Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 6 de agosto de 2020

Cargando...
Cargando...

Tenía Raquenel pasadizo secreto en oficinas

854

Tenía Raquenel pasadizo secreto en oficinas

Desde hace 13 años Raquenel Villanueva sabía que su “cabeza ya tenía precio"

Desde hace 13 años sabía que su “cabeza ya tenía precio”, cifra tasada en algunos millones de pesos por el crimen organizado, por lo que la polémica abogada Raquenel Villanueva tomó todas las precauciones posibles… incluso un “pasadizo secreto”.

Pocos supieron que esta conexión oculta en su despacho, de la colonia Central, en Monterrey, con unas propiedades a espaldas de este predio, fue el medio por el que la abogada pudo evadir por años la vigilancia que montaban periodistas, litigantes contrarios, autoridades y “enemigos” en general.

Villanueva era propietaria de algunas casas que colindaban con la parte trasera de sus oficinas, y en una tenía una cochera donde había vehículos que pocas veces usaba.

Así, mientras los “vigilantes” revisaban lo que creían eran todos los accesos al inmueble, sobre la avenida Simón Bolívar, ella podía irse sin ser seguida por una de las calles perpendiculares tan sólo usando algún tipo de sombrero y lentes oscuros.

Raquenel y su socio Julio Vargas formaban parte de un reconocido grupo de abogados a quienes en la década de los 90 acudían los jefes del crimen organizado que eran atrapados.

Aunque trabajaban cada uno por su cuenta, junto con Leopoldo del Real y Agapito Garza Salinas, tomaron polémicos casos tanto en Monterrey como en Saltillo.

La amenaza contra los litigantes se destapó en 1996, tras la captura el 14 de enero de Juan García Ábrego, jefe del Cártel del Golfo. Raquenel representó a Carlos Reséndez Bertolucci, cerebro financiero del cártel y quien supuestamente entregó a García Ábrego.

Ese mismo año el abogado Leopoldo del Real fue ejecutado mientras cenaba en un restaurante frente a Cintermex. Estaba platicando con Fernando Garza Guzmán, director de la Policía Judicial de Nuevo León. Raquenel defendió a los principales implicados.

También en 1996, el litigante Agapito Garza Salinas fue encontrado encajuelado en los límites de Saltillo y Monterrey. Fue el 13 de mayo de 1998 cuando los ataques contra la abogada comenzaron, con la explosión de una bomba en su despacho… ése del que muchas veces escapó por el pasadizo secreto, acompañada de su socio, Julio Vargas. Julio se separó de ella para iniciar su propio negocio. Murió el 3 de mayo del 2006, acribillado afuera de su despacho.