Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 5 de diciembre de 2019

Cargando...
Cargando...

Ruido por relevo de jueces en poder judicial; Duarte y el perdón

por Ambrosio 1874

Ruido por relevo de jueces en poder judicial; Duarte y el perdón

Los enterados señalan que un primer objetivo es colocar duartistas para protegerse y de pasadita darles chamba

Una gran ruido esta provocando la presunta posibilidad del relevo de alrededor de 50 jueces del fuero común en el poder judicial, quienes estarían cambiando como una estrategia para que duartismo deje un coto de poder en ese lugar y buscar la protección sobre una eventual andanada de demandas en su contra.

Lo anterior fuera de toda normatividad, al vapor y privilengiando la rapidez sobre una buena selección y proceso debido, situación que esta preocupando a más de tres.

Los enterados señalan que un primer objetivo es colocar duartistas para protegerse y de pasadita darles chamba, ya que ante la llegada de Javier Corral al Gobierno del Estado, se espera que sean muy pocos los que sobrevivan, vía la traición a sus orígenes o la tradicional lambisconeria política.

Veremos pues en los próximos días como se desata este escándalo, el cuál ya circula en los húmedos pasillos de la flamante ciudad judicial, hoy toda llena de goteras por su pésima construcción, de mala calidad y mal gustó.

Paralelo a esto y ante la andanada de golpes que está recibiendo en su contra, el Gobernador Cesar Duarte, decidió buscar la lastima para acarrear algo de clemencia hacia su pésima imagen pública.

Lo anterior desarrollando su campaña del adiós, utilizando el chantaje del perdón por delante.

Así es, Cesar Duarte, quien al llegar al poder aseguraba que «el poder es para poder», ahora resulta que en muchos aspectos no pudo, según el mismo lo confiesa y pide perdón por ello.

«Que le cree su abuelita» diria el panista Gustavo Madero, aunque no necesariamente sobre Cesar Duarte, sin embargo la frase aplica.

Los errores son evidentes, Chihuahua esta enfrentado políticamente, el PRI nunca desistió de su impugnación; los narcotraficantes están peleando los plazas, Las escuelas no tienen maestros y por su fuera poco, el Gobierno de Cesar Duarte ya no tiene ni para la nómina, por lo menos para la nómina de los empleados de menor nivel, porque tampoco creo que a los funcionarios de primera les haya fallado el pagó.

En fin la campaña del adios es lastimosa, triste, pero refleja también nuestra realidad política, el nivel de políticos que tenemos.

En pasado lloró López Portillo, luego pidieron perdón De La Madrid y Salinas, hoy Peña Nieto se disculpa cada semana y ahora, Cesar Duarte, se une a esta lista con su campaña.

La pregunta de Ambrosio a este respecto es sencilla; ¿Le importará a alguien que un político pida perdón, después de sus destrozos?, yo pienso que no.