Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 20 de marzo de 2019

Cargando...
Cargando...

Va «La Familia» con todo contra federales

656

Va «La Familia» con todo contra federales

Tras la detención de “La tuta” grabaron, torturaron y asesinaron a doce agentes federales y retaron a las autoridades

Trágico fin de una operación encubierta para la captura de Servando Gómez Martínez, La Tuta, la ejecución de 12 policías federales indignó, caló hondo y mostró el grado de furia de que es capaz de desatar el grupo criminal La Familia Michoacana. Los cadáveres apilados de los federales ejecutados, entre ellos una mujer, fueron precedidos del reto que lanzó esta organización delictiva —“vengan por nosotros”— a la policía en un video que difundieron en internet, en el cual filmaron la tortura y asesinato de los uniformados.

Un “lunes negro”, como hasta hoy no se vuelve a vivir dentro de la Policía Federal, fue el 13 de julio pasado cuando se conoció de la desaparición de todo el grupo encubierto de la corporación que se encontraba en el municipio de Arteaga, con la misión de efectuar trabajos de inteligencia para ubicar la presencia de La Tuta.

Los federales, quienes penetraron hasta la zona de máximo peligro, fueron delatados poco después de la captura de Arnoldo Rueda Medina, La Minsa, el hombre por el cual La Familia desencadenó varios ataques a instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública Federal.

La mujer y los 11 hombres que componían el grupo de federales quedó a merced de sicarios la mañana de aquél funesto lunes, cuando fueron levantados con la presunta complicidad de policías municipales de Arteaga, a unas casas de distancia de la vivienda de los familiares de La Tuta.

Cruel filmación

Todos fueron trasladados —según se aprecia en el video de casi seis minutos que filmó y difundió el grupo criminal— a una especie de granero, donde se les sometió a golpes y torturas antes de victimarlos. En la filmación aparece primero una advertencia: “Este es un mensaje para Los Zetas y la PFP… para que los sigan apoyando… bola de culones!!!”, e inmediatamente aparece el emblema modificado de la Policía Federal con un mapa de México cruzado por una “Z” en su parte central.

Enseguida se muestra el rostro ensangrentado de un hombre que viste playera azul, está hincado, con la cabeza agachada pero que es obligado a mirar a la lente de la cámara, lo mismo que otros de sus compañeros que se advierten igual de golpeados, mientras atrás de ellos camina uno de los miembros del grupo criminal que viste pantalón de mezclilla y lleva botas vaqueras.

En la filmación se aprecia que los federales están amarrados de manos y pies, dispuestos en forma irregular. Algunos están hincados, otros tirados y semidesnudos. El sonido normal de la filmación fue omitido y en su lugar fue colocado como fondo musical un narco-corrido. Salvo la mujer policía que se aprecia sin huellas de golpes y sentada junto a dos compañeros, uno de ellos parado y con una bolsa negra colocada en la cabeza, todos los agentes aparecen golpeados.

Amenazas implícitas

Al final de la grabación se muestra a un hombre joven, quien porta un rifle de asalto, sosteniendo una cartulina en la que se puede leer un mensaje: “Saludos Mauro Timez y César Estrada”.

La reproducción de imágenes con policías asesinados comienza cuando el video marca un minuto con 19 segundos. La filmación termina con una amenaza: “Y sigues tú Rufo Valdemar, Nan Arzate El Chino, El Pollo y El Morral”, se advierte mientras aparece a cuadro la imagen de un hombre identificado como Nan Arzate El Chino, por quien se pide una recompensa de 10 mil pesos, y posteriormente “Atentamente FFMM”, iniciales que usa como rúbrica este grupo criminal que se mueve entre el fanatismo religioso y la violencia extrema.

Los cuerpos de los 12 policías federales ejecutados fueron hallados sobre la carretera Siglo XXI, a la altura de la población de Nuevo Centro, ubicada dentro del municipio de La Huacana, casi en el mismo sitio donde tres días antes habían sido arrojados los cadáveres de cuatro hombres destazados en ocho bolsas de plástico.

Sobre los cadáveres todavía se colocó un mensaje retador para la Policía Federal: “Vengan por otro. Aquí los esperamos”.