas en la trama salvo que sean indispensables; b) No se exhibirán besos ni abrazos de una lascividad excesiva, ni poses o gestos sugerentes; c) En términos generales, la pasión debe ser abordada de manera de no provocar emociones viles o groseras en el populacho; 3) Seducción o violación: a) Nunca deben ser más que sugeridas y sólo cuando la trama no pueda evitarlo.

Estos temas nunca deben ser objeto de una descripción precisa; b) Nunca serán temas de comedia; 4) Están prohibidas las perversiones sexuales y toda alusión a éstas; 5) Nunca se abordará la trata de blancas; 6) Se prohíbe presentar el matrimonio interracial; 7) La higiene sexual y las enfermedades venéreas no son tema de películas; 8) Nunca se presentarán escenas de partos, reales o en silueta.

Blasfemias. El Código de Producción no consiente el empleo de ninguna de las palabras de la lista siguiente, que no es exhaustiva: Dios; Señor; Jesús; Cristo (empleado con irreverencia); mierda; jodido; caliente (referido a una mujer); virgen; puta; mariquita; cornudo; hijo de puta; condenado; infierno (salvo cuando estas dos últimas palabras sean Indispensables y necesarias a la representación, en un contexto histórico correcto, en una escena o un diálogo, fundamentados en un hecho histórico o folklórico o a raíz de una cita bíblica, en su contexto, o a una cita literaria, y a condición de que no se haga ningún empleo de esas palabras que no sea conforme al buen gusto).

Vestuario. 1) El desnudo completo no se admite en ningún caso. Esta prohibición alcanza al desnudo de hecho, al desnudo en siluetas y a toda escena licenciosa de una persona desnuda a la vista de otros personajes del film […]. Toda alusión al sistema capilar, incluidas las axilas, está prohibida; 2) Queda prohibido mostrar a las mujeres quitándose las medias. Nunca un hombre deberá quitar las medias a una mujer. No está permitido a los hombres quitarse el pantalón. Si el argumento lo exige, se les puede mostrar con el pantalón ya quitado, a condición de presentarlos con una ropa interior conveniente; 3) el exhibicionismo queda prohibido; mostrar el ombligo también (cursivas mías).

Cuando el altísimo mandó llamar a don Will H. Hays, su viuda reveló que el santo varón padecía… ¡una curiosa e irrefrenable fijación por el ombligo femenino! Dios nos salve de los puros.

Molcajeteando…

A propósito de gringos, dice mi hermano campechano, con la palma en el texto sagrado (la carta de La Pigua), que la siguiente anécdota es 100% real. Conociéndolos, no lo dudo. Juzgue usted.

“Conversación real grabada de la frecuencia de emergencia marítima canal 106, en la costa de Yucatán, México, entre yucatecos y norteamericanos, el 16 de octubre de 1997.

“Yucatecos: (ruido de fondo):

“Les habla ‘El Palmar’, por favor, desvíen su rumbo quince grados este para evitar colisionarnos. Se aproximan directo hacia nosotros, distancia 25 millas náuticas.

“Gringos: (ruido de fondo):

“Recomendamos que desvíen su rumbo quince grados oeste para evitar colisión.

“Yucatecos:

Negativo. Repetimos, desvíen su rumbo quince grados este para evitar colisión.

“Gringos: (otra voz):

“Al habla el Capitán de un navío de los Estados Unidos de América. Insistimos, desvíen ustedes su rumbo quince grados oeste para evitar colisión.

“Yucatecos:

“No lo consideramos factible ni conveniente. Les sugerimos que desvíen su rumbo quince grados este para evitar colisionarnos.

“Gringo: (muy caliente):

“Les habla el capitán Richard James Howard, al mando del portaaviones USS Lincoln de la marina de los EE.UU., el segundo navío de guerra más grande de la flota norteamericana. Nos escoltan dos acorazados, seis destructores, cinco cruceros, cuatro submarinos y numerosas embarcaciones de apoyo. Nos dirigimos hacia aguas del Golfo Pérsico para preparar maniobras militares ante una eventual ofensiva de Irak. No les sugiero, ¡les ordeno que desvíen su curso quince grados oeste!

En caso contrario nos veremos obligados a tomar las medidas que sean necesarias para garantizar la seguridad de este buque y de la fuerza de esta coalición. Ustedes pertenecen a un país aliado y vecino. Por favor, ¡obedezcan inmediatamente y quítense de nuestro camino!

“Yucatecos :

“Les habla Juan Diego Ek García. Somos dos personas. Nos escoltan nuestro perro, nuestra comida, dos cervezas y un loro que ahora está durmiendo. Tenemos el apoyo de la Secretaria de Marina Armada de México y el canal 106 de emergencia marítimas. No nos dirigimos a ningún lado ya que les hablamos desde tierra firme. Estamos en el faro ‘El Palmar’, en Celestún, Yucatán. No tenemos la más p… idea de en qué puesto estamos en el ranking de faros. Pueden tomar las medidas que consideren oportunas y les dé la p… gana para garantizar la seguridad de su buque de m…, que se va a valer madre contra las rocas, por lo que volvemos a insistir y le sugerimos que lo mejor, mas sano y más recomendable es que ¡desvíen su rumbo quince grados este para evitar colisionarnos!

“Gringos:

“Bien. Recibido. Gracias.”