Noticias de Chihuahua, Chih., a Sábado 20 de abril de 2019

Cargando...
Cargando...

Se despedirá obispo José Fernández Arteaga

por Rogelio Navarro Fierro 793

Se despedirá obispo José Fernández Arteaga

Audencia con el Papa Benedicto XVI acompañando al gobernador del estado y su esposa, en la visita que presentó su renuncia al sumo pontífice.

Luego de su renuncia presentada y aceptada ante el Papa Benedicto XVI en el vaticano, el arzobispo José Fernández Arteaga concluirá su mitrado oficiando su última celebración religiosa como arzobispo, en el lugar donde aquel mes de Mayo de 1990 ofició el Papa Juan Pablo II, - lo que ahora es el estadio de beisbol chihuahua, antes los campos limas -

José Fernández Arteaga, nacido un 12 de septiembre de 1933 en la población de Santa Inés del Estado de Michoacán, correspondiéndole el séptimo lugar en el número de 9 hermanos, hijos de los señores Crecencio Fernández y Josefa Arteaga de Fernández, fue arzobispo en los estados de Michoacán (1974-1980) y Colima (1980-1988) antes de su llegada como mitrado en esta capital.

Sus primeros estudios eclesiásticos los realizó en la Escuela Apostólica de las Hijas del Espíritu Santo en Tulancingo, Hidalgo, posteriormente fue enviado a Montezuma, Nuevo México, donde hizo los estudios de filosofía y teología en el Seminario de Santa Maria de Guadalupe, dependiente del Episcopado Mexicano.

En 1957 recibió el sacramento de la sagrada ordenación, en el grado del presbiterado quedando incardinado en la diócesis de Tulancingo, Hidalgo, entonces pastoreada en aquel entonces por el Excmo. Mons. Adalberto Almeida y Merino.

A partir de esa fecha se traslada a Roma a estudiar la licenciatura en derecho canónico hasta el año 1959 y es nombrado prefecto de disciplina del seminario, entre otros cargos es nombrado también director espiritual de la legión de María.

De 1970 a 1974 fue nombrado párroco del santuario de nuestra señora de los angeles al tiempo que se desempeño como presidente y después secretario del consejo Presbiterial.

Su llegada a Chihuahua se produce luego del nombramiento del Siervo de Dios Juan Pablo II, como Arzobispo Coadjutor de Chihuahua el 27 de diciembre de 1988, tomando posesión el 25 de enero de 1989. Sucede en el gobierno pastoral de la Arquidiócesis de Chihuahua al Excmo. Mons. Adalberto Almeida y Merino el 24 de junio de 1991, recibiendo el palio arzobispal el 29 de junio, así mismo toma posesión como tal el 6 de julio.

Como Arzobispo de Chihuahua, se menciona que ha promovido las creaciones de las Diócesis de Parral y la de Cuauhtémoc-Madera, así mismo la elevación de la Prelatura de Nuevo Casas Grandes en Diócesis. En lo que respecta a Chihuahua, convocó a un gran Sínodo Diocesano, el cual es el primero que se celebra en la Arquidiócesis, el cual duró de 1991 a 2000. Realiza también un Plan Pastoral Diocesano en 2002, mismo que se ha ido actualizando con Asambleas Pastorales dos veces por año.

El Papa Benedicto XVI acepta su renuncia al gobierno pastoral de la arquidiócesis de Chihuahua el 29 de septiembre de 2009, y nombra como sucesor al Excmo. Mons. Don Constancio Miranda Weckmann, hasta ese día, obispo de Atlacomulco.

En la foto: En audencia con el Papa Benedicto XVI acompañando al gobernador del estado José Reyes Baeza y su esposa Claudia Garza de Baeza, en la visita en que presentó su renuncia al sumo pontífice.