Noticias de Chihuahua, Chih., a Martes 31 de marzo de 2020

Cargando...
Cargando...

Trasladan a reos de alta peligrosidad

462

Trasladan a reos de alta peligrosidad

Trasladan a ‘El Neto’ y otros ocho presos peligrosos a penales de máxima seguridad

Nueve presos de alta peligrosidad que se encontraban internos en Ceresos estatales, con sede en esta localidad y en la capital del estado, fueron trasladados ayer por la madrugada a penales de mayor seguridad en otras ciudades del país.

Entre los internos que fueron cambiados a otros reclusorios se encuentra Ernesto Alfredo Piñón de la Cruz, alias “El Neto”, a quien se le han acumulado más de 200 años de cárcel en sentencias por secuestros que cometió en Juárez.

Ayer la Fiscalía General del Estado dio a conocer mediante un comunicado que en un operativo sorpresa efectuado por la Federación durante la madrugada de este domingo fueron llevados a distintos penales federales de México nueve reos de alta peligrosidad de los Centros de Reinserción Social para Adultos de Juárez y Chihuahua.

Se informó que en atención a un convenio establecido entre el Gobierno del Estado y la Federación, agrupaciones especiales de la Policía Federal arribaron la madrugada de ayer a Ciudad Juárez y la capital del estado, donde realizaron las acciones a fin de sacar y llevarse a los nueve internos considerados de alta peligrosidad.

Del penal estatal de Ciudad Juárez, cuyo operativo se efectuó a las 3:20 de la mañana con la participación de ochenta elementos federales, trasladaron a Ernesto Piñón de la Cruz “El Neto”, Jesús Eduardo Soto Rodríguez, Samuel Castro Bonilla, Eduardo Murillo del Mar y Román Castillo Salas.

En el reclusorio estatal de la Ciudad de Chihuahua las acciones fueron realizadas por un grupo de cincuenta agentes a las 5:45 de la mañana, quienes se llevaron a Jaime Alberto Cotrill Tunial, Jesús Arturo López Ruiz, Julio César Segovia Cisneros y Humberto Beltrán González.

El traslado este domingo de los nueve reos fue realizado aplicando medidas de seguridad extraordinarias, en un avión de la Policía Federal que partió del aeropuerto de la Ciudad de Chihuahua con rumbo a diferentes ciudades donde existen penales federales de máxima seguridad.

No se dio a conocer a qué penitenciarias fueron llevados cada uno de ellos.

Toda la operación en las dos ciudades se realizó sin contratiempos y en forma segura por parte de los elementos federales, se reportó.

Así como “El Neto”, otro de los trasladados, Jesús Eduardo Soto Rodríguez, se dedicaba al secuestro de personas en esta ciudad.

En los primeros meses del año un juez de Garantía sentenció a “El Neto” Soto Rodríguez, su cómplice, a 20 años de prisión en un juicio abreviado por el secuestro de una agente del Ministerio Público adscrita a la Subprocuraduría de Justicia del Estado, delito perpetrado el 26 de marzo del 2009.

Datos indican que Soto Rodríguez lideraba una célula de la banda original de secuestradores conformada por “El Neto”, aunque este último continuó dándoles “consejos” desde la cárcel para negociar con los familiares de las víctimas.

Los integrantes de la banda de “El Lalo”, incluyendo a su líder Jesús Eduardo Soto Rodríguez, fueron capturados el 28 de marzo del 2009 por la Unidad Modelo de Atención al Secuestro (UMAS) de la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado.

El pasado seis de diciembre, un comando armado intentó liberar a Ernesto Alfredo Piñón de la Cruz y a uno de sus cómplices, lo que provocó un fuego cruzado que causó terror y crisis nerviosas a decenas de civiles.

César Vega Muñoz, “El Chalín”, logró evadirse en esos hechos, en tanto que “El Neto”, de 21 años –considerado un preso de alta peligrosidad y sentenciado a más de 220 años de cárcel, al sumar varias sentencias por encabezar otros tantos plagios– recibió un rozón de bala en la cabeza del cual fue dado de alta días después.

Otro de los trasladados fue Eduardo Murillo Del Mar. A este hombre y a Joel Bermúdez, un tribunal de Juicio Oral los sentenció a 20 y 30 años de prisión, respectivamente, como responsables de los homicidios registrados durante un motín ocurrido en el Cereso estatal en marzo del 2009.

Eduardo Murillo Del Mar fue condenado a 20 años de encarcelamiento y el pago de 43 mil 292 pesos como concepto de reparación del daño ocasionado, esto al ser encontrado penalmente culpable de uno de los 21 asesinatos perpetrados en ese centro carcelario.

Murillo del Mar fue declarado autor material del homicidio de Abelardo Torres Lares, quien en esa fecha también era un interno.