20.46°C

Cielo Claro

Chihuahua, Chihuahua



Martes 29 de enero de 2008

Radio Independiente

Las cadenas de radio hacen de la información que se genera en la ciudad de México el eje de sus transmisiones nacionales


Las cadenas de radio hacen de la información que se genera en la ciudad de México el eje de sus transmisiones nacionales

Este próximo miércoles 30 de enero se presentarán en el Senado de la República, dentro del proceso de consulta pública para una nueva legislación de medios electrónicos de comunicación, los radiodifusores agrupados en Radio Independiente, que encabeza el sinaloense Roque Chávez. Este grupo forma parte de la CIRT pero, haciendo honor a su denominación, ha mantenido una actitud distante y crítica frente al manejo que esa cámara industrial ha desplegado en los últimos años a favor de los intereses oligopólicos en la radio y los intereses duopólicos en la tv. Incluso han explorado la conformación de una cámara que aglutine sólo a la radio y se interese por la defensa de todos los radiodifusores, incluidos los más pequeños.

Por ello, de manera separada a las comparecencias que han tenido con los legisladores los representantes de esos intereses monopólicos (la CIRT y la AIR), Radio Independiente presentará su propia agenda de reformas legales, en la que han expresado que están dispuestos a colocar temas coincidentes con la demanda social de una radiodifusión plural, objetiva y responsable frente a sus audiencias, lo que en efecto les confirmaría una distinción en relación con los grandes consorcios, que no pierden la ocasión para abonar exclusivamente en el terreno de las ganancias comerciales. Pero el simple dato de su presencia aparte rompe de entrada con el viejo discurso intimidador de que son un organismo indisoluble, en el que cualquier intento legislativo que busque ampliar la oferta comunicacional en el país encontrará la presión y la fuerza de todos como si fueran uno solo al mismo tiempo.

Por supuesto, es de esperarse que el tema central que aborden sea el de la modernización de la radio de amplitud modulada y la exigencia de una definición inmediata del estándar tecnológico que les permita transitar a la operación digital. El desfasamiento tecnológico de la AM en cuanto a calidad de sonido y limpieza de cobertura, que les acarrea pérdida de competitividad entre los receptores y por ende en el mercado, los ha hecho pretender que el Estado les adjudique de manera directa otra frecuencia en FM para transmitir de manera simultánea los contenidos de la AM. Esto es lo que se ha denominado “combos”.

El otorgamiento de emisoras “combo” lo llevó a cabo la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) por primera y única vez en 1994, mediante acto administrativo de asignación directa y dentro de una negociación político-electoral de Emilio Gamboa Patrón —entonces el secretario— con un reducido número de empresarios, principalmente con las cabezas de los grandes grupos de radiodifusión, lo cual además contribuyó al fenómeno de concentración que, aunque menos grave que en la tv, también existe en la radio. El 78% de las frecuencias se concentran en 13 grupos radiofónicos.

No hay duda de que es necesario llevar acabo ese proceso de transferencia, para lo cual es fundamental llevar a cabo estudios técnicos y de consumo que determinen la asignación de canales de FM a concesionarios y permisionarios de AM. El gobierno del presidente Felipe Calderón no puede eludir ni posponer más esta decisión.

Esto es fundamental aun cuando México determine en breve o en un plazo más amplio el estándar terrestre de la radio digital. La digitalización de la radio terrestre (ya sea con el estándar europeo Eureka 147 o bien con el estadounidense IBOC) no garantiza en lo inmediato la posibilidad de superar la crisis que enfrentan algunos concesionarios y permisionarios de emisoras de AM.

Lo que sí resulta muy importante cuidar es que ese otorgamiento se realice conforme a los criterios establecidos por la SCJN en relación con la acción de inconstitucionalidad contra la ley Televisa, que coloca la licitación como base para otorgar y refrendar concesiones, y el debido pago de una contraprestación al Estado, que no subasta.

Es necesario que se analicen las condiciones y la situación de cada uno de los concesionarios o permisionarios que sean beneficiados con estas frecuencias, a efecto de evitar que se favorezca una mayor concentración mediática.

He afirmado que el proceso de licitación de nuevas frecuencias, además de tener como objetivo central la entrada de nuevos jugadores, puede colocar como uno de sus objetivos complementarios el de regularizar el tema de las AM, como antesala de la definición digital, y que en ese proceso participe la Comisión Federal de Competencia para garantizar que el procedimiento se llevará a cabo con transparencia.

Más allá de que en Radio Independiente no son pocos los concesionarios que la integran, la vertiente más importante con que el gobierno debiera analizar el problema es que se trata de la parte más diversificada de la radio e importante es su contribución a la comunicación social en el país, pues son quizá los concesionarios con más arraigo en sus comunidades, que han continuado una tradición familiar en la conducción de antiguas estaciones de radio.

Por ello mismo están más cerca de las necesidades y las agendas locales de la sociedad a la que sirven, caso contrario no sólo al desdén con el que operan las grandes cadenas de radio, sino a la centralización de contenidos que hace de la información que se genera en la ciudad de México, el eje de sus transmisiones nacionales.

Profesor de la FCPyS de la UNAM

Municipios


Más Noticias