Noticias de Chihuahua, Chih., a Jueves 13 de agosto de 2020

Cargando...
Cargando...

Venden en Internet bases de datos oficiales

483

Venden en Internet bases de datos oficiales

Se extraen sin control registros y movimientos de mexicanos y empresas

Distrito Federal— “Buenos días. ¿Señor José Hernández? Le hablamos del banco (fulano de tal), y dado el buen manejo de su cuenta, le queremos ofrecer un seguro…”.

Si usted ha recibido una llamada como ésta, es posible que en realidad no venga de la institución financiera. Quizá se trata de alguien más. Los datos más personales de los mexicanos han sido extraídos de manera masiva, sin consentimiento de empresas o instituciones privadas o de los tres niveles de Gobierno.

No sólo circulan en la red las bases de datos oficiales como el listado nominal del Instituto Federal Electoral (IFE) o del Registro Federal de Contribuyentes. Un sinnúmero de datos privados, tanto de instituciones públicas como de empresas, están a la venta al mejor postor.

Si usted necesita las listas de clientes y números de las compañías telefónicas, están en venta. Si quiere saber la lista de tarjetas de crédito de todo el país, con los movimientos realizados por los tarjetahabientes, están disponibles. Todo se encuentra en Internet a costos que varían según la complejidad de lo que está pidiendo. Los listados con nombres y direcciones de los clientes tienen un precio; con números de cuenta, otro; estos tres datos, más los estados de cuenta, cuestan más.
Información al mejor postor

En una búsqueda por la red, EL UNIVERSAL encontró varias páginas que ofrecen bases de datos desde 10 mil pesos, y algunas proponen paquetes con datos de diversas instituciones. Todas estas páginas, con huellas que podría seguir la Policía en caso de que quisiera realizar una investigación.
Por ejemplo, en la página http://puebla.quebarato.com.mx/ se ofertan las bases de datos del IFE, Telcel, Bancomer, Banamex, INEGI, IMSS, escuelas y catastro.

Varios usuarios hacen preguntas y solicitan información en el sitio al vendedor, quien los remite a dos correos electrónicos: [email protected] y [email protected]

En la página http://www.reactivelive.com/registros.xls se muestra un ejemplo de lo que el cliente recibe si desea comprar las bases de datos en oferta.

Se trata de los registros nacionales de los planes tarifarios y de prepago de la compañía telefónica Telecel, donde aparecen el nombre del usuario, su dirección y hasta algunos otros datos personales.

El paquete que ofrece esta página incluye las bases de datos del IFE nacional, del Distrito Federal y del estado de México; los registros del catastro, y hasta del Servicio Postal Mexicano y la cartografía del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

También contiene los registros de empresa vendedora de boletos Ticket Master; bases de datos nacionales de American Express, Banamex e Inbursa; de los alumnos de instituciones de educación pública y privada como el Instituto Politécnico Nacional y la Universidad LaSalle, y de los suscriptores de la editorial Televisa.

  • Formas sencillas de acceso

La página, que este martes mismo fue deshabilitada, pero cuyo registro en memoria caché aún permanece, ofrece la mayoría de las bases en formato de Excel para que estos puedan ser cargadas sin ningún problema a bases de datos mas amplias que permitan realizar cruces de información.

Sin embargo, de acuerdo con expertos en computación y sistemas, el precio de las bases de datos puede variar de acuerdo al formato en el que entreguen al cliente y al tipo de información que se proporciona.

Los expertos consultados explican que muchas de estas bases de datos son fácilmente transportables, porque se trata en su mayoría de archivos de texto que no son muy pesados y que pueden ser guardados en diversos dispositivos.

Aseguran que existen varias maneras de obtener este tipo de bases de datos.

La más sencilla es que los encargados de sistemas de la empresa o dependencia puedan sustraerlos y venderlos. También pueden ser robados por “hackers” que atacan directamente a los servidores de las compañías; otra modalidad es el intercambio de las bases de datos entre compañías.

Un usuario, quien pidió no ser citado por su nombre, contó su experiencia: “Yo solicité una tarjeta de crédito, días después de que me llegó comencé a recibir en mi domicilio ofertas de revistas para que me suscribiera, todo indica que mis datos fueron entregados a otra compañía”.