Noticias de Chihuahua, Chih., a Domingo 25 de julio de 2021

Cargando...
Cargando...

¿Tu le crees a Cruz? Yo tampoco

por Aurícula 1146

Tal vez le estemos dando mucha importancia a Cruz, pero parece que el PAN se organiza en su contra

Erase el año 2005 en el Partido Acción Nacional. Francisco Barrio daba una conferencia de prensa donde anunciaba que se retiraba de la contienda interna por la candidatura presidencial de su Partido. Sus huestes Cruz Pérez Cuellar, Miguel Jurado, Adolfo “Tato” Blanco, Gustavo Madero, Eduardo Romero, Fernando Álvarez y los diputados fueron dejados en libertad para unirse a otro pre candidato, dígase Santiago Creel, Alberto Cárdenas o Felipe Calderón.

Pancho Barrio fue enfático: se iba por las condiciones de desigualdad, por la línea y apoyo marcados por el Gobierno Federal a favor de Santiago, pero no por ello quiso “sugerir” o inclinarse por un aspirante, ese es su talante democrático.

Rápido los equipos se pusieron en marcha, el primero en anunciar su apoyo a Felipe Calderón fue Cesar Jauregui Moreno y con el todo el grupo parlamentario de Chihuahua, dando un rueda de prensa y un gran impulso a la campaña de Calderón. César Jauregui fue director jurídico de Calderón cuando este fue presidente nacional del PAN, se les considera muy cercanos.

Mientras tanto, otros “Felices” decidían a quien darle su corazón, ellos eran Cruz Pérez Cuellar, Guillermo Luján, Tarín y Fernando Álvarez. Este grupo mantuvieron reuniones con cada uno de los aspirantes buscando garantías para incluirse en sus equipos. Santiago les garantizo el triunfo y candidaturas federales, Cárdenas fue muy afectivo y el siempre parco Calderón no se comprometió en nada.

Sin embargo el grupo de Juan Camilo Mourino, apreciando las dotes políticas de Cruz le ofrecieron sueldo para que coordinara al estado de Chihuahua, nuestro amigo Cruz quiso mas y ofreció ser coordinador regional, tomando los estados de Sonora, Sinaloa junto con Chihuahua, porque dijo esa experiencia la adquirió apoyando a Barrio.

El grupo Calderón con los pocos recursos económicos que tenían, se comprometieron a conseguirle un sueldo, misión que le fue encomendada a César Reyes. En esas estaban cuando por una rueda de prensa se enteran que este grupito se une a la campaña de Creel.

Así que el grupo decide unirse a Creel considerando que tenía más reconocimiento y posibilidades de ganar, y según ellos comentan, querían unirse a los dhiacos liderados por los Almeida, para dejar de enfrentarse y llegar a la Unidad Estatal.

Y la historia ya la conoce usted, Calderón gano la interna y la externa. Su siguiente reto seria recuperar al PAN de Manuel Espino, un conflicto de alianzas e ideológico. El padre de Calderón lucho con este nuevo grupo de panistas que llegaban a toma de decisión en el partido y también sufrió de rechazo y burla. Felipe en su primer encuentro con el PAN vivió la rechifla que los yunques le propinaron a su papá, marcando para siempre su carácter bravo y decidido.

Esta lucha se daba en la elección de los consejeros nacionales. Rápidamente los equipos de Calderón en los estados se aglutinaron para llegar a las listas. En Chihuahua, con el conocimiento de que es el Comité Directivo Estatal quien maneja la mayoría de los consejeros nacionales, hicieron una alianza con Fernando Álvarez para que este impulsara a los candidatos de Calderón a cambio de posiciones en las delegaciones federales.

¿Sabe usted que paso? Yo le platico. Llegó Cruz y desconociendo este compromiso aventaja a Fernando Álvarez y se impone dejando a un lado a los cercanos de Calderón, entre ellos al único chihuahuense que es Secretario de Estado, Abelardo Escobar, incondicional del Presidente y uno de sus mejores operadores políticos. En Los Pinos entendieron el mensaje: Cruz quería negociar los votos de los consejeros nacionales a cambio de posiciones.

En la asamblea nacional del PAN ningún chihuahuense – más que Javier Corral y César Jauregui – aparecían en las listas del Presidente, buscando que no llegarán los “Consejeros de Cruz” que se venderían al mejor postor. Los compromisos se hicieron en Los Pinos con Carlos Borruel.

El futuro en espera, la dirigencia estatal del PAN

Hoy Cruz Pérez Cuellar quiere llegar a dirigir de nuevo al Comité Directivo Estatal, diciendo que es el candidato del Presidente. ¿Pensará que no tenemos memoria? Pide el voto asegurando obtener posiciones para los consejeros estatales. ¿Será? ¿Tiene entrada en Presidencia?

Cruz desde que fue Secretario General del PAN ha manejado las asambleas estatales. Tiene compromisos y alianzas en los comités directivos municipales porque les paga sus renta, sueldos y les promueve candidaturas. Hace más de 7 años que controla desde la dirigencia juvenil hasta los plurinominales.

Esto le ha reportado quedar en primer lugar en dos ocasiones para consejero nacional, como fue hace 3 años donde el delegado del CEN Alejandro Zapata Perogordo le pidió cancelará seis votos para que así quedará Francisco Barrio en primer lugar en la lista y lo impulsará mas en sus afanes presidenciales, negándose contundentemente Cruz y la última asamblea estatal en mayo.

Con estas ventajas Cruz se impuso entre sus amigos Cesar Jauregui Moreno y Guillermo Luján para volver a dirigir el estatal con el aval de Fernando Álvarez. Argumenta tener el apoyo de Jorge Manzanera, chihuahuense e integrante del primer círculo de Calderón.

En contra parte, un grupo de “Felices” se han estado reuniendo para impulsar una candidatura diferente a Cruz, y encontraron el perfil en Rocío Reza, ex legisladora local y ex candidata a dirigir Cuauhtémoc. Mujer joven que representa otra forma de ejercer el poder, con empuje y entusiasmo Rocío puede limpiar los vicios del estatal. Reza obtenía los recursos para la campaña interna de Calderón en Chihuahua.

A Rocío la apoyan los pesos pesados de los Felices, Javier Corral, César Jauregui Robles y el mismo Don Luis. Este selecto grupo tiene una cita pactada con Mourino y Germán Martínez, para solicitarle el apoyo a la fémina. Rocío además es amiga cercana de la esposa del Presidente, Margarita Zavala, ellas se conocieron en el juvenil.

En oposición a los “Felices”, la estrategia de los dhiacos, se llama Jorge Bermúdez. Con modestia se considera que este grupo aglutina el 30% de los consejeros estatales y jugaran una posición relevante en esta elección, este grupo decidirá el destino del PAN, acerca con quien se van a aliar y dar los votos para el triunfo.

Militante y operador panista con una amplia experiencia en campaña, Bermúdez es fiel vasallo de Jorge Manzanera, trabaja para DOCSA, y fue el coordinador nacional de los representantes de casilla y operador del día D de la campaña Presidencial con logros muy relevantes, como haber cubierto en más del 95% las casillas en todo el país.

Bermúdez obtuvo con oportunidad (la misma noche del 2 de julio) todas las copias de las actas con los resultados electorales lo que le garantizo a Calderón la certeza de su triunfo y por tanto las estrategias que debería impulsar a partir de la reacción de Andrés Manuel López Obrador. Jorge presenta una oferta sólida para dirigir al partido y parece que es la última pieza del rompecabezas para sacar a Cruz de la contienda.

La candidatura de Jorge va en serio y desmiente los dichos de Cruz en tanto tener en Manzanera un vínculo con el Presidente Calderón. Por lo menos Bermúdez, al igual que Reza, se la jugaron por el, si el presidente tiene para escoger entre su gente de confianza ¿usted cree que apoyaría a Cruz?

Tal vez le estemos dando mucha importancia a Cruz, pero parece que el PAN se organiza en su contra. En la política como en la vida, una premisa básica es el respeto a la palabra, y quien no cumple sus compromisos no es digno de confianza.

Si usted es consejera estatal del PAN, no le crea a Cruz si le ofrece una delegación, mejor mande su currículo a Presidencia de la República, créame que tendrá una respuesta de fiar.

Hasta la vista, baby.