Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 18 de julio de 2019

Cargando...
Cargando...

Se disputarán dinero de La Barbie

1599

Se disputarán dinero de La Barbie

Los recursos del capo se calculan en varias decenas de millones de dólares.

En caso de que sea deportado a Estados Unidos, el gobierno federal de ese país tiene preparada una moción judicial para tratar de adueñarse de todos los fondos de Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, calculados en varias decenas de millones de dólares y los cuales pueden estar repartidos tanto en México como en territorio estadunidense.

Documentos de la Corte federal del distrito norte de Georgia, obtenidos por MILENIO, detallan parte del proceso que espera a La Barbie en territorio estadunidense, si es que el gobierno mexicano decide entregarlo a Washington en un procedimiento de deportación y accede a rendir a Estados Unidos todos sus fondos.

Contenidos en la acusación 1:09-cr-00551-WSD-JFK, presentada en junio pasado, los alegatos de la fiscalía estadunidense revelan que en su estrategia judicial las autoridades de ese país prevén hacerse del dinero obtenido por el jefe de sicarios por la venta de cocaína y mariguana, así como lavado de recursos, tanto en México como en Estados Unidos.

“Una vez que sea consignado, el acusado Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, deberá rendir a Estados Unidos (…) toda la propiedad derivada de las ganancias obtenidas, directa o indirectamente, como resultado de dichas violaciones (a la Ley Federal Antinarcóticos)”, se expone en el documento.

Se añade que le será confiscada “una suma equivalente en fondos estadunidenses igual al monto de lo ganado por sus delitos y, adicionalmente, una vez que sea consignado por ofensas de lavado de dinero (…) deberá entregar cualquier y toda propiedad, real o personal, involucrada en dichas ofensas”.

La acusación, que todavía debe ser ratificada por un jurado una vez, y si inicia el juicio contra Valdez Villarreal, incluye también a capos de alto nivel como Carlos Montemayor, El Director; Rubén Hernández, El Súper; Juan Montemayor, Johnny 5; Roberto López, Shrek, y Jesús Ramos, El C-1.

Como Valdez Villarreal y en un giro que puede complicar cualquier intento del gobierno mexicano por adueñarse de los fondos de La Barbie, Hernández y López son ciudadanos estadunidenses, nacidos en Laredo, Texas, aunque su carrera como capos se ha desarrollado en territorio mexicano.

Conspiración texana

La investigación judicial revela el modus operandi de Valdez Villarreal para repatriar a México millones de dólares producto de las ganancias de la distribución y venta de drogas en distintos puntos de Estados Unidos, particularmente la costa este, donde mantenía control del narcotráfico en varias ciudades importantes, entre ellas el punto neurálgico de Atlanta.

“Como parte de la conspiración, los acusados, tanto por sus acciones personales como las de sus coconspiradores y subordinados, transportaron dinero en tráileres y otros vehículos a distintos puntos de Texas, donde el dinero era almacenado temporalmente hasta ser transportado a través de la frontera de Estados Unidos hacia México, donde era aceptado por los acusados, sus coconspiradores y sus subordinados”.

El texto agrega: “La conspiración tuvo por meta adquirir dineros derivados de la venta de sustancias controladas y después transferirlo (…) para que pudiera ser transportado a las fuentes de origen de las sustancias controladas en México. Fue parte de la conspiración (…) que dichos fondos fueron contados, procesados, empaquetados y después entregados y transferidos a otros coconspiradores en México”.

Pero el Departamento de Justicia de Estados Unidos, entidad que llevaría el caso contra Valdez Villarreal, estableció también una especie de cláusula de precaución en caso de que el jefe de sicarios haya depositado el dinero a nombre de otras personas o adquirido propiedades mediante terceros.

En caso de que los fondos no puedan ser localizados debido a que fueron transferidos, vendidos, se hayan devaluado o subdividido, “Estados Unidos tienen la intención (…) de buscar el decomiso de cualquier otra propiedad del acusado equivalente en valor”.

Entre otras propiedades que, se estima, pertenecen a La Barbie, se encuentra un bar de alto nivel en Acapulco y residencias de lujo en distintos puntos del país, acorde a la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) que omitió, empero, detallar si existen cuentas bancarias.

Como parte de sus investigaciones, la DEA se basó en la evidencia presentada durante un juicio federal en Atlanta, llevado a cabo en enero de 2008, en el que escuchas telefónicas ofrecieron un vistazo detallado a la forma de operar de Valdez Villarreal en Estados Unidos.

Para dar una idea de cuánto dinero ganó, según los cálculos de la DEA, La Barbie envió durante varios años “miles de kilogramos de cocaína” desde México a Estados Unidos, llegando a sostener desde 2004 a 2006 un promedio de cien kilogramos semanales enviados, precisamente, a Atlanta, desde donde eran distribuidos a toda la costa este de la Unión Americana.

“Testigos revelaron que algunas de las cargas eran de hasta 300 kilogramos e iban dirigidas a Atlanta después de cruzar por la frontera en Laredo, Texas. La evidencia demostró que sus trabajadores enviaban, de vuelta a México, camiones enteros cargados de dinero, cada uno con varios millones de dólares en efectivo”, expuso la agencia en un comunicado emitido a finales de junio.