Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 21 de abril de 2021

Cargando...
Cargando...

Se deslinda Ejército de asesinato de ‘levantado’

506

Se deslinda Ejército de asesinato de ‘levantado’

El Ejército Mexicano se desligó ayer del caso donde dos jóvenes fueron “levantados” el martes por la mañana

El Ejército Mexicano se desligó ayer del caso donde dos jóvenes fueron “levantados” el martes por la mañana y sometidos a tortura por supuestos soldados, resultando muerto uno de ellos.

A través de un comunicado de prensa, la Comandancia de la Operación Conjunta Chihuahua dio a conocer que “niega rotundamente que personal militar haya tenido participación alguna en tales hechos”.

Indica que la investigación de este caso “quedará a cargo de las autoridades correspondientes, con el fin de que previa investigación se esclarezca plenamente la identidad del o de los responsables de la muerte del joven (Javier Eduardo) Rosales Rosales”.

Al respecto, la vocera de la Subprocuraduría de Justicia en la Zona Norte, Daniela González Lara, informó que la averiguación en torno al homicidio de Rosales Rosales, de 21 años, está a cargo del Ministerio Público de la Unidad Especializada de Investigación de Delitos contra la Vida.

Dio a conocer que sólo en caso de que se acredite la participación de militares como probables responsables de la comisión del delito, el Ministerio Público Federal ejercerá la atracción del caso.

La funcionaria detalló que “de resultar una autoridad federal responsable de los hechos, la Procuraduría General de la República podrá manejar el caso, sin embargo, las indagaciones en torno a la muerte de Rosales Rosales son por el momento competencia del Ministerio Público del fuero común”.

Ayer, el personal especializado del Servicio Médico Forense (Semefo) reveló que la necropsia de ley arrojó que la causa de fallecimiento de Javier Eduardo fue una contusión profunda en el cuello.

El martes por la mañana presuntos elementos del Ejército “levantaron” a dos residentes de la unidad habitacional Benito Juárez y luego de dos días de tortura los abandonaron la madrugada del jueves atrás del Cerro del águila, donde uno de ellos murió.

Sergio Fernández llegó por su propio pie a la casa de su madre y reveló que su amigo Javier Eduardo falleció mientras escapaban.

De acuerdo con lo declarado por Fernández al noticiero de Canal 2, cuando los trasladaron al cerro, situado atrás del Camino Real, les arrojaron piedras y los obligaron a correr entre piedras, cactus y la flora propia de la zona desértica.

El testigo narró que antes de morir a su amigo se le pusieron los ojos en blanco y dejó de respirar, por lo que le colocó unos cartones encima para seguir caminado y pedir ayuda.

El cadáver de Javier fue localizado este viernes por su familia y amigos que realizaron un rastreo en la zona descrita por el sobreviviente.

Luego del levantamiento del cadáver, realizado por personal del Semefo, la Subprocuraduría reveló que la víctima presentó como huellas externas de violencia escoriaciones en pómulo izquierdo, la mejilla derecha y la nariz.

Además, heridas por fricción en abdomen de lado derecho y ambos pies, según establece el protocolo de comunicación.
“Fue muy golpeado”, revelaron los peritos de la dependencia estatal.

Durante la mañana de este sábado la madre de Javier Eduardo, Margarita Rosales, dijo que cuando concluya el servicio funerario de su hijo interpondrán la denuncia ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y esperarán el resultado de las investigaciones, pero nada más.

Dijo sentir miedo por las represalias por parte del Ejército Mexicano y consideró que una denuncia no le regresará a su hijo con vida.

“Nada de lo que haga me va a devolver a mi hijo, tengo que cuidar al resto de mi familia”, indicó.

¿Fueron amenazados?, se le cuestionó. “Sí” respondió.

La madre y otros familiares de la víctima ayer acudieron a rendir su declaración en torno a los hechos y realizaron los trámites para la entrega del cuerpo de joven.

Por la tarde inició el servicio funerario en el Velatorio del Instituto Mexicano del Seguro Social, ubicado en las avenidas De los Aztecas y Pavorreal de la colonia Azteca.

Hasta el momento ni la Subprocuraduría de Justicia, ni la Procuraduría General de la República, explicaron el por qué ninguna de las dos instancias admitieron el reporte por desaparición de persona de Javier, según denunciaron los afectados.

Por último, la vocera de la Subprocuraduría recalcó que sólo en caso de que se acredite la participación de militares como probables responsables de la comisión del delito, el Ministerio Público Federal ejercerá la atracción del caso.

La funcionaria detalló que “de resultar una autoridad federal responsable de los hechos, la Procuraduría General de la República podrá manejar el caso, sin embargo, las indagaciones en torno a la muerte de Rosales Rosales son por el momento competencia del Ministerio Público del fuero común”.