22.45°C

Nubes Dispersas

Chihuahua, Chihuahua



Lunes 18 de abril de 2011

Van 398 bajas federales y militares

Entre el 1 de enero de 2000 y el 22 de marzo de este año 470 militares, marinos y policías federales han perdido la vida


Entre el 1 de enero de 2000 y el 22 de marzo de este año 470 militares, marinos y policías federales han perdido la vida

Entre el 1 de enero de 2000 y el 22 de marzo de este año 470 militares, marinos y policías federales han perdido la vida a manos del crimen, según datos oficiales

El 15 de octubre de 2008 se reportó el hallazgo de los cuerpos sin vida de Éder Díaz, Roberto Hernández y David Hernández en el interior del table dance Givenchy’s, ubicado en el centro de Monterrey.

Tres días después, el cuerpo de Gerardo Santiago apareció afuera del bar Los Generales; horas más tarde los cadáveres de David Hernández Aquino y Juan José Pérez Bautista fueron localizados en la colonia Country La Silla, en Guadalupe, Nuevo León. Todos fueron asesinados de manera violenta y a todos les faltaba un zapato o una prenda de vestir.

Éder, Roberto, David, Gerardo, David y Juan José son seis de los 470 militares, marinos y policías federales que han perdido la vida a manos del crimen organizado entre el primero de enero de 2000 y el 22 de marzo de 2011.

Reportes de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), de la Policía Federal (PF) y de la Secretaría de Marina (Semar), entregados a EL UNIVERSAL vía el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI), revelan que Michoacán, Tamaulipas, Guerrero, Chihuahua, Sinaloa y Nuevo León concentran 56% de las muertes violentas de los elementos de seguridad de las dependencias involucradas en la lucha contra el crimen.

De los informes oficiales también se desprende que 84% de las bajas ocurrieron durante la administración del presidente Felipe Calderón Hinojosa, quien desde el inicio de su sexenio emprendió un combate frontal contra los cárteles del narcotráfico.

Tras conocer la solicitud de información realizada por este diario, la Procuraduría General de la República (PGR) optó por postergar dar a conocer la cantidad de elementos que han fallecido en la última década.

La Sedena reporta que la guerra contra el crimen causó la muerte de 138 militares: cuatro jefes, 22 oficiales y 112 elementos de tropa. De ellos, 27 fueron ejecutados y 111 perdieron la vida tras recibir una agresión con arma de fuego.

La PF dijo que ha sufrido 318 bajas: dos comisionados, un comisario, seis inspectores generales, tres inspectores en jefe, 12 inspectores, 23 subdirectores, 43 oficiales, 107 suboficiales y 121 sargentos.

La Marina registra 14 abatidos en la última década: cinco elementos contaban con grado de tercer maestre, tres capitanes, tres cabos, dos marineros y un segundo maestre.

Las muertes de marinos, policías y militares se concentraron en 27 estados de la República. Michoacán, Tamaulipas, Guerrero, Chihuahua, Sinaloa y Nuevo León suman la mitad de los casos. Las únicas entidades donde no se han registrado bajas son: Baja California Sur, Yucatán, Tlaxcala, Quintana Roo y Tabasco.

En Michoacán, uno de los estados más violentos, han muerto 70 elementos de las fuerzas federales. Chihuahua registra 61 oficiales fallecidos; Tamaulipas, 48; Nuevo León, 30; Sinaloa, 25; Distrito Federal y Guerrero tienen 24 cada uno; Veracruz y Jalisco reportan 13 cada uno; San Luis Potosí, 12; Estado de México y Baja California, 11 cada uno, y Durango, 10.

84% de las muertes, con FCH

A partir del inicio de la guerra contra el crimen organizado, se disparó el número de bajas que registran el Ejército, la Marina y la Policía Federal.

De los 470 elementos abatidos, 398 ocurrieron durante el mandato del presidente Felipe Calderón Hinojosa, lo que representa 84.68%.

De 2000 a 2006, las tres dependencias registraron 72 elementos caídos.

En contraste, del primero de diciembre de 2006 al 22 de marzo de 2011, murió un elemento cada tres días.

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) reportó recientemente que durante esta administración han muerto dos mil 76 policías (municipales, estatales y federales).

Los militares, marinos y policías federales asesinados en el presente sexenio representan casi 1% de los 35 mil muertos que ha dejado la guerra contra el crimen organizado.

Entre los casos más emblemáticos se encuentra la muerte de nueve militares ejecutados en Nuevo León en octubre de 2008. En los nueve casos, además de que al momento de ser asesinados los militares se encontraban en su día de descanso, todos fueron localizados con una herida en el cuello y en otras partes del cuerpo.

Dos meses después, en el municipio de Chilpancingo, Guerrero, fueron asesinados ocho militares. La Sedena atribuyó los homicidios “a los fuertes golpes que el Ejército y Fuerza Aérea mexicana han dado a las organizaciones criminales de esa entidad”.

También destacan la muerte de 33 agentes de seguridad en Tamaulipas, durante enfrentamientos sostenidos en 2010, concretamente en Matamoros, Miguel Alemán, Reynosa, Ciudad Victoria, Mier, Nuevo Laredo y Burgos.

Emboscan a federales

El 14 de junio de 2010, 12 policías federales perdieron la vida al ser emboscados por un comando armado cuando circulaban en el municipio de Zitácuaro. Seis meses después, la muerte de un marino durante un operativo en el que fue abatido Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, cobró la vida de cuatro de sus familiares, quienes presuntamente fueron ejecutados en venganza.

De los oficiales que han perdido la vida en la última década, 48% eran cabos, soldados, cocineros y sargentos policías que tenían entre 18 y 30 años.

Entre los elementos que han perdido la vida en el combate al crimen organizado se encuentran dos mujeres adscritas a la Policía Federal. Una de ellas fue asesinada el 12 de julio de 2009 junto con 11 de sus compañeros. La otra lo fue el 27 de diciembre de 2010, junto con tres compañeros más.