22.45°C

Muy Nuboso

Chihuahua, Chihuahua



Martes 9 de junio de 2009

«Tiempos turbios para la libertad de expresión»

Ramón Galindo Noriega expresó su preocupación por los tiempos turbios que vive la libertad de expresión en México


Ramón Galindo Noriega expresó su preocupación por los tiempos turbios que vive la libertad de expresión en México

El senador Ramón Galindo Noriega expresó su preocupación por los tiempos turbios que vive la libertad de expresión en México, por lo que propuso establecer un marco legal que otorgue mejores instrumentos jurídicos que garanticen el pleno ejercicio de las libertades de expresión e información.

En el marco las celebraciones en torno al Día de la Libertad de Expresión, conmemorado el pasado 7 de junio, el legislador albiceleste exaltó que “lamentablemente el Estado mexicano no puede echar las campanas al vuelo en esta materia, por lo que las reflexiones de este día deben estar encaminadas a dibujar las vías que nuestro país recorrerá para estimular una verdadera pluralidad de difusión informativa y de análisis”.

Añadió que hacerlo es un requisito indispensable para el funcionamiento de la democracia y pilar central de una buena gestión pública: “El derecho de ejercer la capacidad de análisis y de circular razonamientos libres de dogmas o fanatismos es lo que permite que las sociedades se consoliden. Allá donde la libre expresión florece, florece la democracia”, aseveró.

Al reconocer que la libertad de prensa es esencial para la realización del pleno y efectivo ejercicio de la libertad de expresión, Galindo también se pronunció en favor de ampliar los mecanismos de protección a quienes ejercen la labor periodística en México, nación que, de acuerdo a diversas fuentes, es la segunda zona más riesgosa del mundo para ejercer esta profesión, después de Irak.

En este sentido, el senador por Chihuahua aceptó que aún falta recorrer un largo camino para detener la violencia y la hostilidad que azota al gremio periodístico, y se sumó a las voces de quienes exigen el esclarecimiento de los homicidios cometidos contra diversos comunicadores a lo largo y ancho del país.

“El asesinato de periodistas debe esclarecerse sin miramientos, pues representa un golpe bajo a la democracia y constituye una forma inaceptable de censura”.

Además, dijo, “los homicidios, los ataques, las amenazas y la intimidación no sólo silencian al periodista individualmente, sino que tienen un profundo efecto negativo en el desarrollo de las naciones que, como México, aún no han alcanzado su máximo desarrollo institucional”.

No obstante la complejidad del panorama, Galindo subrayó que debe reconocerse que se han logrado avances significativos, pues, “por fortuna, ahora defendemos la libertad de expresión en democracia, y no bajo el yugo de un régimen autoritario o dictatorial, lo que nos alienta a esforzarnos por establecer en nuestro país una cultura que priorice la libertad de expresión, y no la considere como un derecho sacrificable”.

El también presidente de la Comisión de Desarrollo Municipal de la Cámara Alta remató diciendo que “defender la libertad de expresión es equivalente a defender un estilo de vida, pues se trata de defender la democracia. Cuando la libertad de expresión desparece y se debilita, la democracia sufre el mismo destino, y ningún Estado que pretenda mantenerse puede desdeñar este binomio”, concluyó.