23.01°C

Nubes Dispersas

Chihuahua, Chihuahua



Jueves 11 de octubre de 2007

Vientos de cambio

Entre Reyes y Borruel prometieron amor eterno e inolvidable durante estos tres años


Con el mes de octubre llegaron los vientos que soplan en todos los municipios del estado y son ellos quienes se abren la puerta para que las nuevas administraciones municipales asuman el poder que en julio pasado el pueblo les otorgó.

El otorgarles el poder fue un gran acto de confianza que la ciudadanía hizo a favor de los hoy alcaldes y diputados, por lo que los ojos de todos estarán pendientes de sus primeras acciones.

En la capital del estado, el pasado martes, Carlos Borruel por fin logró convertirse en alcalde, después de una tortuosa precampaña, una difícil campaña constitucional y turbio proceso postelectoral que concluyó con su triunfo por escasos 367 votos. El evento en el cual Borruel tomó las riendas del ayuntamiento capitalino estuvo repleto.

Fue en el Centro de Convenciones donde (dicen los panistas) había cinco mil almas listas para aplaudir la llegada de Borruel a la comuna chihuahuense y para vitorear “muerto el rey, viva el rey”.

Con la presencia de los regidores que lo acompañarán estos tres años, Carlos Borruel estuvo flanqueado por su antecesor, Juan Blanco y el exalcalde capitalino y hoy gobernador José Reyes Baeza. Ante ellos y los miles de chihuahuenses, Borruel pintó una línea delgada con la cual pretende deslindarse de la administración Blanco. No sabemos si el deslinde es pactado nada más para crear atmósfera de espectáculo o no, pero lo que si pudimos notar es que sus primeros 100 días serán de intenso trabajo.

Se comprometió a hacer muchas cosas en 100 días en materia de seguridad pública, en cuestión administrativa, cultural y especialmente en materia social. Esperamos que pueda lograrlo para bien de los chihuahuenses.

Para llegar a la meta, no solo de los 100 días sino también la de mejorar con unidad nuestra capital, Borruel es consciente que necesita de elementos gobernabilidad que, se logran en base al diálogo y la negociación.

Los regidores del PRI-PANAL y la síndica Liliana Alvarez serán el factor de estabilidad del recién estrenado alcalde. En los liderazgos de las fracciones edilicias, aplaudo el nombramiento que hizo el PRI a Ricardo Boone Salmón, quien es un joven empresario exitoso, preparado, capaz y negociador. Que dará buenos dividendos a su partido y en beneficio de todos nosotros.

Flor Iturralde, única regidora de Nueva Alianza, pues obedecerá las directrices magisteriales y como se va para la derecha se puede ir a la izquierda. Sabrá negociar muy bien su voto y sus posicionamientos, todo en beneficio del proyecto político de Elba Esther y sus amigos chihuahuitas.

Liliana Álvarez es una destacada profesionista y obtuvo su victoria en las urnas en base a una incansable agenda de trabajo. Ahora, le queda demostrar que no será una sindicatura de línea dura, como las han sido otras en el pasado.

Llama poderosamente la atención que entre Reyes y Borruel prometieron amor eterno e inolvidable durante estos tres años para trabajar en conjunto, con disposición y diálogo en beneficio de los chihuahuenses, algo que con Juan Blanco no se vio, dada su incontrolable sed de poder y su desmedida ambición por llegar a Palacio de Gobierno.

Los colaboradores de Carlos Borruel son un equipo emigrado del pasado blanquista, caras nuevas y otras no tanto. Destaco los nombramientos de Elías Saad, un distinguido chihuahuense que hará un buen papel, dada su experiencia en la administración pública y en la empresa. De igual forma, es un gran acierto el nombramiento de Patricia Ulate, quien ha demostrado éxito y eficiencia en la comunicación social del municipio.

Soplan vientos de cambio y con ello la incertidumbre de quienes, de los mandos medios y bajos, conservarán su chamba y quienes no. Por lo pronto, calma chicha en ese aspecto, porque el alcalde comenzó con inauguraciones de obra, pase de lista en la comandancia norte y visitas a colonias. Tanto él como los regidores tendrán un intenso ritmo durante tres años, esperemos no se les canse el caballo.

ULTIMALETRA

Mientras en el PAN municipal ya hubo cambios, la administración borruelista muestra acción y decisión, en el gobierno del estado hay una calma…macabra.
Los rumores de que corren a unos y a otros, traen a los funcionarios de todos niveles con el Jesús en la boca y sin hacer su chamba, pues mejor cabildean, grillan, practican la rumorlogía y prenden veladoras. Primero para ver si el Góber hace cambios y segundo para que no los corran. Pero lo peor es que nada pasa y mientras los priístas debaten sobre los cambios que no llegan y sobre si renuevan dirigencias a nivel municipal y estatal, el PAN ya lo hizo en Chihuahua y ya piensan en el relevo de Alvarez Monge.
Reyes la está pensando mucho y le están comiendo el mandado.