19.98°C

Nubes

Chihuahua, Chihuahua



Lunes 7 de diciembre de 2009

Se enredan más mujeres con el narco

De enero a noviembre de este año, 179 mujeres fueron detenidas como sospechosas de diversos ilícitos federales


De enero a noviembre de este año, 179 mujeres fueron detenidas como sospechosas de diversos ilícitos federales

De enero a noviembre de este año, 179 mujeres fueron detenidas como sospechosas de diversos ilícitos del fuero federal, la mayoría de ellos en contra de la salud, un 35 por ciento más que las arrestadas en todo el 2008, cuando fueron 134, de acuerdo con estadísticas de la Procuraduría General de la República (PGR).

Este año el principal delito cometido presuntamente por personas del sexo femenino ha sido contra la salud en sus diversas modalidades, desde posesión de narcóticos hasta transporte, comercialización y producción de las drogas, seguido de portación y posesión de armas de fuego.

Uno de los casos es el de Martha, recluida en el Cereso local, quien con el propósito de buscar ayuda para que le inyectaran una sustancia obtenida de mezclar cocaína y heroína, empezó a involucrarse con los “puchadores” del sector donde vivía y después, poco a poco comenzó a comercializar pequeñas dosis de enervantes.

Esta situación la llevó a ser arrestada y luego a recibir una sentencia de 10 años de prisión.

“Me detuvieron el 12 de febrero del 2001; estaba comercializando droga en el sector de Los Herrajeros. En ese tiempo, para mi vergüenza, yo era adicta pues empecé a los 14 años y conocí de todo, desde la mariguana, pastillas y caí en el consumo de la heroína con coca”, expresa Martha.

Como ella, centenares de mujeres han participado en los últimos años en la comisión de delitos federales.

Las edades de las detenidas van de los 18 a los 60 años, aunque el grueso de las sospechosas se encuentran en el rango de los 20 a los 29 años, como Martha –quien al momento de ser asegurada tenía 26.

“Detuvieron a dos de mis amigos drogándose y ellos me responsabilizaron para quitarse la ‘muleta’. A Los Herrajeros llegó un operativo de la policía, en aquel tiempo del Grupo Orión, y me llevaron a la oficinas del eje Juan Gabriel”, comenta.

“Antes mis amigos habían hecho una declaración preparatoria y depositaron sobre mí toda la responsabilidad e inició el proceso en mi contra. A la fecha sigo sentenciada cumpliendo una pena de 10 años, el próximo 12 de febrero voy a tener nueve años encerrada”, cuenta la procesada tras hacer una pausa para luego expresar que “sí vendía” estupefacientes.

Como muchas de las personas arrestadas por delitos contra la salud, Martha proviene de una familia muy pobre.

“Desde los 14 años empecé a involucrarme; mi familia era muy pobre por eso al terminar la primaria no pude estudiar y empecé a trabajar en los puestos de la zona Centro con mis conocidos”, dice.

El informe de la PGR establece que del total de las mujeres detenidas este año –179– unas 122 continúan bajo el mismo estatus, 43 fueron puestas en libertad y 10 en calidad de presentadas, del resto –cuatro– no se especifica.

En la entidad, las mujeres han sido aseguradas por diversas autoridades, cuerpos policiacos municipales, Policía Federal, la Subadministración de la Aduana, Ejército Mexicano, por instrucciones de jueces de Distrito y hasta por personal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), además de particulares.

El mayor número de detenciones se efectuó en Ciudad Juárez, seguida del Municipio de Chihuahua y de Delicias, establece el reporte.

En el caso de Martha, ella es originaria de esta frontera y tras años de prisión y varios intentos de suicidio en las celdas del penal local ha recuperado la esperanza y pronto espera reunirse con sus tres hijos.

“Aun dentro de un penal donde la sociedad dice que ya se acabó todo, es el basurero de la sociedad y vienen y nos depositan en este lugar pensando que se libraron de la escoria. Pero aun aquí adentro hay una esperanza para nuestras vidas, está Jesucristo dándonos la oportunidad de tener un encuentro con él y hablándonos de que no estamos solos, que él nos puede ayudar”, indica la interna, quien actualmente es promotora de salud en el edificio M en donde habitan unas 154 mujeres.

Además de féminas acusadas de delitos contra la salud, en el penal local también hay mujeres acusadas de robo de energía eléctrica; por albergar o transportar indocumentados; por falsificación y alteración de moneda; por delitos contemplados en el Código Fiscal de la Federación; por falsificación de documentos en general; por cambio de domicilio fiscal sin dar aviso; por fraude y por contrabando.

Otras incurrieron en ataques a las vías de comunicación; falsedad en declaración judicial; ejercicio abusivo de funciones; posesión de cartuchos en cantidades mayores a las permitidas y violación a la Ley General de Bienes Nacionales.