Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 1ro de diciembre de 2020

Cargando...
Cargando...

Saturan pandillas y narcos Cereso

1687

Saturan pandillas y narcos Cereso

Cinco de los nueve principales penales en el estado tienen una sobrepoblación de hasta un 300%

Cinco de los nueve principales penales en el estado tienen una sobrepoblación de hasta un 300% de su capacidad como en el caso del Cereso municipal de Ciudad Juárez, situación que genera la integración y fortalecimiento de pandillas bien organizadas, además de la desestabilización de los distintos programas de readaptación social.

Además existe sobre población en los penales municipales de Cuauhtémoc, Guachochi, Guadalupe y Calvo, y en el estatal de Parral.

La Secretaría de Seguridad Pública Estatal informó que actualmente en el penal municipal se encuentran presos 2 mil 866 internos cuando su capacidad es tan sólo de 950 prisioneros.

De acuerdo con la información, dicho Cereso enfrenta un grave problema, aparte de sobrepasar su capacidad en un 300%, ya que vive el fenómeno interno de integración y reforzamiento de pandillas como lo son «Los Aztecas», «Los Mexicles» y los «Artistas Asesinos».

También tiene el problema del acomodo de internos debido a que la mayoría son celdas diseñadas para dos personas y ahora son ocupadas por seis o más delincuentes, problema que al igual se ve reflejado en el tema de la alimentación.

De los 2 mil 866 reos recluidos, 908 purgan condenas por delitos del fuero penal y fueron sentenciados por participar en actividades del narcotráfico, contrabando, asesinatos bajo mandato, entre otros.

Ello llevó a las autoridades a trasladar a los reos de más alta peligrosidad a otros centros de readaptación, principalmente al estatal de la misma ciudad fronteriza, donde hace poco se registró una masacre con saldo de 20 muertos cuyas víctimas y responsables provenían todos del penal municipal.

De acuerdo con los programas de rehabilitación social, cada uno de los internos tiene el derecho de ocupar su tiempo en distintos talleres manuales, sin embargo, el exceso de población hace imposible dichas actividades, lo que se convierte en una de los principales obstáculos para obtener resultados benéficos en el tratamiento de los internos.

Aunque en menor grado, también existen cuatro penales más con sobrepoblación como en Parral donde su capacidad es para 187 internos y alberga a 244, en su mayoría delincuentes vinculados con el narcotráfico.

En el caso de Cuauhtémoc, las autoridades municipales mantienen a 207 internos en un cereso construido para 160 reos.

Guachochi tiene una población de 198 en instalaciones municipales para resguardo de delincuentes construidas para 160 internos.

Otro de los penales municipales con sobrepoblación es el de Nuevo Casas Grandes ya que actualmente tiene a 118 internos en instalaciones hechas para no más de 100.

La SSPE informó que, de acuerdo a los directivos de cada penal, la sobrepoblación no presenta un problema grave ni entorpece con los programas de readaptación pero aceptaron que sí es una de las principales causas del reforzamiento de pandillas, al igual que de reclutamiento interno.

Están llenos

Luego de ser escenario de una reciente masacre entre pandillas con saldo de 20 muertos, el Cereso estatal de Ciudad Juárez actualmente arraiga a 718 internos, de los cuales el 50% fueron condenados por delitos del fuero federal y están relacionados con poderosos grupos criminales en el interior y exterior de las instalaciones.

Autoridades estatales informaron que actualmente el 50% de los internos en el penal de Ciudad Juárez lo está por delitos federales ya que en su mayoría se trata de personas con nexos con el narcotráfico, contrabando de armas, asesinatos bajo mandato y delincuencia organizada.

En su mayoría, dichos internos pertenecen a grupos criminales que operan en la ciudad, al igual que a distintas pandillas con gran poder dentro y fuera del penal.

Entre las pandillas más conocidas o poderosas se encuentran «los Aztecas» y «los Mexicles» cuyos integrantes han protagonizado desde hace varios años enfrentamientos armados tanto en la parte interna del penal como en el exterior.

El caso más reciente ocurrió el pasado 5 de marzo cuando alrededor de 150 «aztecas» asesinaron a 20 «mexicles» al sorprenderlos tras la visita conyugal; la mayoría de ellos fue ejecutado con arma de grueso calibre, cuatro de ellos fueron decapitados por impactos de bala y otros fueron lanzados desde el cuarto piso, además de registrase varios que perdieron la vida por objetos punzocortantes.

En Juárez, 106 mujeres

El Cereso municipal de Ciudad Juárez arraiga a 106 mujeres sentencias de las cuales 77 pagan una condena por delitos del fuero federal, en su mayoría por delitos de narcotráfico y delincuencia organizada.

Autoridades administrativas de dicho penal informaron que actualmente mantienen una sobrepoblación de 2 mil 866 internos, de los cuales 106 son mujeres con condenas de varios años.

De acuerdo con la información, los delitos vinculados con actividades del narcotráfico o delincuencia organizada, considerados de materia federal, son las causas principales por la que 77 internas purgan una condena.

En el 2008 el número de mujeres internas aumentó en un 70% ya que antes sólo existían alrededor de 30 mujeres presas.

De acuerdo con las autoridades, la detención de las ahora 106 mujeres se debe a los resultados de la Operación Conjunta Chihuahua, ya que la mayoría fueron arrestadas por narcotráfico, portación y contrabando de arma de fuego, delincuencia organizada y asesinato con características del crimen organizado.

Las investigaciones recientes

La Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) interroga a 30 reos y celadores del penal estatal de Ciudad Juárez por su presunta participación directa en la masacre ocurrida el pasado 4 de marzo, cuando 20 internos fueron ejecutados por la banda de «Los Aztecas», cuatro de ellos decapitados con armas de alto poder.

Patricia González Rodríguez, procuradora general de Justicia del Estado, informó que las investigaciones van muy avanzadas, prometiendo rápidos resultados.

Dijo que actualmente los elementos ministeriales trabajan en las declaraciones de dicho número de presuntos involucrados tanto de reos como de custodios, ya que para ocurrir el enfrentamiento fue necesaria la participación de mucha gente, la cual, aseguró, será descubierta.

Al cuestionarla sobre qué tipo de gente y de qué puestos estaban involucrados, Patricia González dijo «hay de todo en la investigación, ya que se necesitó de la participación de varias personas».

Luego de lo declarado, dijo que el personal administrativo no es, o no por el momento, investigado ya que primero se determinará la participación de los treinta interrogados y, de estar relacionado, se investigará a los directivos.

Los hechos pasaron cuando internos de la banda de «Los Aztecas» sometieron a custodios del Centro de Readaptación Social (Cereso) estatal de dicha frontera, masacraron a 20 reos y lesionaron a otros siete; todos integrantes de los grupos conocidos como «Los Artistas Asesinos» y «Los Mexicles».

La ejecución múltiple ocurrió a unas horas de que las autoridades federales informaran de la militarización de la vigilancia en la ciudad.

Ese día, relató el representante del Gobierno estatal en Juárez, Víctor Valencia de los Santos, el incidente inició a las 6:27 horas y concluyó a las 10:30, cuando las fuerzas de seguridad ingresaron a la cárcel de mediana seguridad, en la cual hay sólo presos sentenciados.

Al regresar de la visita conyugal, miembros de «Los Aztecas» agredieron a los integrantes de «Los Artistas Asesinos» y «Los Mexicles» en el área de alta seguridad del centro penitenciario.

La mayoría de las víctimas son convictos con penas mayores a 20 años de prisión, quienes habían sido trasladados del Cereso municipal local al estatal en los últimos años, merced a su participación en riñas y presentar un alto grado de peligrosidad, explicó Valencia de los Santos.

Por su parte, Óscar Hermosillo, director del penal, dijo que un grupo de internos de Los Aztecas que regresaban a su dormitorio «amenazaron a un custodio, quien exigió a otro compañero que entregara las llaves del módulo cinco».

Todos los fallecidos son parte de las pandillas Los Mexicles y Los Artistas Asesinos, que presumiblemente apoyan al cártel de Sinaloa.

Entre la causa de muerte de las 20 víctimas, la Procuraduría General de Justicia del Estado informó que la mayoría falleció por impactos de proyectil de arma de fuego y cuatro de los cuales se les decapitó a balazos.