Noticias de Chihuahua, Chih., a Miércoles 23 de agosto de 2017

Cargando...
Cargando...

Vacía narcoguerra bolsillo de sicarios

697

Vacía narcoguerra bolsillo de sicarios

Esperan más violencia por falta de dinero

Distrito Federal— La guerra que sostienen el ‘Cártel del Golfo y Los Zetas’ está provocando que no le paguen a tiempo a los integrantes de sus filas, establecen reportes del Ejército.

Así lo señalaron al rendir declaración sicarios, “halcones” y colaboradores de esos grupos criminales ya detenidos, quienes han asegurado que no han recibido el salario que se les prometió.

“Una vez que son capturados por militares u otra autoridad, algunos de los delincuentes señalan que desde que comenzaron a operar no recibieron sus pagos, y quienes lo percibían, era incompleto, pareciera que más que pago eran recompensas”, afirmó una fuente militar con base en expedientes ministeriales.

Eso sí, los que no han dejado de recibir su “dinerito” son comandantes de Policía, ministeriales, alcaldes, personal de aduanas y demás funcionarios municipales, estatales y federales.

Antes de ser reclutados por ‘Los Zetas’ o el ‘Cártel del Golfo’, sicarios refieren en sus declaraciones que les fue garantizado ganar entre los 400 y los mil 800 dólares semanales, añadieron las fuentes consultadas.

Desde inicios de este año, esos dos cárteles mantienen una disputa por el control de las plazas de Tamaulipas y Nuevo León, además de San Luis Potosí.

Para el experto en temas militares y seguridad pública, Guillermo Garduño, si bien el Ejército ha debilitado en parte a los grupos criminales en su economía, la problemática pasa por el hecho de que hay más delincuentes pero las ganancias son las mismas.

“Hay una reducción en las expectativas de ganancia, y cuando son muchos los contendientes en guerras de largo plazo todos terminan arruinados. Hay una guerra entre ellos mismos, entre cárteles contra cárteles por las plazas, ellos contra el Ejército, guerras entre cadenas de distribución, todo eso tienen que enfrentar, eso refleja la falta de dividendos”, opinó.

El legislador Ardelio Vargas, presidente de la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados, señaló que el desgaste financiero de esas organizaciones criminales se debe a los operativos conjuntos de las Fuerzas Armadas en Nuevo León y Tamaulipas, por lo que anticipó que podría haber más violencia.

“El que no tengan dinero las organizaciones criminales las hace más violentas, tener una organización criminal cuesta y ellos van a buscar de dónde van a sostener su actividad y de ahí es donde vienen los robos, extorsiones, cobros de piso, y los sicariatos por cualquier cantidad de dinero, advirtió Vargas.

Por el contrario, el ex fiscal federal Samuel González señaló que “sí ha habido merma, sí se les ha dañado (a las organizaciones criminales) pero no al nivel de que no haya dinero para pagar a su gente. ¿Cómo va a llegar a ese nivel (la situación) si (las autoridades) no les han quitado los recursos?. Es contraintuitivo, si no les han quitado los recursos, que digan que no tengan los recursos para pagarles”, refutó.

Las batallas en diversas plazas de Tamaulipas han generado botines de guerra, suponen fuentes castrenses. “Quienes poseen los pagos (el dinero para pagar a los integrantes del grupo criminal), o los matan en el camino, o se quedan con el dinero tras considerar que los destinatarios pueden ser ejecutados antes de recibir la nómina por los contrarios, entonces no tienen dinero y eso los hace más peligrosos”, dijo a Reforma un mando militar.

El Cártel del Golfo y Los Zetas se disputan las plazas de Tamaulipas, Nuevo León y San Luis Potosí para el paso de indocumentados centroamericanos y drogas desde el sur; y de armas y dinero desde el norte, actividades que dejan jugosas ganancias al crimen organizado. Pero a sus líderes, lugartenientes y operadores.

Para el legislador Ardelio Vargas, presidente de la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados, el desgaste financiero de esas organizaciones criminales se debe a los operativos conjuntos de las Fuerzas Armadas en Nuevo León y Tamaulipas.

“Las acciones conjuntas por supuesto que impactan las finanzas de esos cárteles, por eso es importante que continúen los operativos. Que no les paguen a los sicarios, a los delincuentes, habla de los buenos logros de las operaciones. Sin embargo, de acuerdo con los indicadores que se perciben, el pico de violencia va hacia arriba, las acciones del gobierno deben ser cuidadosas”, advirtió.

Promesa incumplida

Antes de ser reclutados por los Los Zetas o el Cártel del Golfo, sicarios refieren en sus declaraciones que les fue garantizado ganar entre los 400 y los mil 800 dólares semanales, aseguran las fuentes consultadas.

A principios de año, la guerra entre el Cártel del Golfo y Los Zetas fue declarada en Tamaulipas. Además de decenas de muertos, la afrenta entre ambos bandos ha dejado en ciudades fronterizas calles y colonias paralizadas por los llamados narcobloqueos y la zozobra de la ciudadanía de salir a las calles.

El pleito en Tamaulipas entre Los Zetas, de Heriberto Lazcano, “El Lazca”, y el Cártel del Golfo que lidera Jorge Eduardo Costilla, “El Coss”, se expandió a estados como Nuevo León, San Luis Potosí y Coahuila.

Datos militares indican que el Cártel del Golfo y Los Zetas llamaron de manera desesperada a sus células, repartidas en distintos estados como Veracruz, Puebla, Chiapas, Oaxaca, Hidalgo, Quintana Roo, Sonora y Coahuila, San Luis Potosí y Zacatecas, para no ceder espacios en Tamaulipas.

El reclutamiento de sicarios implicó traer gente -principalmente para el el apoyo de Los Zetas- de Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras, con la promesa de que serían recompensados con hasta 2 mil dólares por semana.