Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 27 de abril de 2017

Cargando...
Cargando...

Sube pasaje del camión a $6

1357

Sube pasaje del camión a $6

El Consejo Consultivo de Transporte aprobó anoche un aumento a la tarifa del servicio urbano del 33% a nivel estatal

El Consejo Consultivo de Transporte aprobó anoche en la ciudad de Chihuahua un aumento a la tarifa del servicio urbano del 33 por ciento a nivel estatal, por lo que el costo del pasaje en las ruteras, tanto en la capital como en Ciudad Juárez, será de seis pesos a partir del sábado.

En una reunión de poco menos de dos horas celebrada en el Salón Central de Palacio de Gobierno, los integrantes del Consejo discutieron las propuestas sobre la nueva tarifa, ya que mientras los concesionarios exigían que quedara en siete pesos, la Federación de Estudiantes Universitarios de Chihuahua y la Federación de Estudiantes de Chihua-hua demandaron que el incremento no rebasara los seis.

Otra de las exigencias de los concesionarios fue que no se hiciera válido el descuento para estudiantes, al argumentar que existen actualmente muchas credenciales falsas que son utilizadas por personas que ni siquiera acuden a una escuela.

El acuerdo fue que se instalarán módulos de credencialización en los planteles educativos para que sea un carnet único para estudiantes que incluirá el logotipo de la FEUCH. Además, se acordó que se le dará descuento a los adultos mayores y a personas de escasos recursos.

En Ciudad Juárez, de acuerdo con información de la Oficina de Transporte Público, diariamente 800 mil usuarios se trasladan en autobuses urbanos, siendo 400 mil en ruteras y otra cantidad igual en camiones de viaje especial, que serán los afectados con esta determinación.

Anoche, consultados en las paradas de camión, varios juarenses consideraron injusto y autoritario el incremento a la tarifa del transporte público que autorizó el Consejo Consultivo.

Para los ciudadanos es injusto en este momento aumentar el costo del servicio en virtud de que la situación económica de los usuarios y en general de la comunidad es muy difícil, por lo que en lugar de ver los transportistas por sus intereses deberían solidarizarse con la población.

Los entrevistados aseguraron que en este momento hay una cantidad enorme de desempleados que prefieren evitar gastar en el camión, para aprovechar al máximo el dinero de sus liquidaciones.

Además indicaron que es un abuso de autoridad, ya que a pesar de que lo autorizó un consejo consultivo, ni el gobierno ni nadie les preguntó si estaban de acuerdo, además ningún órgano gubernamental obliga a los concesionarios a modernizar el servicio.

Adrián Hernández, empleado de una farmacia, indicó que esta medida le va a provocar serias afectaciones a su economía familiar, ya que mientras le aumentan la tarifa su sueldo sigue siendo el mismo.

Mencionó que al día utiliza cuatro ruteras que a la semana le hacían gastar 108 pesos, pero con el incremento tendrá que dedicar 144 pesos, mientras que su sueldo semanal es de 800 pesos.

Hasta antes de esta alza utilizaba un 13.5 por ciento de su sueldo en traslados, pero ahora con el incremento tendrá que destinar un 18 por ciento.

Luego de la reunión, el secretario general de Gobierno, Sergio Granados, comentó que el aumento a la tarifa del transporte público era inminente, debido a los costos de operación que representan para los concesionarios mantener las rutas operando, además de que van más de tres años en los cuales no se había dado un incremento.

El aumento más reciente fue en marzo del 2006, cuando la tarifa pasó de 4.00 pesos a 4.50.

El incremento entrará en vigor un día después de su publicación en el Periódico Oficial del Estado, que está contemplada para mañana sábado.

En Chihuahua, el presidente de Transportes Urbanos y Semiurbanos, Luis Sánchez, señaló que los permisionarios están conformes con el ajuste a la cuota, ya que según explicaron los precios de los insumos para el transporte público se han incrementado, principalmente el diesel y las refacciones.

Entre el grupo de concesionarios presentes en la reunión se hallaba un contingente de Ciudad Juárez.

La vicepresidenta de la FEUCH, Tania Gómez, indicó que el incremento sí afecta a la economía familiar pero fue aceptado ya que es necesario para que se llegue a establecer el nuevo sistema de transporte urbano en esta capital.

Carlos Loya, del Frente de Consumidores, lamentó que se haya aprobado el aumento, además de que calificó como “mañosa” la forma de operar de los concesionarios y autoridades, ya que la sesión se efectuó sin tomar en cuenta la postura de las organizaciones que representan a quienes serán más afectados con el aumento.

“En lugar de que se diera el aumento el Gobierno tenía la opción de subsidiar el servicio y no pasarle el costo a los usuarios especialmente ahora que la situación económica está tan difícil, deben pensar en las familias en las que todos usan el camión como medio de transporte, porque para ellos no habrá ninguna credencial... si para los concesionarios dejó de ser negocio entonces que lo dejen y lo tome el gobierno ya que esa es su responsabilidad”, declaró.

Francisco Javier Herrera, parquero de centro comercial en esta frontera, dijo que recién perdió su trabajo en una maquiladora, por lo que tuvo que ubicarse en este empleo en donde vive de lo que le den los conductores.
Indicó que su ingreso no es estable, pero su gasto en los camiones nunca falla.

Manifestó que no está de acuerdo en que hayan aumentado la tarifa, ya que no invierten mucho en mejorar el servicio.

Por ello, aseguró, no se justifica porque siguen circulando las mismas unidades chatarras y con un servicio pésimo.

Dijo que desde la colonia Azteca a su trabajo tiene que tomar diariamente seis camiones y en por lo menos cuatro de ellos por lo general siempre se encuentran en deficientes condiciones y maltratados.

“A veces en el camino me ha tocado que se descompongan y hacen los recorridos más tardados. Incluso me ha tocado que me asalten los cholitos que se suben a tumbar a los pasajeros”, indicó.

Antonia Guillén, trabajadora de una empresa de limpieza, dijo estar muy molesta con el gobierno, porque en lugar de ver por los intereses del pueblo protegen a los transportistas.

“A ellos (concesionarios) ni al gobierno les importa lo que nosotros batallamos para conseguir el pan para llevar a nuestras familias, y con esto (aumento) nos van quitando cada vez más de lo poco que ganamos”, mencionó.

En la ciudad de Chihuahua, como parte de los acuerdos que se establecieron para que se autorizara el aumento se fijó la mejora del servicio en lo correspondiente a las unidades y conductas de los choferes, respetar las rutas, cumplir con la última vuelta y mantener el promedio de 10 años de antigüedad de las unidades como máximo.