22.38°C

Cielo Claro

Chihuahua, Chihuahua



Miércoles 22 de septiembre de 2010

Son Maras producto del olvido

El fenómeno de las maras se concentra en el denominado Triángulo Norte


El fenómeno de las maras se concentra en el denominado Triángulo Norte

Las pandillas mafiosas que azotan Centroamérica, conocidas como maras, mantienen en vilo a varios gobiernos, que multiplican leyes y normas para combatir a los miles de integrantes de estos grupos surgidos hace más de 25 años en los barrios hispanos de Los Ángeles.

El fenómeno de las maras se concentra en el denominado Triángulo Norte, integrado por Guatemala, El Salvador y Honduras, países caracterizados por la pobreza y la desintegración familiar debido a la migración.

«Las investigaciones realizadas durante 15 años demuestran que las pandillas son el resultado de la confluencia de factores de orden social, económico, políticos, institucionales y geopolíticos», declaró la directora del Instituto de Opinión Pública de la Universidad Centroamericana, Jannet Aguilar.

Las maras son el resultado de familias disfuncionales y de los Estados que privilegiaron la represión y no alentaron oportunidades educativas y laborales, añadió la socióloga.

En El Salvador, donde el fenómeno toma mayor fuerza, las maras son verdaderas organizaciones mafiosas que están implicadas en tráfico de drogas y armas, extorsión y secuestros, y dieron muestra de su poder a comienzos de este mes al imponer un paro de autobuses de tres días para intentar impedir la promulgación de la ley que las proscribe.

«Son ilegales y quedan proscritas las llamadas pandillas o maras tales como Mara Salvatrucha, MS 13, Mara 18, Mara Máquina, Mara Mao Mao», indica la lay, que, además, fija penas de prisión. Por ser parte de una de ellas se impondrá una pena de 6 años de cárcel y si se trata de un líder se le darán entre 7 y 10 años.

Actualmente 7 mil pandilleros están presos en El Salvador, pero se estima que en las calles pueden haber entre 9 mil y 20 mil más, pues muchos adolescentes son reclutados diariamente, según la Policía.

La Mara 18 y la Mara Salvatrucha, las dos bandas más famosas, surgieron en los 80 en barrios latinos de Los Ángeles, y se extendieron en Centroamérica luego de la deportación de miles de inmigrantes.

Las maras, abreviación de marabunta, hormiga devoradora de la Amazonia, tienen miles de miembros en países como Guatemala y Honduras, donde las tasas de criminalidad también están entre las más altas de América Latina.

Sin embargo, algunas autoridades y líderes de derechos humanos urgen a no crear falsas expectativas con la ley antimaras, pues afirman que no soluciona el problema de la delincuencia, mientras que otros países centroamericanos temen que los pandilleros salvadoreños emigren a su territorio.