21.89°C

Nubes Dispersas

Chihuahua, Chihuahua



Jueves 18 de noviembre de 2010

Relatan la muerte de Pancho Villa

El día en que asesinaron a Pancho Villa en 1923 circuló un extra del periódico local, El Correo, con la noticia


El día en que asesinaron a Pancho Villa en 1923 circuló un extra del periódico local, El Correo, con la noticia

El día en que asesinaron a Pancho Villa, el viernes 20 de julio de 1923, en El Parral, Chihuahua, circuló un extra del periódico local, El Correo, con la noticia.

Grandes letras negras con el anuncio: «FUE ASESINADO EL G. VILLA», y el cuerpo de la nota, como una descarga larga, sin puntos y aparte:

«A las ocho de la mañana yendo en automóvil el General Villa en compañía del Coronel Trillo y cuatro hombres más de su escolta personal, seis hombres de a caballo, desconocidos, que estaban apostados en una de las orejas de la puerta de Guanajuato, con intención premeditada del asesinato del General Villa al llegar al citado lugar el automóvil que ocupaba Villa y sus acompañantes los que estaban apostados en el citado lugar hicieron intempestivamente una descarga sobre el auto haciendo blanco de los primeros tiros en el General Villa y el General Trillo que iban en el asiento delantero del automóvil y en uno más de los de la escolta que iba en el asiento de atrás estos tres cuerpos quedaron arriba del auto en uno de los cuartos adyacentes al lugar de la tragedia un particular que en él estaba encontró la muerte al asomarse para inquirir la causa de los tiros; otro particular fue herido en la cabeza con una bala perdida cayendo a este lado de acá del Puente».

La nota original ha permanecido gracias a la nieta del fundador de El Correo de El Parral, José Guadalupe Rocha, María del Carmen Rocha Castro, quien, cuando cesó la publicación, sacó de las bodegas un tomo empastado.

El periódico era vespertino y quincenal. Su primer extra fue la muerte de Villa. El domingo siguiente reportó los pormenores. Los asesinos eran siete, eran jóvenes, vestían de negro, montaban dos caballos colorados, dos tordillos, un bayo, un alazán y un palomo. Después del atentado, uno estaba herido y huyeron hacía Durango. Mientras, a El Parral llegaba Hipólito Villa y Austroberta Villa, el hermano y una viuda del revolucionario.

En su primera plana del domingo 12 de agosto de 1923 titulaba: «Ya se Aclaró quién asesinó a Villa»: «Hemos recibido de Durango una copia de la carta que dirige al Gral. Carmona el Diputado Jesús Salas B. quien se declara autor intelectual y material de la muerte del Gral. F. Villa.», y pedía que se esperara el siguiente informe completo.

Eso fue hace 87 años.

Ahora, a contracorriente de quienes auguran el fin de los diarios impresos, María del Carmen Rocha Castro busca preservar el tomo con los periódicos viejos, cuya mejor historia es el asesinato de El Centauro del Norte.

Se trata, dice Carmen Rocha, de la preservación no sólo de la historia nacional, sino de la historia de Guadalupe Rocha Araiza. Su abuelo no fue villista, incluso, un día se sintió prisionero del revolucionario.

El año pasado, Raquel Rocha Castro publicó el libro José Guadalupe Rocha. Su vida, su obra.