Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 28 de mayo de 2017

Cargando...
Cargando...

Queman más de 20 mil hectáreas de bosques

126

Queman más de 20 mil hectáreas de bosques

Brigadistas trabajaron durante madrugadas debido a fuerte viento

Aunque la actividad económica, política y educativa siguen su curso normal en el municipio de Guerrero, su alcaldesa Águeda Torres Varela determinó que el asunto de los incendios en aquella región es un problema de prioridad en este momento para todo el aparato gubernamental.

Las acciones de las diferentes direcciones prácticamente se paralizaron y cada uno de los directores de área acudió junto con su personal a combatir la propagación del incendio.

Incluso hicieron necesaria la llamada con carácter de urgente al gobernador del estado César Duarte Jáquez para solicitar el auxilio del Ejército Mexicano, ya que gracias a su conocimiento en el combate de incendios forestales se hace más eficiente la ayuda de un militar adiestrado que la de un ciudadano común que desee participar en la actividad.

Desde mediados de la semana pasada cualquier voluntario que decidiera integrarse a las brigadas forestales era inmediatamente llevado en las unidades de Obras Públicas y Policía Municipal para llegar hasta el lugar de los hechos y poder sumar más manos para controlar con esto la propagación de las llamas en las hectáreas de bosque.

Hasta el último conteo oficial se habla de más de 20 mil hectáreas de pinos calcinadas por el fuego, avivado por los fuertes vientos que azotan la región. El fuego, que tuvo inicio según se conoce desde el sábado pasado en Rejoyochi, se salió de control precisamente por la intensidad de los vientos, que permitieron que las llamas se fueran propagando, hasta dirigirse a municipios como Cusihuiriachi y Carichí, sin que hasta el momento se supiera si fue provocado; sin embargo, a decir de la propia alcaldesa “eso es lo que menos importa ahorita”.

Por su parte Alonso Lasso, de Protección Civil del municipio de Guerrero, comentó en entrevista que hasta el momento no se ha consumido vivienda alguna como se había manejado en algunos medios de comunicación, pues lo único que alcanzó a calcinarse fueron algunos corrales al principio del fin de semana pasado, sin embargo estableció que pobladores de Temechi, Coscomate, Mesteño, Piloncillo y Las Ranas son quienes en un inicio integraron estas brigadas de ayuda, a las que se sumó incluso gente de la Conafor y Protección Civil de Chihuahua.

Inclusive el alcalde de Carichí, Ignacio Varela, se puso en contacto con Torres Varela para ayudar con personas que se integren a esta brigada y lo mismo ocurre con el municipio de Cusihuiriachi, a donde ya llegó el fuego, luego de un rediseño de estrategia que se llevó a cabo el jueves pasado en el lugar conocido como Mesa de Poleo.

Para colmo de males la intención de mitigar el fuego a finales de la semana pasada fue en vano debido a las rachas de hasta 50 km/hr que se registraron y que en algunos sectores llegaron hasta los 70 km/hr, logrando con esto que las labores de sofocación del incendio fueran en vano debido a que por todas partes de la Sierra se abrían nuevos frentes incendiados que hacían ver a los brigadistas rebasados y con un sentido de impotencia de no poder detener el desastre ecológico que se propagó por la zona oeste del estado.

Para dar una idea de la dimensión del siniestro la alcaldesa comentó que existen comunidades muy alejadas en las cuales se informa que brigadistas están tratando de sofocar el incendio, sin embargo en todos los frentes siniestrados el sentimiento de impotencia era el mismo y el común denominador del viento llevó a la urgencia de hablar al gobernador del estado para solicitar ayuda a quien se prestara y hasta el propio Ejército, pues por las miles de hectáreas el siniestro está tomando tintes de catástrofe ecológica.

Incluso se llevó a cabo una reunión de emergencia en la ciudad de Chihuahua el pasado jueves con todas las autoridades federales, estatales y municipales involucradas en el combate al incendio para hacer un análisis de los daños y crear estrategias más drásticas de combate.

A la reunión acudió el director de Seguridad Pública del Municipio, quien hasta ayer estaba al mando de las brigadas municipales de Guerrero que combatían el incendio por la zona de Las Ranas, en Temechi, y que hoy tomó la propia alcaldesa, quien incluso dejó de lado algunas actividades del municipio para sumarse al esfuerzo por contener el incendio.

Las labores se intensificaron a mediados de la semana pasada, sin embargo, hubo días en los que se montaron guardias para poder trabajar durante la noche y la madrugada, debido a que era el único tiempo propicio donde el viento permitía seguir trabajando y atacar con mejores resultados al siniestro, mismo que parecía tener impulso propio al retomar nuevas fuerzas una vez que la mañana comenzaba y los vientos se presentaban.

A pesar del frío de la Sierra de Chihuahua el calor de las llamas hacía un poco más tolerable el ambiente entre los brigadistas, quienes contaban algunas anécdotas mientras seguían trabajando para hacer más llevaderas las labores, sin embargo en el ambiente reinaba una preocupación general por la pérdida progresiva del principal pulmón generador de oxígeno en el estado.

A esto se le unían devastadoras imágenes de interminables columnas de humo que cubrían cerros y laredas, y para algunos llegó a ser hasta desmotivante tal panorama, pues a pesar de los esfuerzos y del rediseño de estrategias el tiempo transcurría contrarreloj impactando las miles y miles de hectáreas consumidas por el fuego.

Hasta el cierre de esta edición se podían ver buenas esperanzas de que el incendio fuera cediendo en su intensidad, sin embargo el problema es tal que depende de las condiciones de viento que se presenten en esta región para que finalmente se pueda detener este desastre ecológico.