Noticias de Chihuahua, Chih., a Sábado 20 de abril de 2019

Cargando...
Cargando...

Sin Debate

por Sara O Durán 290

Sin Debate

Nuestras expectativas superaron el foro de propuestas, que nos presentaron los candidatos a la gubernatura

Nuestras expectativas superaron el foro de propuestas, que nos presentaron los candidatos a la gubernatura en ciudad Juárez. Eso no fue un debate.

Aunque, después de los acontecimientos previos al encuentro, en que se descubrieron los ejemplares impresos de guerra sucia hacia el candidato panista, en que estuvo involucrado el señor Ramón Serna, funcionario del IEE; el ambiente habrá estado cargado de gran tensión, para todos los participantes.

El señor Borruel, logró su mejor acierto, por la civilidad demostrada. No ha de ser tan fácil, mantener la armonía en momentos tan adversos. Yo creo que un buen número de personas, en su lugar, hubieran iniciado el dichoso evento a puñetazos, mandando todo a volar ¿o no?

El candidato Orozco, tuvo la oportunidad ideal para ganar votos, pero no fue capaz de lograr penetración, con todo y que si lanzó algunos buscapiés a los otros dos candidatos, que no pasaron de ruido.

Terminó leyendo y bastante mal, su lista de peticiones para quien gane de los otros dos, auto descartándose, pudiendo apoderarse del escenario y transmitir un mensaje bastante sensibilizador, desde sus vivencias, por su acercamiento constante hacia los más desprotegidos, a través de su amplia trayectoria en las luchas sociales y con su preparación de Antropólogo social.

Su idealización hacia López Obrador, tan devaluado para todos, a quien cita en todo su discurso, no le permite sumar voluntades. Ese es su defecto principal. El segundo es que no estamos para sueños y es lo que nos ofrece desde su propaganda.

La izquierda perdió la pasión y su rapidez de respuesta y ataque. No han sabido explotar la existencia de un número tan grande de mexicanos inconformes, que ya somos demasiados.

Son muy agudos en sus señalamientos, detectan todo lo que está mal, pero en su turno para proponer se atragantan y se sofocan, quedando como cualquier habitante más, llenos de dudas e inconformidades, pero sin alternativas viables de solución y con gran amargura ancestral, por no poder llegar al poder.

Nos dio una razón más, para considerar que ninguno de los partidos pequeños nos sirve para nada. Ya va siendo hora de que mejor acepten que todos extrañan al PRI y que se reintegren a él.

El señor Duarte, se centró sólo en sus autodefiniciones y autoalabanzas, cerrando su discurso, con que en Parral nacieron Adán y Eva y que allí se creo la”Chihuahuaneidad”. La gente presente no pudo contener las carcajadas por tal ridiculez.

Nos orilla a desear desaparecer a Parral de nuestra geografía, con tal de que no nos relacionen con él. Compadezco a la gente tan hermosa de esa tierra, por el estigma que les está acarreando.
¿Quién se sintió respaldado, seguro, confiado, cuando nos dijo que él conoce a Obama y a grandes personalidades internacionales? ¿A quién le podrá ser de utilidad? ¿Eso resolverá nuestros problemas? o ¿tendríamos a un gobernador siempre en viajes al exterior de relaciones públicas de provecho personal, dejando encargado el changarro, a cada rato?

Borruel, ratificó sus compromisos. Ciertamente leyó, se apoyó en documentos para citar datos y cifras. Es probable que no quisiera correr el riesgo de equivocarse en ningún mínimo detalle, para no instigar el descrédito priísta, como hicieron con su imperceptible error de 69 municipios, que tanto han magnificado.

A falta de errores y sin nada que criticar, debido a que su presencia y desenvolvimiento fueron el centro del evento, lo que a los priístas también les molestó, divulgan ahora que subieron 28 veces a asistirle. Nadie lo supo, porque pocas personas estuvieron presentes y nos resignamos a seguirlo por televisión y por radio, donde nunca percibimos eso.

Además, si su actuar se mantiene así, bien merece 28 o todas las asistencias que requiera. Si lo que buscamos es un buen gobernador, no un orador. Ya hemos tenido muchos gobernantes pésimos, con gran oratoria y eso si que nos tiene fastidiados.

Que bueno que los errores del PRI fueran de esa insignificancia y no los que nos arrastraron a esta realidad, contra nuestra voluntad ¿A quién le importa algo tan simple? Si lo trascendental, es solucionar nuestra crisis de todo.

Borruel presentó un proyecto concreto, objetivo y bien aterrizado, con una actitud sobria, madura y sana. Tan humano como cualquier mexicano más, como deben ser los políticos, para sentirlos cercanos a nosotros y que nos inspiren a recurrir a ellos, si acaso lo necesitamos alguna vez, sin cohibirnos, ni sentirnos inferiores.

Será un gobernador muy cercano al pueblo, ágil, sencillo, eficaz, como lo fue Barrio y quien por su forma de ser y gobernar, logró que muchos simpatizáramos por primera con el PAN.

Borruel se agregó también puntos porcentuales de preferencia, en el debate externo, con las demostraciones de sus simpatizantes a la salida del recinto, a quienes Duarte calificó como porros. No es lo mismo “porros” que “porras”. No es lo mismo que los juarenses demostraran su inconformidad hacia el PRI, hacía Duarte y Murguía, a agredirles.

Esto quedó grabado en muchos videos, donde cualquiera podrá observar, como fue que las porras hacia Borruel ahogaron los gritos de inconformidad de la comunidad hacia el PRI. El comportamiento de sus militantes fue de absoluto respeto.

La renuncia lograda del funcionario del IEE, redondeó el éxito del debate. Sólo falta que se aplique todo el rigor de la ley hacia ese señor, de resultar culpable y que no quede solamente en renuncia, porque de actuar con blandura, puede hacérseles costumbre, faltar a su compromiso hacia quienes conformamos el pueblo.

Sara O Durán