Noticias de Chihuahua, Chih., a Viernes 20 de enero de 2017

Cargando...
Cargando...

“Se ve”

por Antonio Tiscareño 235

“Se ve”

¡Tanta lucha de nuestros antepasados por la causa de la libertad… y tan desperdiciada!

SE VE… Que va en aumento el entusiasmo – a veces un tanto irreflexivo – con el que la ciudadanía participativa se avoca a compartir las ya inevitables pláticas de un cada vez más “calientito” contenido político.
Pero no en toda la población se observa el mismo efecto, porque mientras para unos estos asuntos revisten la debida importancia, en cambio ante la amargada visión de los simplones que todo lo critican y nada aportan, ese apasionamiento – que es una virtud - es tildado de fanatismo – que es un defecto -. Esos, que con su actitud fatalista de que nada puede mejorar, lo único que hacen es subirse al barco para criticar y quejarse en vez de ayudar a achicar el agua en la nave que ellos mismos ven que se hunde. Aquí si que las palabras se deben de tomar de quien vienen y mandar a la porra las opiniones nada comprometidas de quienes solo saben hablar mal en contra de lo mucho que no entienden.

SE VE… Que se ha abusado del recurso de hacer de la libre expresión mediática un recurso de desahogo de la presión social - explotado principalmente por los medios de comunicación amarillistas, paleros de los malos gobiernos, que con tal de mantener su “raiting” demuestran que no son muy éticos, dado el manejo populista que hacen de la información, ya que al abrir al público sus páginas, pantallas y micrófonos para que se expresen, solo les brindan la falsa impresión de que de esa forma sus puntos de vista inciden en las decisiones que a todos nos afectan, siendo que la mayoría de las veces las participaciones son solo expresión de la enorme ignorancia de quienes las emiten (Lamentable es que se sobrevalore así a la simple opinión dándole categoría de verdad, porque hasta un retrasado mental puede tenerla una opinión, lo cuál no significa que sea acertada.) Convenzámonos que la única forma de expresión que deveras define nuestro destino es EL VOTO.

SE VE… Que a estas alturas – y poniendo como ejemplo fehaciente a muchos Diputados, sobre todo de los pluri-nominales - nuestra sociedad requiere más CONOCIMIENTOS ENTERADOS y menos OPINIONES DESINFORMADAS, que solo enrarecen más el ambiente nacional causando mayor confusión pues no pasan de ser impresiones superficiales de individuos igualmente superficiales, estas expresiones dizque “ciudadanas” mal canalizadas equivalen a la flatulencia de un organismo congestionado que no metaboliza correctamente lo que ingiere. Aquí se entrecomilla el concepto “ciudadanas” para profundizarlo al hacer la aclaración, que para ser “ciudadano” no basta con vivir en el país disfrutando de lo que otros conquistan y promueven, ser ciudadano implica un personalísimo grado de merecimiento, obtenido mediante el cumplimiento de las obligaciones que se tienen para con esta patria, de los cuales, la participación en política es una obligación ciudadana fundamental. De otra forma solo se es un simple habitante del territorio nacional, como lo puede ser cualquier visitante extranjero.

SE VE… Que todavía falta mucho por hacer para lograr conmover a esos grises seres humanos indolentes, que con su actitud o mejor dicho con su falta de ella, constituyen un pesado lastre para esta sociedad en la que vegetan sin pena ni gloria, dedicados exclusivamente a descalificar la labor ajena en una franca actitud de divas caprichosas a las que nadie complace, cosa punto menos que imposible ya que ni siquiera se toman la molestia de expresar cuales son sus necesidades y sus deseos, ¿será que están tan inmersos en la inmadurez de su egocentrismo que desde ahí suponen que todos los demás estamos para adivinarles sus expectativas?, ¿De donde sacan que los que si nos interesamos en el rumbo que tome nuestra sociedad tenemos que cargar eternamente con su actitud de bultos inertes y quejumbrosos?, ¿Quién les vendió la absurda idea de que al llegar a este mundo iban a encontrar todo perfectamente hecho, a la medida de su gusto y de sus exigencias, sin tener que ocuparse también ellos de ayudar a construir todo lo que falta por hacer para que nuestra nación sea lo que queremos que sea?, Una ley natural es; Que para todo se paga por ver y si no están dispuestos a ello, si no ayudan, al menos no estorben con su actitud pasiva.

SE VE… Que es una ventaja no ser aspirante a algún cargo público, porque como no se anda buscando el voto, no está uno obligado a mostrar siempre la amable sonrisa y la estoica paciencia que con obligatoria diplomacia deben mostrar - entendamos y justifiquemos – todos los candidatos, por lo que uno, de ciudadano a ciudadano, no tiene por que contener las ganas de decirles con todas sus letras a quienes no participan proactivamente en los asuntos que nos competen a todos, que son unos malos mexicanos ya que tanto ellos como nosotros sabemos que su actitud de aparente indiferencia es solo un pretexto bajo el cuál disfrazan su ignorancia de los temas públicos ya que tampoco han logrado vencer su indecente flojera para tomarse el trabajo de cumplir su obligación ciudadana de enterarse y participar. ¿Qué quienes somos para decirles sus verdades? ; Pues en un país de iguales ¿Quiénes son ellos para que no se los digamos?

SE VE…Que independientemente de la ética que para ello utilicemos, - pues cada quien es responsable de sus conductas y ya recibirá juicio por ellas - los que somos adversarios políticos y tan apasionadamente contendemos, en ese aspecto merecemos el reconocimiento mutuo, pues al menos nos estamos tomando el trabajo de participar; Los unos luchando para mantener el mismo estado de cosas, los otros para el aún más loable esfuerzo de tratar de cambiarlas para mejorarlas. Por eso es muy importante que los unos y los otros con ojo crítico, nos enteremos bien de las características y cualidades de quienes representen a cada una de las opciones que van surgiendo.

SE VE… Que en algo coincidimos todos, inclusive los que solo se dedican a la crítica ociosa; LAS COSAS NO PUEDEN SEGUIR COMO ESTÁN, se impone un cambio de rumbo, los indicadores sociales nos gritan que en esta ocasión no podemos postergar la necesidad de enderezar el timón y que es urgente para nuestra sociedad el rescatar el control de los asuntos públicos de manos del grupo que ha postergado el bien común en aras de beneficios personales, pues aunque tuvieron el poder que otorgan las mayorías ciudadanas, en vez de atender los reclamos sociales, se dedicaron a satisfacer las conveniencias de los grupos de poder que les patrocinaron las campañas y ocupados en cumplir los pactos hechos a espaldas de la sociedad chihuahuense así como sus insaciables demandas, desatendieron aspectos vitales y fueron permisivos con la ilegalidad hasta el extremo de convertir a nuestro estado en refugio de las bandas de delincuentes que hoy nos mantienen asolados

SE VE… Que sobre nuestra sufrida sociedad chihuahuense se proyecta amenazadora la sombra de la continuidad de esas complicidades, representada en la figura del candidato oficial y como los males nunca vienen solos, también se puede apreciar como en torno a quien encabeza esa preocupante opción, se empiezan a agrupar figuras que en su oportunidad han dejado perniciosa huella en la vida de nuestro estado, estas inconvenientes cercanías son la evidencia que nos confirma que más allá de los dichos con los que adornen el discurso con el que nos pretenden endulzar el oído, a la hora de los hechos todo se reduciría al encubrimiento de los errores de los que salen y a solapar las nuevas tropelías de los que pretenden regresar por sus fueros. ¿O como entenderíamos ESTA REALIDAD?, realidad que por si sola desmiente toda explicación y justificación que le quieran dar los que hoy fallan tan gravemente en sus obligaciones de velar por nuestra seguridad y nuestro progreso, ¿Cómo aceptar resignadamente y sin hacer el esfuerzo de cambiarlo, a esto que hoy percibimos con todos nuestros sentidos como una grave situación de riesgo y que además amenaza con empeorar? Al árbol se le conoce por sus frutos y los que hoy cosechamos ya se pasan de amargos. ¿O no?.

SE VE.. Que más allá de apasionamientos partidistas irracionales, ahora nos es indispensable encontrar una opción que por contraposición natural a esas personalidades que representan la continuidad de los males que hoy nos aquejan, nos brinde la oportunidad de escribir en forma distinta la continuación de la historia de nuestra entidad, de enmendar esos renglones torcidos y borroneados que nos dejan por herencia estas malogradas administraciones que venimos padeciendo desde hace varios sexenios. De asegurarnos que el siguiente gobernante no sea solo un “tapadera” del que se va y que antes que ver por nuestras legítimas necesidades, PRImero tenga que darles continuidad a los compromisos que hayan quedado pendientes con los insaciables manejadores de los negocios públicos que deberían redituarnos bienestar a todos y no solo a ellos como hasta hoy lo vemos.

SE VE… Que es muy lamentable que siga existiendo tanta necesidad en los grupos de población más depauperados materialmente, a los que además se les ha empobrecido ideológicamente al enseñarles a practicar sistemáticamente un “justificado” cinismo de ofrecer su voto a cambio de jugar el pervertido juego de cambiar su sufragio por las migajas de lo que ignoran que de todas formas les pertenece por legítimo derecho; Personas que desde su necesidad y creyendo ser astutos tratan de obtener un mayor beneficio, cuando al presentarles otra opción política argumentan que “los del PRI si nos cumplen todo lo que prometen” pero que cuando se les dice “bueno y si eso fuera cierto entonces como explican el porque siguen ustedes tan fregados”. Nada más hay que ver la cara que ponen ante la contundencia de ese razonamiento tan elemental y la chispa de indignación que brilla en el fondo de sus ojos al cobrar conciencia de la burla generacional de la que los han hecho víctimas esos que ellos defienden a capa y espada nomás porque se ostentan ante su sencilla percepción con los colores de nuestra bandera.

SE VE… Que toda esa gente requiere de un liderazgo que los conduzca a un encuentro con su dignidad en todos los sentidos, alguien que asuma la ingente tarea de ir sanando comprometidamente esos ánimos resentidos y desconfiados mediante un desempeño honesto de sus funciones. Que requerimos confiar en alguien con quien podamos identificarnos desde un mismo origen y un mismo sentir, que provenga desde el mismo estrato social de necesidad que padecemos, que conozca de primera mano nuestra necesidad y que no tenga compromisos con aquellos de los cuáles queremos deshacernos toda vez que han demostrado que no sirven a nuestros legítimos intereses, pues ya ni se preocupan por simular al menos un comportamiento democrático, pues llegan a sus cargos por la vía de las más descaradas imposiciones, apoyados por los grupos de ganaderos, empresarios, políticos y ex políticos voraces, tradicionalmente acostumbrados a mangonear como lo hacen en sus negocios particulares.

SE VE… Que C. B. es el candidato que mejor representa las expectativas del ciudadano común, que Carlos Borruel personifica la esperanza de los que estamos hartos de los malos manejos y la simulación de quienes se apoderaron del control de nuestra “Patria Chica” desde hace décadas y a los que hoy, podemos poner en su lugar mediante el simple ejercicio de nuestro sufragio electoral el próximo 4 de Julio, día en el que ya no por cuestión de ganas, sino por necesidad urgente, debemos dar el golpe de timón que nos enderece el camino hacia un estado donde impere la paz y el progreso, el respeto a la dignidad de cada persona y sobre todo donde se promueva la participación consciente del individuo en la vida democrática y se facilite el ejercicio de nuestros derechos mediante el cumplimiento de nuestras obligaciones.

Ahorrémonos las afirmaciones obvias, porque si algunos están acostumbrados a vivir en la simulación, aquí jamás ha habido la pretensión de disimular simpatías, así que nadie sienta estar descubriendo la sal con limón, pues no es vergonzante el ser simpatizante del partido que promueve a C. B. antes bien, si otros hasta presumen de ser adeptos de la opción que ha demostrado tanta incapacidad y tanta corrupción durante tanto tiempo ¿Porqué habríamos los demás de disimular lo que esos hacen a la luz del día?. Pero se que es mucho pedirle a quienes han desarrollado el síndrome de “enamoramiento” hacia los que sistemáticamente los han violado ideológicamente, tanto que hasta los han convencido de que eso es lo que se merecen. Ansiamos ver el día en que tomen conciencia de que las cosas pueden ser diferentes y se atrevan a sacudirse el yugo de la imposición de sus caciques. ¡Tanta lucha de nuestros antepasados por la causa de la libertad… y tan desperdiciada!